Mazda 6 Wagon 2.2d 150 CV Luxury AT: Sedoso y práctico

Mazda 6 Wagon (frontal)

La suavidad impera en todo momento al conducir el Mazda 6 Wagon, gracias a un motor turbodiésel y a un cambio automático brillantemente sedosos. El maletero, sin ser de los más capaces del segmento, tiene volumen más que suficiente para los ‘trastos’ de la familia.  

Prueba realizada con BP Ultimate

En el Mazda 6 Wagon, estamos ante un coche sorprendente, incluso para aquellos que tenemos la fortuna de analizar cada semana los nuevos modelos que salen al mercado. Mirando la ficha técnica, dos datos destacan sobremanera del resto. El primero es el peso: tan sólo 1.505 kilos con conductor incluido (¡qué ligero es!), virtud que resulta muy importante para registrar consumos ajustados (de ellos hablaremos un poco más adelante). El segundo es el régimen al que el motor da la potencia máxima: 4.500 rpm. ¿Tanto estira el propulsor de gasóleo 2.2d de 150 CV? Pues sí lo hace y lo mejor es que, por debajo de las 2.000 rpm, también tiene tal poderío que, en conducción suave y con poca carga (uno o dos pasajeros), pocas veces tendremos que subir de esa cifra para lograr buenos ritmos de crucero. Siguiendo con la mecánica, cuya principal peculiaridad es que tiene una relación de compresión muy baja, su suavidad de funcionamiento y su bajísima sonoridad pueden confundir a muchos, que pensarán que se trata de un bloque de gasolina, y su consumo no es nada alto, 6,6 l/100 km, mezclando todo tipo de manejos. Sin duda, uno de los mejores turbodiésel del mercado, sin temor a equivocación. También sedoso es el cambio automático de seis velocidades, con modo secuencial a través de la palanca (no hay levas), que agrada mucho en conducción rutera y también urbana, y no desentona al abordar un puerto con brío. En este punto, el 6 Wagon me ha parecido un coche con el que se pueden tomar curvas de forma eficaz, sin movimientos aparatosos y con un buen control de la situación. Sus reacciones son más bien rápidas y sólo en apoyos mal peraltados y buscando las cosquillas al coche se percibe un subviraje algo más acusado de lo habitual.

Mazda 6 Wagon (trasera)

Mismo precio que el cuatro puertas
También ha sido una sorpresa comprobar que, a igualdad de motor, equipamiento y transmisión, la berlina y el wagon comparten precios, así que es cuestión de gustos y preferencias, y no de economía, decantarse por uno o por otro. El familiar tiene algo menos de distancia entre ejes. Este hecho no perjudica en demasía el espacio para las piernas de los pasajeros traseros, que no resulta tan amplio como puede pensarse de un coche que supera los 4,8 metros de longitud, aunque hay sitio de sobra para adultos de talla media.

Mazda 6 Wagon (interior)

Con el acabado Luxury, las tecnologías de seguridad que vienen de serie son realmente amplias y vanguardistas: Smart City Brake, alerta por cambio de carril y por vehículos en el ángulo muerto, cambio automático de luces, etc, a los que se pueden añadir, opcionalmente, el control de velocidad de crucero adaptativo y el dispositivo SBS de seguridad pre-impacto. Todo un compendio de sistemas que demuestra el cambio tan fantástico que se ha producido en los nuevos Mazda.

El resto de información del Mazda 6 se encuentra en esta otra prueba de la berlina: Por la senda acertada

BUEN MALETERO. Sin ser el más capaz de su segmento, el maletero del Mazda 6, de 522 litros, tiene el volumen necesario para introducir el equipaje de la familia. Cuenta con una cortinilla para separar el cubículo de la zona de pasajeros, de modo que se puede cargar a tope sin miedo a que los bultos se desplacen y golpeen los cuerpos de los viajeros. Asimismo, incluye argollas, ganchos y también tiradores, que permiten abatir los asientos traseros de forma comodísima. Con los respaldos posteriores en posición horizontal, la superficie de carga es plana, sin escalones. Como solución a un pinchazo, hay un gel sellante y un compresor de aire. El plafón de luz se sitúa en el portón y no ilumina bien en garajes y otros sitios oscuros.

Texto y fotos: F.M.

2.191 cc / 150 CV / 1.505 kg / 202 km/h / 6,6 l/100 km / 34.980 €

DESTACA:
– Ligero, aerodinámico y excelente rutero.
– Rendimiento y suavidad del motor turbodiésel.
– Maletero amplio.

MEJORABLE:
– Sin información permanente de la temperatura del motor.
– Quinta plaza algo incómoda.
– Peculiaridades ergonómicas.

EQUIPAMIENTO DE SERIE Y SEGURIDAD
Climatizador bizonal; llantas de 19”; radioCD con lector de MP3 y conexiones auxiliares; faros bixenón adaptativos; navegador con pantalla táctil; cámara de visión trasera; Bluetooth; sensores de alumbrado, lluvia y aparcamiento; arranque por botón; mando HMI Commander; control de velocidad de crucero; reposabrazos delantero deslizante; retrovisor interior fotosensible; volante multifunción de cuero; luces diurnas por leds; barras portaequipajes, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales y de cortina; programa electrónico de estabilidad (DSC); ayuda al arranque en cuesta; Smart City Brake; alerta por cambio involuntario de carril; aviso de vehículos en el ángulo muerto; cambio automático de luces, etc.

GARANTÍA: Tres años o 100.000 kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 2.191 cc.
Potencia máxima 150 CV a 4.500 rpm.
Par máximo 380 Nm a 2.000 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Automática, 6 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados/discos.
Suspensión del/tras McPherson/multibrazo.

DIMENSIONES

Peso 1.505 kg.
Largo/ancho/alto 4.805/1.840/1.480 mm.
Cap. depósito 62 litros.
Vol. maletero 522-1.632 litros.
Neumáticos 225/45 R19.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 202 km/h.
De 0 a 100 km/h 10,0 segundos.
Urbano homologado 6,1 l/100 km.
Durante la prueba 6,6 l/100 km.
Emisiones CO2 129 g/km.
Impuesto Matriculación. 4,75%.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario