BMW 330d Touring Auto: Argumentos de peso

BMW Serie 3 Touring (frontal)

El modelo alemán es un familiar de carácter para quien necesite un coche rápido y estable de generosa capacidad y suave para el que sólo quiere viajar con la prole de forma confortable y segura. Para ambos perfiles, el BMW 330d Touring Auto tiene argumentos de peso para convencerles.

Prueba realizada con BP Ultimate

El BMW 330 d Touring es uno de esos coches que apetece conducir y enorgullece poseer. Como familiar, goza de una de las estéticas más atractivas de su segmento. Es más, su belleza es tan evidente que me parece tiene más seducción que el berlina, además de gozar de una mayor utilidad que el citado. Pero los familiares no son de las preferencias de los usuarios españoles, que se inclinan por las carrocerías de tres volúmenes, muy al contrario que en Europa, con países como Italia, Francia o Francia, entre otros, en los que modelos como el titular de esta prueba tienen gran demanda. Practicidad ante todo.

Prestaciones impresionantes con bajo consumo
Pero el 330d es, además de un modelo para alojar a los de casa y sus bártulos, y hacerlo con solvencia, un devorador de kilómetros incansable, cuyas prestaciones resultan impresionantes y con un consumo de igual adjetivación, pues gastar en una conducción mixta, urbana/carretera, tan sólo 6,8 litros, abusando del pie derecho, es simplemente asombroso. Sirva de comparación, para justificar el epíteto, el que un vehículo de seis cilindros, tres litros, con 258 CV y 1.680 kilos de peso (40 menos que su antecesor gracias a la utilización de materiales más ligeros) como el que nos ocupa, consuma menos de un litro más que el Smart Fortwo Coupé de tres cilindros, 71 CV y 825 kilos. Respecto a la competencia más selecta, el 330d también es más frugal en la gestión del gasóleo que, por ejemplo, el Audi A4 Avant 3.0 TDI de 245 CV o el Mercedes-Benz C 350 CDI BlueEFFICIENCY Estate de 265 CV y en cambio es más rápido, con un precio similar.

BMW Serie 3 Touring (trasera)

El BMW Serie 3 Touring es un modelo de reciente aparición, pues está a la venta desde el pasado mes de septiembre, sustituyendo a la carrocería de 2009 y esta a la anterior, la de 2006. La actual gana diez centímetros de longitud y 2,5 entre ejes, cifras que se reflejan en una mayor habitabilidad. El maletero también ha crecido, 35 litros, acreditando ahora 495 y 1.500 litros con los respaldos traseros (que se dividen en tres partes: 40/20/40) plegados. La luneta de atrás sigue siendo practicable y la altura del plano de carga al suelo tiene 62 centímetros, facilitando la carga y salida de bultos, pudiendo guardar la cortina que preserva el equipaje de la vista de los indeseables bajo el suelo del maletero. Simplemente brillante. La apertura y cierre del portón es automática.

La belleza estética del Touring, tal como se refleja al principio, está fuera de toda duda. El frontal es, obviamente, el del nuevo Serie 3 berlina, pero la zaga se confunde con la del Serie 5, modelo de reconocido acierto y clase. Tal parecido le da al familiar una gran exclusividad, resultando muy atractivo. Pero, además del exterior, BMW ha trabajado también en lo que no se ve, como es el carenado completo de los bajos y la optimización de la entrada de aire frontal, mejorando notablemente su aerodinámica para reducir los consumos (como se plasma anteriormente) y los ruidos externos que se producen por la fricción del viento.

Habitáculo de gran clase
Hay que destacar el loable acabado del interior del Touring. La estética del conjunto, los acabados, acolchados, el tacto, incluyendo el de los mandos, su ubicación, detalles, etc, y, sobre todo, la calidad de la cabina, que invita a mirar y tocar, predispone a sentirse confortable y protegido (lleva seis airbags de serie), aceptando de buen grado los largos desplazamientos. Pero, además, se han modificado muchos de los sistemas que hacen la estancia del conductor y acompañantes más fácil y agradable. El iDrive, por ejemplo, desde el que se controla el audio, navegación, entretenimiento y ordenador de abordo, tiene una nueva distribución, lo que lo hace más manejable e intuitivo. La pantalla de información es de 8,8 pulgadas y la rueda giratoria (Controller), más pequeña y útil. El sistema de navegación opcional Professional, incluye un disco duro de 80 gb, que guarda los mapas del navegador, música, etc.

BMW Serie 3 Touring (interior)

Puro placer al volante
El motor del 330d Touring es nuevo en la gama Serie 3. Con una potencia de 258 CV y un par de 560 Nm entre 1.500 y 3.000 pm, acelera de 0 a 100 km/h en 5,6 segundos y su velocidad máxima, autolimitada, es de 250 km/h. Asociado al cambio automático y secuencial de ocho velocidades de la marca, al volante, el coche es de una generosidad exultante. Es tal su fuerza, dinamismo y deportividad, que la conducción es un puro placer, ya sea a velocidades de autopista alemana o con la familia. Llevar esta máquina resulta gratificante, por la magnífica respuesta del motor, siempre dispuesto a salir con autoridad aunque llevemos una marcha larga engranada. Además, el consumo es, como queda dicho anteriormente, de dromedario, gracias, sin duda, al EfficientDynamics, sistema que optimiza el gasto de gasóleo.

Viajar en clase ‘Premium’
Pero tanto derroche de potencia de poco serviría si el chasis y suspensiones no están a la altura y en esto el 330d también resulta soberbio, pues su aplomo y estabilidad brillan al máximo. Tiene un perfecto nivel de adherencia, permitiéndole un buen paso por curva en carreteras de montaña, sin apenas inercias y balanceos, facultándole para rodar muy deprisa. Además, con la suspensión deportiva opcional, que dispone de tres niveles de dureza, contando de serie, además, con los controles de estabilidad y tracción, el familiar se convierte en un deportivo con el que disfrutar de la conducción hasta el placer y la satisfacción. Por otra parte, los frenos están a la altura, deteniendo el coche con rapidez y eficacia.

Sin duda, estamos ante un modelo familiar muy atractivo, de gran nivel que, manteniendo el toque deportivo made in BMW, acoge a la familia con gran confort y seguridad (seis airbags de serie). Tiene un motor poderoso, de mucha potencia, respuesta inmediata y bajo consumo. El cambio automático de ocho velocidades es una delicia, por precisión y desarrollo. Dinámicamente satisfará a los pilotos más exigentes, tanto en estabilidad, precisión, paso por curva y agilidad, como en frenada. Y también a los que sólo buscan desplazarse y viajar en categoría Premium. Su precio es tal vez lo único que no convencerá, a partir de 50.400 euros, cantidad que se puede engordar con las numerosas opciones que ofrece la marca alemana para personalizar el modelo a nuestro gusto (ver bmw.es/es/es). Es verdad que esa cantidad no es nimia, pero no es menos cierto que el BMW 330d Touring Automático goza de argumentos suficientes para justificar el precio.

JMA

Gama Serie 3 Touring desde: 38.900 euros.

2.993 cc / 258 CV / 1.680 kg / 250 km/h / 6,8 l/100 km / 50.400 €

DESTACA:
-Prestaciones/Cambio.
-Comportamiento deportivo.
-Capacidad de carga. Maletero plano y regular.

MEJORABLE:
-Neumáticos Run-flat.
-Quinta plaza de emergencia.
-Opciones de precio elevado.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero longitudinal. 6 cilindros en línea.
Cilindrada 2.993 cc.
Potencia máxima 258 CV a 4.000 rpm.
Par máximo 560 Nm a 1.500 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Trasera.
Caja de cambios Automático, 8 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados.
Suspensión del/tras McPherson/multibrazo.

DIMENSIONES

Peso 1.680 kg.
Largo/ancho/alto 4.624/1.811/1.429 mm.
Cap. depósito 57 litros.
Vol. maletero 495/1.500 litros.
Neumáticos 225/50 R17.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 250 km/h.
De 0 a 100 km/h 5,6 segundos.
Urbano homologado 6,3 l/100 km.
Durante la prueba 6,8 l/100 km.
Emisiones CO2 135 g/km.
Impuesto Matriculación. 4,75%.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario