Fiat Panda 0.9 TwinAir Lounge: Fiel aliado

Fiat Panda (frontal)

Te acompaña en el día a día por la ciudad y también te permite viajar. El Fiat Panda es un fiel aliado que ofrece buenas prestaciones con el único motor bicilíndrico disponible en el mercado.

Prueba realizada con BP Ultimate

El Fiat Panda, nacido en 1980, es uno de esos coches que tienen derecho propio a formar parte de la historia de la automoción. De hecho, la versión 4×4 siempre ha sido muy apreciada y mantiene un alto valor en el mercado de ocasión. Fiel aliado en la ciudad, la tercera generación ha salido atrevida, pues tiene mimbres suficientes para salir de la urbe con total tranquilidad.

De serie, está homologado para cuatro ocupantes, aunque, por 150 euros, lo puede estar para cinco. Su carácter práctico queda demostrado al instante: el acceso y la salida al interior se realizan de forma sencilla porque las puertas son altas, la visibilidad del conductor resulta perfecta, sea cual sea el ángulo, y el coche gira mucho, lo que facilita los aparcamientos. Además, incluye el afamado modo City (conectable por un botón), que dota de más asistencia a la dirección.

Fiat Panda (det1)El interior tiene materiales sencillos, pero bien ensamblados, hecho demostrado al conducir por firmes irregulares, como el adoquinado, donde no apareció ningún molesto grillo. El salpicadero incluye doble guantera, la inferior con tapa, y hay elementos originales, como el peculiar freno de mano. El Panda puede equiparse con elementos lujosos, como un techo panorámico dividido en dos zonas y practicable (mil euros), GPS y Bluetooth (pack Tecno: 500 euros).

Fiat Panda (trasera)

Fiat Panda (motor)Buen rendimiento
El motor de nuestra unidad es el gasolina bicilíndrico TwinAir, con turbo, que desarrolla 85 CV. A continuación, reproduzco mis impresiones en un Lancia Ypsilon, trasladables al Fiat Panda: “Con la mecánica TwinAir de dos cilindros, el Grupo Fiat lleva hasta el extremo la estrategia del downsizing, es decir, motores de cilindradas pequeñas y sobrealimentados para ganar en eficiencia y también en prestaciones. Este propulsor demuestra que, con apenas 875 centímetros cúbicos, se puede lograr un buen rendimiento desde bajas revoluciones. Para conseguirlo, la inserción de un turbocompresor ha sido fundamental. El TwinAir empuja desde poco más de las 2.000 rpm y sorprende lo rápido que sube de vueltas, sobre todo en las marchas más cortas. La aceleración resulta muy satisfactoria (los adelantamientos se completan en poco tiempo) y mantiene muy bien el tipo afrontando largos repechos, pues pocas veces hay que reducir de marcha por falta de fuerza.

Fiat Panda (city)Su arquitectura bicilíndrica implica mayores vibraciones respecto a un propulsor de gasolina turbo de cuatro cilindros. Éstas se manifiestan al ralentí, en salidas desde parado y al acelerar en bajas revoluciones, situaciones que se originan, sobre todo, en trayectos urbanos. Respecto al sonido que genera, hay comentarios de todo tipo, desde que se asemeja a una segadora hasta que se parece al de una moto. Viajando en el interior, resulta algo más atractivo.

¿Y el consumo? Sin ser exagerado, se aleja de los registros homologados. A ritmos normales, mezclando recorridos interurbanos con algo de conducción urbana, el gasto fue de 6,2 l/100 km. Está exento del pago del impuesto de Matriculación, pues tan sólo emite 99 g/km de dióxido de carbono. El sistema Stop & Start y el indicador de cambio recomendado de marcha ayudan a lograr esta cifra tan baja.

En conducción tranquila, se puede activar el modo Eco a través de un botón en el salpicadero. De este modo, se reducen la potencia y el par motor, bajando también el consumo”. Añado que con el aire acondicionado funcionando, la reserva de potencia en modo normal sigue siendo buena. Hay otras dos mecánicas disponibles, un 1.2 de 69 CV y un turbodiésel 1.3 Multijet de 75 CV.

Fiat Panda (interior)

Bien aprovechado
El Panda mide 3,65 metros de longitud, medida contenida que no impide que cuatro adultos de talla media puedan viajar con espacio y comodidad suficientes en las distancias típicas del día a día (de casa al trabajo o al colegio de los niños, etc). Otra historia es sumar centenares de kilómetros en la parte posterior, porque no hay tanto sitio como para adoptar una postura totalmente cómoda y no notar cansancio. Asimismo, el interior está peor aislado de ruidos externos respecto a otros coches más caros.

Lo que nos sorprendió gratamente es el aplomo que ofrece. No llega a la calidad de rodadura de los nuevos urbanos del Grupo Volkswagen (Seat Mii, Skoda Citigo y Volkswagen up!), pero, por autopistas y carreteras, parece que se conduce un coche de mayores dimensiones, como un Fiat Punto. Además, nos esperábamos un coche torpe en curvas y comprobamos que nuestras previsiones eran erróneas: el Panda se sujeta lo suficiente para abordar tramos revirados con confianza. En este punto, cabe señalar que el programa electrónico de estabilidad (ESP) no viene de serie, sino que es una opción que cuesta 400 euros y que incluye ayuda al arranque en pendiente. Pese a llevar frenos traseros de tambor, no notamos falta de mordiente incluso bajando puertos.

Y a todo ello hay que sumar que tiene una buena altura libre al suelo para poder circular por pistas en buen estado (caminos hacia fincas, etc) sin temer por golpes en los bajos de la carrocería.

Texto y fotos: F.M.

ASIENTOS CON PROS Y CONTRAS. Los asientos delanteros tienen sus virtudes y sus defectos. Los primeros se centran en la buena postura de conducción que se logra, a pesar de que el volante sólo es regulable en altura. Los contras vienen dados por la escasa sujeción lateral y por unos reposacabezas duros. Si se incluye el techo panorámico, dividido en dos zonas, la altura libre al techo para una persona alta es muy escasa.

MALETERO APROVECHABLE. Los 225 litros que ofrece el maletero del Panda puede servir no sólo para el día a día (mochilas de los niños, compra, etc), sino también para viajes. El cubículo viene iluminado e incluye un gancho para colgar bolsas. La parte posterior del respaldo no está tapizada. Éste se puede abatir, pero no en proporción 60:40 (la más habitual), sino la pieza completa. Nuestra unidad de pruebas venía con una rueda de repuesto de emergencia.

GAMA PANDA DESDE: 7.700 euros

875 cc / 85 CV / 1.050 kg / 177 km/h / 6,2 l/100 km / 11.300 €

DESTACA:
– Buenas prestaciones.
– Aplomo de coche más grande.
– Visibilidad y acceso al interior.

MEJORABLE:
– ESP opcional.
– De serie, con cuatro plazas.
– Vibraciones y sonoridad al ralentí del motor.

EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD
Aire acondicionado; dirección asistida con modo City; Start&Stop; cambio recomendado de marcha; motor con modo Eco; volante regulable en altura; cierre centralizado con mando a distancia; elevalunas eléctricos delanteros; paragolpes en el color de la carrocería; barras portaequipajes; asiento trasero abatible; radioCD con lector de MP3, etc.
Seguridad: Airbags frontales y de cortina; antibloqueo ABS con distribución electrónica (EBD); dos reposacabezas traseros, etc.

GARANTÍA: – Dos años sin límite de kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 2 cilindros en línea.
Cilindrada 875 cc.
Potencia máxima 85 CV a 5.500 rpm.
Par máximo 145 Nm a 1.900 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Manual, 5 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados/tambores.
Suspensión del/tras McPherson/eje torsional.

DIMENSIONES

Peso 1.050 kg.
Largo/ancho/alto 3.653/1.643/1.551 mm.
Cap. depósito 37 litros.
Vol. maletero 225-870 litros.
Neumáticos 175/65 R14.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 177 km/h.
De 0 a 100 km/h 11,2 segundos.
Urbano homologado 5,0 l/100 km.
Durante la prueba 6,2 l/100 km.
Emisiones CO2 99 g/km.
Impuesto Matriculación. Exento.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario