Mazda 6 Sedan 2.0 Skyactiv Style: Por la senda acertada

Mazda 6 (frontal)

El nuevo Mazda 6 continúa por la acertada senda tomada por el CX-5, en la que toman importancia la ligereza y la aerodinámica del conjunto, así como las soluciones ecológicas Skyactiv. Además, la berlina japonesa satisface por su gran rodar y por un motor atmosférico de gasolina 2.0 de 145 CV recomendable.

Prueba realizada con BP Ultimate

Muy interesante y atractiva es la versión de acceso del Mazda 6, berlina que sigue el camino abierto por el todocamino CX-5 en la que prima un agrado de conducción superior y un excelente trabajo en los apartados aerodinámico, de peso y de consumo: el 6 es de los modelos que menos resistencia opone al aire (Cx de 0,26), en la báscula, con conductor incluido, no llega a los 1.500 kilos y las soluciones ecológicas Skyactiv realmente funcionan. Fantástico.

Otra grata sorpresa nos la hemos llevado con el propulsor de gasolina atmosférico 2.0 de 145 CV, de inyección directa y cuya principal peculiaridad reside en una relación de compresión muy alta (14 a 1). Mazda ha desechado la senda abierta por otras muchas marcas de reducir cilindradas y sobrealimentar con turbos o compresores los bloques de gasolina. Tras realizar cientos de kilómetros con el 6, la conclusión es que ha acertado con su filosofía porque esta mecánica resulta muy recomendable en ciudades (sale con brío desde bajas revoluciones en marchas cortas) como fuera de ellas (no se muestra perezosa y no hay que abusar de reducciones del cambio para no perder velocidad en terrenos desfavorables). Además, su suavidad, su funcionamiento sin vibraciones y su escasísima sonoridad se mezcla con un empuje manifiesto desde cerca de las 3.000 vueltas, hasta el punto de que, en algunas ocasiones, parece que hay un turbo escondido en algún lado debajo del capó. Asociado a un sistema i-Stop (parada y arranque automáticos del motor) suavísimo y a un testigo de cambio recomendado de marcha muy válido porque tiene en cuenta el tipo de conducción realizado, el motor ofrece, además, un consumo sorprendentemente ajustado: 6,4 l/100 km, con el que se consigue una amplia autonomía que, durante la prueba, llegó a los 900 kilómetros de autonomía.

Mazda 6 (trasera)

Excelente rutero
Lógicamente, donde más brilla el Mazda 6 es en vías sencillas de primer y segundo orden, pues muestra un carácter rutero sobresaliente, con un guiado muy preciso y una suspensión que sujeta magníficamente la carrocería sin descuidar el confort. El interior está bien insonorizado, aunque sí es perceptible el sonido del aire a velocidades algo por encima de lo legal. La suma de kilómetros se realiza sin que el cansancio aparezca pronto porque todo está configurado de forma inteligente. Además, en curvas se defiende con entereza, pese a sus dimensiones, dando confianza al conductor. Las transiciones entre marchas se pueden hacer de forma muy rápida y la dirección eléctrica es directa (responde con celeridad a cualquier movimiento), características que se agradecen en los trazados revirados.

Interior muy resultón
Como en el CX-5, el interior plasma el gran cambio experimentado por Mazda. Los mandos de la consola central tienen un tacto fantástico y se nota que ha habido un cuidado por los detalles: el hueco portaobjetos principal está tapizado, la tapa de la guantera central es corredera para poder apoyar el codo en los cambios de marcha y el mando HMI Comander, colocado entre los dos asientos, puede manejarse sin desviar la mirada porque es sencillo aprenderse en unos días las funciones de cada botón. Además, la ubicación de la pantalla central táctil es la más adecuada. Lo que sí que está en una posición más baja son los mandos de la climatización. Los únicos puntos negativos observados son la ausencia de un testigo permanente en la instrumentación con la información de la temperatura del motor y el tamaño pequeño de los huecos de las puertas.

Mazda 6 (interior)

Por poco más de 27.000 euros, la versión de acceso del Mazda 6 viene con un equipamiento de serie realmente completo (ver abajo Equipamiento de Serie y Seguridad), incluyendo muchas tecnologías de seguridad, lo que completa un coche que demuestra que Mazda está ante una nueva era con un porvenir muy a tener en cuenta.

RUTEROS. Los asientos delanteros del Mazda 6 están indicados para los largos viajes, porque son confortables y válidos para diferentes tallas y envergaduras. En el caso del conductor, la postura está bastante lograda, aunque la regulación en profundidad del volante no es muy amplia. Lo que menos me ha gustado ha sido el tapizado de cuero del propio volante, porque es deslizante, lo que puede originar algún susto si se escapa de las manos. Una apreciación personal es que hay que girar el cuello más de lo habitual a la hora de usar los retrovisores exteriores porque están situados en una posición retrasada. Los pilares A son anchos, por lo que, en alguna ocasión, pueden limitar algo la visibilidad. Por la luneta trasera, tampoco se ve de forma perfecta, sobre todo si el automóvil está cerca de nuestra zaga.

ESPACIOSOS. Propio de una berlina que mide casi 4,9 metros de longitud y pese a que el techo cae a partir del pilar B, los dos asientos laterales traseros, con anclajes Isofix, ofrecen un buen espacio incluso para personas de 1,90 metros de altura, aunque sean espigados los ocupantes de las plazas delanteras. Para aumentar el confort, hay salidas de aire, asideros y luces de lectura. Las puertas tienen un amplio ángulo de apertura, por lo que resulta cómodo y sencillo entrar y salir del habitáculo, y la suficiente inclinación del respaldo permite obtener una posición relajada.

Por su parte, la quinta plaza es más estrecha, está elevada respecto a las otras dos y tiene un mullido más duro. Además, molesta el túnel de transmisión, por lo que no es recomendable usarla para largos desplazamientos. En el respaldo se esconden dos posavasos.

AMPLITUD. Curiosamente, el maletero es algo más pequeño que el de su antecesor. Ahora hay 489 litros de capacidad, una buena cifra que, aunque no es de las mejores del segmento, permite cargar con el equipaje de toda la familia. Al cubículo, que tiene formas regulares, se accede a través de una tapa y no de un portón, por lo que, para llegar al fondo hay que contornear el cuerpo y alargar bien el brazo. Para abatir los asientos traseros (queda una superficie de carga plana), hay dos tiradores en el maletero, por lo que la operación se realiza de forma sencilla y sin nada de esfuerzo. Debajo del tapizado, se guarda el kit antipinchazos y hay huecos para guardar objetos pequeños y poco voluminosos.

PACK SAFETY Y NAVEGADOR. Con el acabado básico Style, se puede adquirir por 2.580 euros el Pack Safety junto con un navegador a color y táctil. Este paquete incluye muchos asistentes a la conducción: alerta de vehículo en el ángulo muerto (RVM), aviso por cambio involuntario de carril (LDW), control de luces de largo alcance (HBC) y sensores de aparcamiento delanteros y traseros, además de elementos de lujo: asientos delanteros calefactados y faros bixenón con luz adaptativa (AFLS) y luces diurnas por leds.

BUEN EQUIPAMIENTO DE SEGURIDAD. De serie, el Mazda 6 viene con un completo equipamiento de seguridad (ver abajo Equipamiento de Serie y Seguridad), destacando el sistema Smart City Brake, que frena automáticamente el vehículo en caso de una colisión inminente a bajas velocidades. Esta tecnología impide que se golpee el coche que nos precede a causa de un despiste del conductor.

PECULIARIDADES. El Mazda 6 incluye varias peculiaridades: no hay botón de cierre centralizado ni limpialuneta trasero (se echa en falta en días de lluvia), el mando de los retrovisores exteriores no se ilumina, al igual que el de los elevalunas eléctricos (sólo se ve de noche el del conductor) y la tarjeta del navegador se guarda en un hueco portaobjetos situado a la izquierda del salpicadero.

Texto y fotos: F.M.

GAMA 6: Desde 27.180 euros.

1.998 cc / 145 CV / 1.480 kg / 208 km/h / 6,4 l/100 km / 27.180 €

DESTACA:
– Ligero, aerodinámico y excelente rutero.
– Motor atmosférico con brío y ahorrador.
– Buen espacio para cuatro personas/maletero amplio.

MEJORABLE:
– Sin información permanente de la temperatura del motor.
– Quinta plaza incómoda.
– Algunas peculiaridades ergonómicas.

EQUIPAMIENTO DE SERIE Y SEGURIDAD
Climatizador bizonal; llantas de 17”; radioCD con lector de MP3 y conexiones auxiliares; Bluetooth; arranque por botón; pantalla a color táctil; sensores de alumbrado y lluvia; mando HMI Comander; salidas de aire traseras; control de velocidad de crucero; retrovisores plegables eléctricamente; volante multifunción y pomo del cambio en cuero; cristales tintados; asientos traseros abatibles; luces diurnas; retrovisor interior fotosensible, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales y de cortina; programa electrónico de estabilidad (DSC); ayuda al arranque en cuesta (HHA); testigo de presión de los neumáticos; asistencia a la frenada en ciudad (Smart City Brake); reposacabezas activos, anclajes Isofix, etc.

GARANTÍA: Tres años o 100.000 kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 1.998 cc.
Potencia máxima 145 CV a 6.000 rpm.
Par máximo 210 Nm a 4.000 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Manual, 6 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados/discos.
Suspensión del/tras McPherson/multibrazo.

DIMENSIONES

Peso 1.480 kg.
Largo/ancho/alto 4.870/1.840/1.450 mm.
Cap. depósito 62 litros.
Vol. maletero 489 litros.
Neumáticos 225/55 R17.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 208 km/h.
De 0 a 100 km/h 9,5 segundos.
Urbano homologado 7,1 l/100 km.
Durante la prueba 6,4 l/100 km.
Emisiones CO2 129 g/km.
Impuesto Matriculación. 4,75%.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario