Citroën C-Elysée, nuevos motores

1-Citroen-C-Elysee

Citroën ha anunciado que el modelo C-Elysée incorpora desde ahora una nueva serie de motores adaptados a la normativa anti contaminación Euro 6. Estos son el PureTech 82, el PureTech 82 S&S ETG, el VTi 115 y el BlueHDi 100.

La moda que siguen todas las marcas a la hora de apostar hoy en día por la eficiencia se extiende a todos los modelos. El último es el Citroën C-Elysée, que cuenta desde ahora en su gama con los motores PureTech 82, PureTech 82 S&S ETG, VTi 115 y BlueHDi 100. Todos ellos cumplen la normativa Euro 6. En su versión gasolina, con los propulsores de tres cilindros PureTech, ofrece consumos y emisiones desde 4,3 l/100 km y 99 g/km de CO2, mientras que en diésel, con la tecnología BlueHDi, el C-Elysée registra consumos y emisiones desde 3,8 l/100 km y 98 g/km de CO2.

El Citroën C-Elysée, en su versión 1.6 BlueHDi 100 con el nivel de acabado Exclusive, está disponible por un precio de 11.250 euros, y cuenta con un elevado nivel de equipamiento de serie que incluye climatización manual, connecting box (Bluetooth, USB, toma audio), limitador y regulador de velocidad, Pack Look Cromo, llantas de aleación o ayuda al estacionamiento trasero.

La tecnología PureTech es el nombre de los motores gasolina de tres cilindros de la marca francesa. Estos están divididos en dos clases y cuatro niveles de potencia, y se caracterizan por su silencioso funcionamiento y la ausencia de vibraciones, además de una optimización de consumo y emisiones y del incremento de la fiabilidad y sencillez de mantenimiento.

En cuanto a la tecnología BlueHDi es la apuesta más limpia en lo que a diésel se refiere de Citroën. Este sistema destaca por la reducción de hasta un 90% de los óxidos de nitrógeno, la optimización de las emisiones y el consumo de combustible o la eliminación, prácticamente en su totalidad, de las partículas. Estas ventajas son fruto de la combinación del SCR -Selective Catalytic Reduction o Reducción Catalítica Selectiva- con el filtro antipartículas (FAP), mediante un proceso que se establece en tres etapas. En la primera fase el catalizador de oxidación elimina los hidrocarburos no quemados (HC) y el monóxido de carbono (CO), que se transforman en agua y dióxido de carbono. En la segunda, el SCR transforma, gracias a una mezcla de urea y agua llamada AdBlue, los óxidos de nitrógeno (NOx) en agua y nitrógeno, principal elemento del aire que respiramos. En un último proceso, el filtro de partículas elimina el 99,9% de las partículas.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario