Lancia Voyager 2.8 CRD Gold: El monovolumen por excelencia

Lancia Voyager 2.8 CRD Gold (frontal)

Recordando monovolúmenes grandes, siempre aparece el Chrysler Voyager. Ahora dentro de la gama Lancia, este siete plazas continúa siendo un salón rodante, que destaca por su versatilidad, gracias al sistema Stow’n Go. La única versión disponible, por 42.800 euros.

Prueba realizada con BP Ultimate

Uno de los dos Chrysler que han pasado a la gama de Lancia es el Voyager, que mantiene su nombre dentro de la marca italiana, pues se trata de un siete plazas (2+2+3) de gran tradición y arraigo en los mercados europeos: ¿Quién no se acordaría de este modelo si se piensa adquirir un monovolumen grande?

Como sucede con el Lancia Thema, ex-Chrysler 300C, la mejora en los acabados interiores es patente nada más entrar en el coche. Los materiales siguen siendo duros, pero el diseño y la presentación nada tienen que ver con el casi espartano estadounidense. Entre los asientos delanteros, hay dos grandes guanteras tapizadas. En este lugar, el freno de mano no quita espacio, pues no es por palanca, sino por pedal, desfasado en comparación con los que se activan por un botón. La palanca del cambio automático, por convertidor de par y de seis velocidades, está situada al lado del volante, una posición poco convencional, pero que convence con el paso de los días, pues está muy a mano del conductor.

Lancia Voyager 2.8 CRD Gold (trasera)

El acceso a las plazas intermedias y traseras es cómodo, pues el Voyager tiene dos puertas laterales corredizas de funcionamiento eléctrico. Se pueden abrir desde la llave o tirando una vez de la manilla y, desde el interior, a través de varios botones. También el portón del maletero se abre y se cierra de forma automática.

Entre la multitud de soluciones prácticas para los pasajeros (ver abajo), cabe destacar el suelo totalmente plano y las lunas tintadas, que limitan las molestias del sol.

Mecánica CRD de 163 CV
El único motor disponible es un turbodiésel 2.8 CRD de 163 CV, asociado obligatoriamente a una, ya citada, transmisión automática de seis marchas y al acabado Gold. El propulsor es el mismo del Chrysler Voyager, pero con ligeras modificaciones técnicas para que consuma menos (durante la prueba registró 9,4 l/100 km, una cifra aceptable). No he probado el coche a plena carga. Con varios pasajeros, la potencia disponible permite buenos ritmos de crucero por autopistas y autovías, y también adelantamientos correctos en carreteras de doble sentido. El cambio tiende a meter muy rápidamente la velocidad más larga posible, por lo que el conductor se encontrará muchas veces con la mecánica ahogada al estar girando ésta por debajo de las 2.000 vueltas. Esto provoca que aumenten las reducciones de marcha para salir airoso. Esta situación poco agradable es común en la ciudad y en recorridos por carreteras secundarias, donde la velocidad suele variar con más facilidad. La sonoridad del CRD es patente en las aceleraciones y si todavía no ha alcanzado la temperatura ideal de funcionamiento. En viajes, los ruidos aerodinámicos, algo mayores que los que se producen en un turismo, son los que están presentes en el interior.

Lancia Voyager 2.8 CRD Gold (interior)

Adelantarse a los acontecimientos
Lógicamente, por dimensiones (más de 5,2 metros de longitud) y peso (más de 2.200 kilos), el Lancia Voyager no se conduce como un turismo. El conductor debe adelantarse antes a los acontecimientos (curvas, frenadas de emergencia, etc) para tenerlo todo bajo control. Es en terrenos revirados donde hay que estar más atentos. Por el contrario, en autopistas y autovías, no implica ninguna dificultad sumar kilómetros con él, pues las reacciones son previsibles y no hay que estar corrigiendo la dirección durante la marcha.

Texto y fotos: F.M.

BUENA VISIBILIDAD. Desde el puesto de conductor, al situarse en una posición elevada, la visibilidad en todos los ángulos es bastante amplia, de tal modo que, pese a las dimensiones del coche, no resulta complicado controlar distancias, incluso dentro de la ciudad. En estos casos, el sensor de aparcamiento trasero (de serie) resulta de gran utilidad. Los asientos son de cuero, regulables eléctricamente y calefactados. También se puede variar la posición de los pedales con un botón situado en la columna de la dirección.

DOS ASIENTOS INDIVIDUALES. La segunda fila está compuesta por dos asientos individuales, separados por un pasillo para acceder y salir fácilmente de las últimas plazas (la cuarta, la quinta y la sexta). Ambas butacas están calefactadas (con dos niveles de intensidad) y sus pasajeros se benefician de cortinillas parasol, elevalunas eléctricos, salidas de aire, mesitas tipo avión, posavasos, huecos portaobjetos en el techo, luces de lectura, lunas tintadas y reguladores del aire frío o caliente.

Los asientos se pueden esconder debajo del piso y también replegar. Asimismo, se pueden regular en longitud y en inclinación, cuentan con reposabrazos laterales en ambos lados y carecen de sujeciones laterales (en las curvas, el cuerpo se desplaza lateralmente). Los reposacabezas son fijos: a las personas altas les quedan bajos. El espacio para las piernas es bastante amplio.

BANQUETA CORRIDA. La tercera fila carece de asientos individuales, sino que es una banqueta corrida, como la que nos encontramos en cualquier turismo. Por anchura disponible, tres adultos viajan justos. Estos viajeros disponen de cortinillas parasol, huecos portaobjetos laterales y de techo, ganchos para colgar perchas con ropa (chaquetas, pantalones, etc), lunas tintadas, salidas de aire y luces de lectura. Los cristales laterales se pueden abrir ligeramente.

DESDE 510 LITROS. Con las siete plazas ocupadas, el maletero tiene 510 litros, como el de la berlina Toyota Avensis. El cubículo está iluminado y tiene una linterna guardada en el lateral derecho. Como el portón, que es de accionamiento eléctrico, tiene un gran ángulo de apertura, incluso personas altas no se tienen que agachar para dejar o coger equipaje. Si se guardan bajo el piso la segunda y la tercera fila de asientos (operación sencilla gracias al sistema Stow’n Go) queda un espacio amplísimo de 3.912 litros.

LLANTAS DE 17”. El único acabado disponible en el Lancia Voyager es el Gold, que incluye de serie llantas de 17 pulgadas. Como opción, hay un pack de entretenimiento con pantallas de DVD para las plazas posteriores, además de navegador y alerta del ángulo muerto, entre otras tecnologías.

GAMA VOYAGER DESDE: 42.800 euros

2.776 cc / 163 CV / 2.242 kg / 193 km/h / 9,4 l/100 km / 42.800 €

DESTACA:
– Muchas soluciones prácticas.
– Buen equipamiento de serie.
– Sistema Stow’n Go

MEJORABLE:
– Funcionamiento del cambio automático.
– Séptima plaza estrecha.
– Freno de mano por pedal desfasado.

EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD
Climatizador trizonal; llantas de 17”; radioCD con lector de MP3 y conexiones auxiliares; control de velocidad de crucero; pedales ajustables; tapicería de cuero; asientos delanteros regulables eléctricamente y calefactados; cortinas parasol; puertas laterales y portón trasero eléctricos; lunas tintadas; iluminación led de ambiente; volante mulfunción regulable en altura y profundidad; retrovisor interior fotosensible; sensores de alumbrado, lluvia y aparcamiento; manillas exteriores cromadas, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales y de cortina; programa electrónico de estabilidad (ESP); reposacabezas delanteros activos; anclajes Isofix; control de presión de los neumáticos, etc.

GARANTÍA: – Dos años sin límite de kilómetros.

FICHA TÉCNICA
MECÁNICA
Motor/ Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada/ 2.776 cc.
Potencia máxima/ 163 CV a 3.800 rpm.
Par máximo/ 360 Nm a 1.800 rpm.
TRANSMISIÓN
Tracción/ Delantera.
Caja de cambios/ Automática, 6 velocidades.
DIRECCIÓN Y FRENOS
Sistema/ Cremallera, hidráulica.
Frenos del./tras./ Discos ventilados/discos.
SUSPENSIÓN
Del./tras./ McPherson/eje rígido.
DIMENSIONES
Peso/ 2.242 kg.
Largo/ancho/alto/ 5.218/1.998/1.750 mm.
Cap. depósito/ 76 litros.
Vol. maletero/ 510/1.450/3.912 litros.
Neumáticos/ 225/65 R17.
PRESTACIONES Y CONSUMOS
Velocidad máxima/ 193 km/h.
De 0 a 100 km/h/ 11,9 segundos.
Urbano homolog./ 10,5 l/100 km.
Durante la prueba/ 9,4 l/100 km.
Emisiones CO2/ 207 g/km.
Imp. Matricul./ 14,75%.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario