Los conductores de coches obsoletos no son conscientes del riesgo que supone circular con ellos

Coches antiguos

Según un estudio realizado por Continental y Sixt entre propietarios de coches con una media de 16 años de antiguedad, el 87% de ellos asegura sentirse seguro conduciendo su automóvil y el 96% que su vehículo no es un riesgo para los demás, a pesar de carecer de ayudas a la conducción.

Continental y Sixt unieron fuerzas para realizar un amplio e interesante estudio sobre el envejecimiento del parque automovilístico español. Para ello, se realizaron encuestas en las ciudades de Madrid, Barcelona, Sevilla, Pontevedra, Bilbao, Zaragoza, Valladolid y Valencia. La edad media de los automóviles objeto del estudio es de 16 años. De los entrevistados, usuarios de esos coches, el 68,4% son hombres, por 31,56% mujeres. Entre ellos, los casados llegan al 51,2%, 38,5% los solteros y 6,97% los divorciados. Preguntados por su situación laboral, el 68,4% dijo tener empleo, mientras que el 58% no tenía trabajo y tampoco cobraba subsidio o prestación alguna.

Baja conciencia por la seguridad
Los datos más llamativos, a la vez que preocupantes, son la baja conciencia de los entrevistados por la seguridad propia y ajena al conducir un coche obsoleto. A pesar de que un vehículo sin las ayudas necesarias a la conducción no es equiparable a los actuales, cuya tecnología los hace muy seguros, el 87% de estos conductores afirma sentirse seguro manejando su vehículo viejo; el 96% piensa que no es un riesgo para la circulación; el 86% que su coche frena bien y el 88,5% que es muy estable y se agarra en las curvas.  Vehículos que, en su mayoría, carecen de airbarg, el 35% de ellos, de ABS y de control de estabilidad (sólo un 2% lo llevan). Por supuesto, ninguno presenta airbags laterales o para las plazas traseras.

Mantenimiento en talleres no oficiales y neumáticos deficientes
El estudio también se detiene en conocer dónde se reparan estos vehículos. Sólo el 15% lo hace en un concesionario de la marca, mientras que el resto (82,38%) revisa su coche en talleres no oficiales buscando costes ajustados.

También los neumáticos son motivo de consulta. A pesar de ser el único punto de unión entre el automóvil y la carretera, el 26% de estos coches no llevan las cuatro gomas de la misma marca o no tienen un desgaste uniforme. Además, más del 26% admite un desgaste excesivo en sus ruedas y el resto asegura que están en un estado aceptable. Pero es más un deseo que una realidad, pues tales afirmaciones no se corresponden con diversos estudios realizados en talleres de neumáticos que reflejan lo contrario.

Por otra parte, los encuestadores detectaron una monta de neumáticos de marcas baratas en un tanto por ciento del 13,1% e incluso constataron el uso de ruedas de segunda mano adquiridas en desguaces, un neumático “que no ofrece ninguna garantía de seguridad en su vehículo”, afirma Jon Ander García, director general de Continental España.

Para Estanislao de Mata, su homónimo en el cargo en Sixt rent a car, el estudio parece poner en duda la incidencia de los mensajes que se hacen en seguridad entre los usuarios: “Es como si las campañas de comunicación de fabricantes y la DGT no calaran entre los conductores españoles. Para muchos, conducir un coche obsoleto o uno del 2012 es prácticamente lo mismo”, concluye.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario