Volvo y Autoliv se unen para impulsar sus fuerzas

1-Volvo-Autoliv-1

Volvo y Autoliv, empresa especializada en tecnología de seguridad para la industria del automóvil, han firmado un acuerdo de colaboración para el proyecto Drive Me, que supone la primera iniciativa de conducción autónoma a gran escala del mundo.

Volvo Servauto

En el proyecto Drive Me participan 100 vehículos Volvo de conducción autónoma utilizados por usuarios que circulan diariamente por las carreteras públicas de Gotemburgo. Es la primera vez que este tipo de vehículos se ponen a disposición del público para su uso diario.

Ambas empresas trabajarán codo con codo para compartir sus investigaciones y desarrollos en las tecnologías de seguridad más avanzadas. Además de éstas, en Dirve Me colaboran diversas instancias del sector público y privado, como el Ministerio de Transportes de Suecia, la Agencia de Transportes sueca, la Universidad Chalmers, Lindholmen Science Park y la ciudad de Gotemburgo.

Håkan Samuelsson, presidente y consejero delegado de Volvo, afirma que en la marca sueca están “encantados de dar la bienvenida a Autoliv a la familia Drive Me. La conducción autónoma hará que nuestras carreteras sean mejores y más seguras. Cuanto antes desarrollemos las tecnologías necesarias y empecemos a montarlas en nuestros vehículos, mejor”.

2-Volvo-Autoliv-2

La participación de Autoliv en la alianza Drive Me proporcionará importantes beneficios. La experiencia de esta empresa en ingeniería e I+D aplicadas a la seguridad de la conducción contribuirá al desarrollo de avanzadas tecnologías de seguridad activa y conducción autónoma.

La conducción autónoma es el gran reto del futuro de la automoción. De ahí la variedad de los organismos que participan en el proyecto Drive Me, que buscan un uso más eficiente de la carretera, mayor economía de conducción, disminución de la congestión y mejor planificación urbana. Sin embargo, el objetivo más importante de esta tecnología es la potencial reducción de accidentes de tráfico, lesiones y muertes. Según estadísticas independientes, más del 90% de los accidentes con resultado de muerte se deben a errores humanos. Un vehículo de conducción autónoma puede detectar las situaciones que provocan estas tragedias y responder a ellas. Los actuales sistemas de seguridad activa -Frenado de emergencia autónomo, Aviso de cambio de carril, Ayuda para permanencia en el carriil- son algunos ejemplos de los primeros pasos que estamos dando hacia la conducción automatizada.

Los sistemas avanzados de ayuda al conductor y seguridad activa han sido diseñados para detectar y avisar o prevenir accidentes de tráfico utilizando diversas tecnologías de sensores, como los sistemas de visión y radar. El proyecto Drive Me comenzó en 2013, y se espera que las primeras familias circulen por las carreteras de Gotemburgo en 2017.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario