Audi TT Roadster y TTS Roadster, más divertidos a cielo abierto

1-TTroadster_frontal

Audi lanza sus versiones descapotables Roadster de la tercera generación de su deportivo TT, para disfrutar a cielo abierto de sus potentes motores gasolina y diésel, un impecable sistema de tracción total Quattro y de una ligereza y agilidad sorprendentes.

Tras la reciente presentación de la tercera generación del pequeño coupé deportivo TT, Audi pone en el mercado las versiones descapotables Roadster para multiplicar las sensaciones de conducción al disfrutar de las más altas prestaciones a cielo descubierto. Unas versiones que como originalidad presentan elementos tecnológicos específicos, como las salidas de aire caliente opcionales a modo de bufanda en los asientos que nos permiten circular a cielo abierto sin importar la estación del año, o el micrófono de la telefonía integrado en el cinturón de seguridad que permite mantener conversaciones con gran claridad a pesar de ir con el techo abierto.

Las versiones Roadster del Audi TT presentan un tamaño reducido, con una longitud de 4,18 metros y una distancia entre ejes de 2,51 metros, lo que nos da una idea de su agilidad. Como siempre presenta unas líneas de diseño puras que realzan su capacidad atlética, con rasgos que actualizan su imagen. Está disponible en 11 colores exteriores, de los cuales 7 son totalmente nuevos y uno de los cuales está únicamente disponible para el acabado S line. El acabado exterior S line de serie para el TTS es fácilmente reconocible con elementos de diseño exteriores más deportivos, como las grandes entradas de aire frontales así como los estribos laterales.

Exclusivo diseño

En su carrocería predominan las líneas horizontales que le aportan un toque de sofisticación y vanguardismo, con una parrilla frontal de grandes dimensiones Singleframe ancha y plana, al estilo de su hermano mayor R8. Las nuevas ópticas son más rectangulares resultando más afiladas y pueden estar iluminados por LED o por el avanzado sistema Audi Matrix LED, con pequeños leds controlados individualmente que se adaptan automáticamente a las situaciones de conducción. Introduce asimismo los nuevos intermitentes de iluminación dinámica ya conocidos del modelo R8.

La horizontalidad se combina con unos pasos de rueda muy prominentes, que para la ocasión incorporan formas geométricas creando una silueta más agresiva. La aleta delantera crea una intersección con el capó de la que parte una línea que recorre las puertas y asciende hacia la parte alta trasera, aportando dinamismo. La tapa del depósito de combustible continúa siendo circular, como los coches de competición, con seis tornillos adornando el aro metálico.

2-TTroadster_trasera

En la zona trasera, de nuevo las líneas horizontales le aportan más anchura, mientras que los led traseros siempre están encendidos con las luces diurnas. La tercera luz de freno se integra en el borde del portón del maletero en forma de línea que conecta las ópticas posteriores. Como siempre está coronado por un spoiler de apertura eléctrica que depende de la velocidad, creando una aerodinámica excelente con un valor de 0,30 Cx de coeficiente de resistencia con el techo cerrado. El difusor trasero alberga unas atractivas salidas de escape.

Para la construcción del nuevo TT Roadster se ha aplicado una evolución del concepto Audi Space Frame ASF sobre la plataforma Modular Transversal MQB del Grupo Volkswagen, lo que le confiere una gran rigidez. Se han entremezclado cantidad de piezas realizadas en acero de alta resistencia, fundamentalmente para el piso del habitáculo, con todas las piezas atornilladas de aluminio, lo que ha logrado reducir notablemente el peso. Además, para esta versión Roadster se han reforzado los puntos clave de la carrocería para ganar en rigidez torsional, como los pilares A, los montantes laterales y las áreas bajas del frontal y la trasera. Una estructura sólida separa el habitáculo del maletero y aloja las barras antivuelco de acero.

4-tt_roadster_dinamica

Para esta versión Roadster se ha optado por la capota clásica de lona, que permite que el techo pese sólo 39 kilos, mientras que apenas reduce el espacio de maletero que se queda en 280 litros. Ostenta una muy buena insonorización gracias a una capa acústica especial, permitiendo ser abierta o cerrada en marcha hasta los 50 km/h y en sólo 10 segundos.

El interior presenta nuevos colores y materiales de gran calidad, con una mayor orientación deportiva, donde destacan los característicos difusores de aire circulares de siempre que se asemejan más que nunca a los motores de un avión, y prácticamente sin consola central, albergando los mandos del sistema de audio y de climatización en el salpicadero. En el interior todo gira en torno al nuevo cuadro de mandos digital tras el volante, donde se encuentra un tremendo monitor TFT de 12,3 pulgadas denominado Audi Virtual Cockpit, donde se reflejan absolutamente todos los datos de información que se manejan desde el selector del sistema MMI ubicado en el túnel central. Todo está enfocado al conductor, para facilitar su manejo cambiando las pantallas según necesidades. Para manejarlo también existen dos versiones de volante multifunción y un sistema de control por voz inteligente muy avanzado, sin frases predefinidas.

3-TTroadster_interior

Los nuevos asientos de corte deportivo redondean un interior muy sofisticado, existiendo los opcionales del paquete S line de mayor sujeción y con muchas posibilidades de personalización, como la tapicería en piel o Alcántara, los colores, etc. En general pesan cinco kilos menos que los de la generación anterior, están colocados en una posición más baja y tienen los reposacabezas integrados.

Disponible en gasolina y diésel

De inicio para el lanzamiento del TT incorpora un motor diésel TDI y un gasolina TFSI con dos escalas de potencia, la más elevada para la versión TTS. Todos ellos son notablemente más eficientes que los de la generación anterior con el sistema Start-Stop de serie. Además, incorporan un amplificador de sonido con el sistema opcional Audi Drive Select Dynamic, de serie en el TTS.

El diésel 2.0 TDI ultra de cuatro cilindros rinde 184 cv y 380 Nm de par y está asociado a cambio manual y tracción delantera, con lo que ya cumple la normativa Euro 6, con una media de consumo homologado de 4,3 litros a los 100 km y una emisiones de sólo 114 gr/km de CO2. El 2.0 TFSI desarrolla 230 cv de potencia y 370 Nm para el TT Roadster, mientras que el mismo motor para la versión de altas prestaciones TTS entrega 310 cv y 380 Nm de par motor. Éste último, combinado con el cambio automático de doble embrague S tronic, acelera hasta los 100 km/h en sólo 4,9 segundos.

Todos los motores están asociados de serie a un cambio manual de 6 velocidades, mientras que el automático S tronic de doble embrague también de 6 relaciones está reservado como opción para los TFSI de gasolina. Esta transmisión se puede controlar mediante las levas del volante y la palanca, mientras como peculiaridad, en el modo Efficiency desconecta la transmisión del motor al soltar el acelerador para reducir el consumo.

Por otra parte, el sistema de tracción a las cuatro ruedas Quattro está disponible de inicio sólo para los gasolina, opcionalmente para el TT Roadster y de serie para el deportivo TTS. Mediante un embrague multidisco controlado electrohidráulicamente reparte el par entre los ejes según necesidades, mientras que combinado con la gestión electrónica del embrague S tronic (algo que Audi ha hecho por primera vez) es capaz de repartir más al eje trasero en conducción deportiva, mientras que en condiciones de baja adherencia llega a repartir al 50%.

El chasis está puesto a punto para lograr un comportamiento muy deportivo, con una dirección de desmultiplicación variable y asistencia electromecánica de serie. Presenta una nueva suspensión trasera muy evolucionada de cuatro brazos que consigue un comportamiento muy deportivo, así como la carrocería se baja en 10 mm para la versión TTS Roadster con el paquete deportivo s line y el sistema antibalanceo Audi Magnetic Ride. Las llantas son de 17 pulgadas para las dos versiones del TT Roadster, mientras que el TTS incorpora llantas de 18 pulgadas. En opción existen llantas de hasta 20 pulgadas.

El TT Roadster ya está disponible en los concesionarios de la marca a un precio que parte de los 44.650 euros para la versión de gasolina 2.0 TFSI de 230 cv, mientras que a lo largo de este trimestre se empezará a comercializar la versión más deportiva TTS.

Dejar un comentario

Catalogado como Novedades

Deja un comentario