BMW 118d Sport: Mejorando lo presente

El nuevo Serie 1 de BMW mejora en todo. En el caso del 118d con caja de 8 velocidades, modelo que hemos probado, me ha parecido una delicia, por sus prestaciones, gestión del cambio y suavidad de marcha. El debe hay que buscarlo en la habitabilidad, que, aunque mayor que en el modelo precedente, sigue siendo limitada.

BMW 118d Sport (frontal)

El cambio obrado en el BMW Serie 1 es bien patente, empezando por sus medidas, que han aumentado. Este cinco puertas (en 2012 llegará el 3 puertas) gana ocho centímetros de largo (4,324 metros en lugar de 4,239 metros); 17 de ancho (de 1,748 a 1,765 metros), manteniéndose el alto (1,421 metros). También la distancia entre ejes varía, pasando de 2,660 metros a 2,690 metros el actual.
Estéticamente, el Serie 1 resulta muy atractivo El otro me parecía algo tosco, menos estético e incluso algo rústico. Este, en cambio, es más estilizado y esbelto. Adopta la identidad frontal del Serie 5, con faros triangulares que invaden los pasos de ruedas, parrilla más redondeada, con lamas en negro en el caso del acabado Sport (el Línea Urban las lleva cromadas) y tomas de aire inferiores más discretas. El paragolpes, del color de la carrocería, es menos aparatoso que antes.
Muy acertado, también, resulta el lateral. Ahora exhibe una línea ‘dinámica’ que se inicia tras el paso de rueda delantero, cruzando todo el lateral a la altura de los tiradores, que los une, llegando a ambos pilotos traseros, enlazando con el resalte del portón trasero. La zaga está dominada por los grupos ópticos, ahora rectangulares y más grandes, quedando muy armoniosa. En resumen, la línea del nuevo modelo de BMW es más sofisticada, elegante y refinada que antes.

BMW 118d Sport (trasera)

Puesto de conducción magnífico
El interior también varía. El salpicadero parece (y lo es) más estrecho, debido a que no hay tanta superficie frontal (es más estilizado), aumentando la anchura (a la vez que se ha reducido la altura) de elementos como las toberas de refrigeración, aparato de música y aire acondicionado, estilizando el conjunto. Coronando el salpicadero, la pantalla de navegación (puede tener hasta tres medidas. En ella, además, se visiona la cámara trasera opcional que se conecta en las maniobras. El precio del sistema de navegación, con pantalla fija de 6,5 a 8,8”, va de 1.769,40 euros, el Business, a 2.766,53 euros, el Professional. Se maneja desde el mando circular ‘i-Drive’ (¡cuánto ha cambiado este sistema!, ahora mucho más fácil e intuitivo). Está situado entre los asientos delanteros y tras la palanca de cambios, conjunto que está adornado por un fino y elegante trazo cromado, que hace juego con el que se encuentra también sobre la tapa de la guantera.
El puesto de conducción es magnífico. El asiento, ejemplar, con todo tipo de reglajes eléctricos (1.390,75 euros), y el volante, graduable en altura y profundidad, nos permiten adoptar la mejor postura para un correcto manejo del 118d. El cuadro, con dos relojes, velocímetro a la izquierda y cuentavueltas, y ordenador de abordo, es perfecto, precisando todo tipo de datos, que en el modelo probado se reflejan en el parabrisas gracias al sistema Head-Up Display.

BMW 118d Sport (interior)

Plazas traseras, el debe
El debe de este modelo sigue estando en las plazas traseras. Si las delanteras gozan de espacio y comodidad, las traseras son algo limitadas. Dos son los impedimentos que reducen tal circunstancia. La primera de ellas, el acceso, fruto de una puerta más estrecha de abajo que de arriba, que obliga a contornearse para entrar, debiendo, además, superar el paso de rueda, que estrecha aun más el hueco de entrada. La segunda, la escueta distancia con el respaldo delantero. En mi caso (1,78 metros de estatura), que no conduzco en posición Fittipaldi, o sea, asiento hacia atrás y brazos estirados, sino con éstos haciendo un ángulo de sesenta grados, dejo espacio suficiente para que el ocupante de atrás viaje cómodamente. Hay una tercera circunstancia que reducirá la comodidad de los pasajeros posteriores, la quinta plaza, la que se sitúa en medio, pues, a lo citado anteriormente, se une el voluminoso puente central, que le obliga a poner un pie a cada lado, invadiendo el espacio de los ‘compas’ de al lado. El volumen del maletero es de 360 litros, 1.200 litros abatiendo los asientos traseros.

BMW 118d Sport (plazas traseras)

Comportamiento, el haber
Pero el verdadero haber de este coche, sin menospreciar la conseguida estética, el refinado interior, y el perfecto ajuste del conductor a sus mandos, está en su mecánica y comportamiento. El 118d es un auténtico BMW: respuesta deportiva, aplomo, cambio delicioso, emoción en su conducción y, la guinda, un gasto de utilitario. Este tracción trasera lleva un propulsor de 2,0 litros Efficient Dynamics (más eficacia con menor consumo) de inyección directa common rail. Su potencia es de 143 CV a 4.000 vueltas, con un par de 320 Nm a 1.750-2.500 revoluciones; acelera de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos, su velocidad máxima es de 212 km/h y tiene un consumo medio durante la prueba de 5,4 l/100 kilómetros, cifra excelente. Como todos los modelos de la gama, el probado lleva el sistema star/stop. Salvo en frío, algo bastante común entre los gasóleos, este cuatro cilindros es bastante silencioso y, lo que es mejor, suficiente para satisfacer al ‘quemao’, al padre de familia o al conductor medio. Para ser un turboalimentado es progresivo, respondiendo, no obstante, con prontitud y estirando según las exigencias del pie derecho.
Por otra parte, cuenta con un sistema que cambia los parámetros y la respuesta del motor, la dureza de la dirección, el control de estabilidad y la caja de cambios automática. Los tres modos, que el conductor puede cambiar a voluntad, son Comfort (configura la suspensión para una mayor estabilidad), Sport (cambio de marchas más dinámico) y Eco Pro (configuración ideal para una conducción eficiente), mandos que están junto a la palanca de cambios. Nuestra unidad llevaba instalado el Sport Plus (activa el control dinámico de estabilidad), programa que se añade a los anteriores en el caso de optar por uno de los paquetes de opciones Sport Line, y con el que se disfruta a tope en una carretera de montaña, por ejemplo, pues las aceleraciones son más rápidas, más fulgurantes y emocionantes, pero sin poner nunca en jaque el control del conductor sobre la máquina.

BMW 118d Sport (lateral)

Cambio de 8 velocidades, una delicia
A tanta eficacia contribuye, sin duda, el sensacional cambio automático Steptronic de ¡8 velocidades! (2.393,89 euros), caja que, debido a sus virtudes, saca todo el potencial del propulsor. Si cuando era joven aseguraba que nunca tendría un coche con cambio automático, debido a las carencias de éstos que limitaban la emoción (marchas largas de cuatro relaciones que restaban pasión a la conducción), las nuevas transmisiones, como la Steptronic, me proporcionan buenas razones para cambiar mis razonamientos de antaño. Rápido, efectivo y muy cómodo, el Steptronic es el elemento definitivo para circular por la ciudad, entre coches y atascos, para realizar con total comodidad las maniobras de aparcamiento, y para disfrutar en la carretera.
Con un perfecto reparto de pesos, 50% en cada eje, y un peso de 1.395 kilos, la suspensión del BMW 118d, totalmente actualizada, es del tipo McPherson delante y paralelogramo deformable detrás. Las torretas al chasis son ahora más rígidas y las vías mucho más anchas que las del modelo que sustituye. En cuanto a la dirección asistida, es eléctrica. Por lo que respecta a los frenos de disco, ventilados los delanteros, nada que reprochar, todo lo contrario, pues detienen el automóvil con gran efectividad.
Sin duda, el BMW 118d Línea Sport es un coche para disfrutar, para pasarlo bien, para el día a día, para viajar y para sentirse orgulloso.

Eco Pro, ahorro de combustible
El modo Eco Pro, de serie en el nuevo Serie 3, es una interesante opción que el conductor puede poner a voluntad con tan sólo pulsar el botón situado junto a la palanca de cambios. Es un programa que reduce el consumo de combustible hasta un 20%. Al mismo tiempo, el display de control ofrece al conductor los consejos Eco Pro sobre como conducir de forma aún más eficiente, como, por ejemplo, cuando hay que realizar el cambio de marchas.
El modo Eco Pro es posible gracias a la tecnología EfficientDynamics de BMW, ayudando al conductor a reducir el gasto de combustible con los cambios de marchas del acelerador optimizados, la recuperación de la energía de frenado y la función start/stop. Se han perfeccionado los sistemas de calefacción y aire acondicionado, ahora inteligentes. La recuperación de la energía de frenado se toma de la F-1 con el controvertido (cuando salió, ahora, en cambio, se reconocen sus bondades) Kers. El cuadro lleva un display gráfico que muestra esta tecnología e información sobre los cambios de marcha, acelerador y velocidad. Además de un resumen del estilo de conducción e histórico del consumo de combustible.

BMW 118d Sport (eco)

ConnectedDrive, información y entretenimiento
Con el ConnectedDrive se pueden sintonizar emisoras de radio de todo el mundo por Internet a través del sistema iDrive o ver también las actualizaciones de los colegas en Facebook o Twitter en el display de control.
El mismo sistema permite controlar la cámara de visión trasera (466,58 euros) y las de aviso de salida de trayecto de la carretera (577,84 euros). Cuando se circula por encima de los 70 km/h, el sistema alerta al conductor cuando abandona el carril en el que se encuentra si no lo ha indicado con el intermitente correspondiente.

Equipamiento de serie BMW 118d:
-Airbags para conductor y pasajero delantero.
-Airbags de cabeza delanteros y traseros.
-Airbags laterales para conductor y pasajero delantero.
-ABS con asistente de frenado y control de frenado en curva (CBC).
-Control dinámico de estabilidad (DSC).
-Control dinámico de tracción (DTC).
-Bloqueo electrónico del diferencial.
-Sistema start/stop.
-Modo Eco Pro.
-Intermitentes led integrados en los espejos retrovisores.
-Respaldo del asiento trasero divisible 60/40.
-Alfombrillas velours.
-Triángulo de emergencia con equipo de primeros auxilios.
-Climatizador automático.
-Radio BMW Business con reproductor de CD y con decodificador MP3.

Acabado Línea Sport (1.800 euros):
-Llantas Sport de aleación ligera de 16”.
-Espejos exteriores en negro de brillo intenso.
-Paragolpes con detalles en negro de brillo intenso.
-Asientos deportivos con costuras en rojo.
-Tapicerías y molduras interiores exclusivas.
-Volante deportivo en cuero con costuras en rojo.
-Molduras de entrada con anagrama Sport.
-Molduras en negro de brillo intenso con banda en rojo.
-Cambio de colores exclusivos para las luces de bienvenida y ambientales.
-Anillos cromados en los mandos del climatizador y radio.
-Detalles exclusivos en el panel de instrumentos.
-Reposabrazos central delantero.
-Llave personalizada.
-Diseño exclusivo de las barras de la parrilla delantera.
-Tubo de escape cromado en negro.
-Inserción de la línea en el lateral.

DESTACA
Estética muy conseguida.
Sensaciones al volante.
Cambio Steptronic.

MEJORABLE
Espacio plazas traseras.
Muchos elementos no de serie.
Precio: 29.050 euros (acabado Línea Sport).

1 comentario

Catalogado como Pruebas, Videos

Una Respuesta a BMW 118d Sport: Mejorando lo presente

Deja un comentario