Los Mercedes-AMG llevarán el turbocompresor electrificado, aumentando las prestaciones y la eficiencia 

El futuro de Mercedes-AMG es eléctrico y, como parte de ello, combina una alta eficiencia con un dinamismo adicional en la conducción. Los desarrolladores en Affalterbach trabajan en tecnologías innovadoras que situarán el rendimiento en un nivel superior. La próxima generación de vehículos asistirá al despliegue del turbocompresor electrificado.

Citycar Sur

Mercedes-AMG avanza en la electrificación a través de desarrollos innovadores y, para ello, también se beneficia de los conocimientos adquiridos en la competición. El último logro, que ya se encuentra en las fases finales de desarrollo, es el turbocompresor electrificado que en un futuro se utilizará en los modelos de producción en serie de Affalterbach. Esta tecnología desarrollada en colaboración con Garrett Motion proviene directamente de la Fórmula 1. Resuelve los conflictos entre un turbocompresor pequeño de reacción rápida, que alcanza un rendimiento máximo relativamente bajo, y un turbocompresor grande con un elevado rendimiento máximo pero que, por otro lado, puede sufrir retardo en su respuesta o “turbo lag”.

Lo más sobresaliente de este innovador sistema de sobrealimentación es un pequeño motor eléctrico que mide aproximadamente 4 centímetros y que está integrado directamente en el eje del turbocompresor, entre la turbina del lado de escape y la rueda del compresor en el lado de la admisión de aire fresco. Este motor eléctrico, controlado electrónicamente, acciona la rueda del compresor antes de que llegue el flujo de gases de escape.

Mejora significativa

La electrificación del turbocompresor mejora significativamente la inmediatez de la respuesta desde el ralentí y a lo largo de todo el régimen de giro del motor. El motor eléctrico elimina el llamado “turbo lag” o retraso del turbo, que es la respuesta retardada en su acción de los turbocompresores convencionales. El resultado del accionamiento eléctrico del turbocompresor es que el motor de combustión responde de forma más instantánea a las solicitudes del acelerador y, por lo tanto, la conducción se vuelve significativamente más dinámica y ágil. Además, la electrificación del turbocompresor permite un mayor par a bajo régimen, lo que también mejora la agilidad así como la capacidad de aceleración desde parado. Incluso cuando el conductor levanta el pie del acelerador o frena, esta tecnología de turbocompresor electrificado puede mantener la presión de sobrealimentación en todo momento, de modo que garantiza una respuesta directa y continua al volver a acelerar.

El turbocompresor alcanza velocidades de hasta 170.000 rpm, lo que permite una velocidad muy alta del flujo de aire. Se puede accionar a través de un sistema eléctrico de 48 voltios. El turbocompresor, el motor eléctrico y la unidad de mando están conectados al circuito de refrigeración del motor de combustión para crear un entorno de temperatura óptima en todo momento.

Comentarios desactivados en Los Mercedes-AMG llevarán el turbocompresor electrificado, aumentando las prestaciones y la eficiencia 

Catalogado como Noticias

Comments are closed.