Audi prueba el A7 piloted driving concept en una autopista alemana

Audi-A7-piloted-driving

Audi continúa avanzando en el campo de la conducción autónoma, tal y como ha demostrado con Jack, el A7 piloted driving que ha sido puesto a prueba en una autopista alemana. El coche ha mostrado su capacidad para afrontar todas las maniobras necesarias en el día a día mostrando un estilo de conducción adaptativo.

Audi avanza continuamente en el desarrollo de su prototipo para ensayos de conducción autónoma. Jack, que el nombre interno con el que se conoce a la plataforma tecnológica que es el Audi A7 piloted driving concept, conduce ahora de forma más natural, como demuestra el modo en que sortea confiadamente las dificultades de la vía. Jack, por ejemplo, adelanta ahora los camiones con un margen lateral ligeramente más amplio o señaliza los siguientes cambios de carril activando primero los intermitentes y acercándose a las líneas divisorias, como lo harían conductores humanos para indicar sus intenciones.

La actitud cooperativa del coche es especialmente obvia cuando otros vehículos quieren incorporarse al carril, como en una autopista. En este caso, el coche decide, basándose en el perfil de conducción seleccionado, si acelerar o frenar, dependiendo de lo que sea más apropiado para abordar la situación de tráfico de la forma más segura. Otro nuevo detalle es, por ejemplo, el que permite que a petición, el sistema de navegación pueda calcular una ruta con la mayor proporción posible de secciones de conducción autónoma.

El súper cerebro del sistema de conducción autónoma es el controlador central de asistencia al conductor, el zFAS. Utiliza procesadores de vanguardia de alto rendimiento para evaluar las señales procedentes de los sensores en tiempo real, y crear un modelo del entorno del coche. Este modelo representa la situación del tráfico con la mayor precisión posible, y deja al zFAS calcular con antelación las maniobras subsiguientes.

La conducción autónoma brinda mayor seguridad, una utilización más eficiente de la infraestructura viaria y más tiempo de relajación para el conductor. De las tecnologías ensayadas, Audi ha derivado ya algunas para los sistemas de asistencia a la conducción. Como resultado, la marca de los cuatro aros ofrece actualmente tecnologías para coches de producción tales como la conducción asistida en atascos de tráfico en el Audi A4 y Audi Q7.

El futuro está conectado en red, y eso es especialmente aplicable a la conducción autónoma. En el futuro, los coches y la infraestructura se comunicarán mutuamente con más intensidad. Los interfaces de información común son una condición básica para ello, de modo que los beneficios de la conducción autónoma puedan ser mejor utilizados en vías de alta velocidad.

Las informaciones de los indicadores de tráfico con mensaje variable, por ejemplo, serán transmitidas en el futuro digitalmente al coche para ayudar al flujo circulatorio. Adicionalmente, Audi está definiendo y ensayando elementos de la futura norma 5G de comunicaciones con socios de la industria de tecnología de información. La comunicación Car-to-X posibilita inmediatamente que coches de conducción autónoma puedan usar los arcenes de vías pavimentadas cuando se habilitan temporalmente.

Otro paso adelante es la comunicación Car-to-Car entre automóviles que están circulando en las mismas rutas, y que pueden informar sobre puntos peligrosos y accidentes en tiempo real. Las velocidades de rodaje de otros usuarios de la vía operando con conducción autónoma, serán entonces automáticamente ajustadas al peligro potencial.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario