El Porsche 919 Hybrid Evo pulveriza el récord de Nürburgring vigente desde 1983 por el también Porsche 956 C Rothmans

Timo Bernhard, alvolante del Porsche 919 Hybrid Evo, consiguió recorrer los 20,832 kilómetros del circuito de Nürburgring Nordschleife en 5 minutos y 19,55 segundos, a una velocidad media 233,8 km/h, 51,58 segundos menos que el récord de vuelta, establecido por Stefan Bellof.

Durante 35 años y 31 días, el récord de 6:11.13 logrado por Stefan Bellof no había podido superarse. El piloto alemán, que perdió la vida trágicamente en Spa-Francorchamps, en 1985, era el piloto con más talento de su época. Consiguió el récord el 28 de mayo de 1983, al volante de un Porsche 956 C Rothmans de 620 caballos, durante los entrenamientos para la carrera de los 1.000 kilómetros del Campeonato del Mundo de Resistencia.

Orgulloso y satisfecho, Timo Bernhard, cinco veces ganador absoluto de las 24 Horas de Nürburgring, otras dos de las 24 Horas de Le Mans y actual campeón del mundo de resistencia con el Porsche 919 Hybrid, se confiesa gran admirador de Bellof: “Para mí, sigue siendo un gigante. Hoy ha aumentado todavía más mi respeto por su logro, con la tecnología que había entonces disponible”.

El éxito de hoy supone el segundo récord de pista que consigue el Porsche 919 Hybrid Evo: el 9 de abril de este año, en Spa, la evolución radical del tres veces ganador de Le Mans rodó más rápido que un Fórmula 1, en aquella ocasión con Neel Jani al volante. El piloto oficial de Porsche, natural de Suiza y con 34 años de edad, que ganó en 2016 las 24 Horas de Le Mans y el Campeonato del Mundo de Resistencia, hizo la vuelta a los 7,004 kilómetros del circuito de Gran Premio situado en las montañas belgas de las Ardenas en un tiempo de 1:41,770 minutos. Batió por 0,783 segundos el récord anterior del trazado, logrado por Lewis Hamilton en la calificación de 2017. El piloto británico de Mercedes obtuvo la ‘pole position’para el Gran Premio de Bélgica con un crono de 1:42.553 minutos.

La versión Evo del Porsche 919 Hybrid está basada en el coche que alcanzó la victoria absoluta en las 24 Horas de Le Mans y que ganó el Campeonato del Mundo de Resistencia FIA en 2015, 2016 y 2017. Durante el invierno, fue liberado de algunas restricciones que hasta entonces había mantenido el reglamento. El sistema de propulsión híbrido alcanza ahora una potencia total de 1.160 caballos. El Evo pesa sólo 849 kilos y su modificada aerodinámica (que con estos cambios es activa) genera una carga superior en más de un 50% a la del modelo del WEC. La velocidad máxima alcanzada en Nürburgring fue de 369,4 km/h.

Andreas Seidl, director del equipo LMP, comentó: “Conquistar el “Infierno Verde” ha sido un verdadero desafío. Desde el pasado invierno nos hemos estado preparando para esta tarea, junto con nuestro socio de neumáticos Michelin, y lo hemos hecho de manera minuciosa y con un gran respeto por esta pista. Hoy hemos demostrado todo el potencial del 919 Evo. Enhorabuena a Timo por su sensacional pilotaje. Al tener el récord de victorias en Nürburgring, Timo era la elección lógica para este trabajo”.

Las mejoras de 2018

Para preparar el coche de récords, el 919 Evo, se tomó la base del vehículo campeón del mundo en 2017. Se incorporaron las mejoras preparadas para el WEC 2018 y se hicieron modificaciones aerodinámicas.

Todo el ‘hardware’ del sistema de propulsión del Porsche 919 Hybrid Evo ha permanecido invariable. El 919 está propulsado por un compacto motor V4 turbo de dos litros, que actúa en conjunto con dos sistemas de recuperación de energía, uno procedente de la frenada del eje delantero y otra de los gases de escape. El motor de combustión mueve el eje trasero, mientras que dos electromotores impulsan el delantero para que el coche acelere con cuatro ruedas motrices.

La reglamentación de eficiencia del WEC limitaba la energía por vuelta procedente del combustible a través de un medidor de flujo. El motor V4 de combustión conseguía de esa manera unos 500 caballos de potencia. Liberado de estas restricciones, equipado con un ‘software’ actualizado y manteniendo el combustible de competición habitual (E20, con un 20% de bioetanol), la versión Evo alcanza los 720 caballos.

Como la cantidad de energía procedente de los dos sistemas de recuperación que se podía utilizar también estaba limitada a una cantidad de megajulios por vuelta, el mecanismo se quedaba muy por debajo de su potencial. Ahora, con toda la propulsión disponible, la potencia de los dos motores eléctricos se incrementa en un 10% y pasa de los 400 a los 440 caballos.

Los ingenieros también liberaron del reglamento la aerodinámica del 919 Evo. En total, las modificaciones aerodinámicas consiguen ahora un 53% más de carga y aumentan la eficiencia en un 66%.

Para ganar en rendimiento, el Evo monta un sistema de frenos por cable en las cuatro ruedas, que proporciona un control dinámico adicional de desvío. Además, la dirección asistida se ha adaptado para cargas mayores y se diseñaron triángulos de suspensión más fuertes.

En comparación con el coche en condiciones de carrera tradicionales, el peso en vacío se ha reducido 39 kilos, hasta dejarlo en 849 kilos. Para lograr esto, se han quitado el aire acondicionado, el limpiaparabrisas, varios sensores, dispositivos electrónicos para el control en carrera, sistemas de luces y el sistema de gatos neumáticos. Michelin ha desarrollado unos compuestos de neumático especiales para el 919 Evo, que tienen que soportar más carga aerodinámica que un Fórmula 1.

Comentarios desactivados en El Porsche 919 Hybrid Evo pulveriza el récord de Nürburgring vigente desde 1983 por el también Porsche 956 C Rothmans

Catalogado como Noticias

Comments are closed.