Mazda CX-5 2.2 D Style 4×2: Enorme evolución

Mazda CX-5 (frontal)

La nueva Mazda queda personificada en el CX-5, en el que se comprueba la enorme evolución que ha experimentado la marca en todos los aspectos: motores, calidad percibida, menor sonoridad, etc. Muy convincente esta versión, que será la más comercializada, del todocamino japonés.

Prueba realizada con BP Ultimate

Cuando, hace unos meses, analizamos la versión de gasolina del Mazda CX-5, comprobamos el gran salto de calidad experimentado por la marca japonesa, que se verá continuado en el nuevo 6, a punto de llegar a España. Calidad percibida, rodadura, sonoridad más baja, suavidad en la conducción… todo mejoraba exponencialmente respecto a sus hermanos de gama. Ahora, con el test a la versión turbodiésel 2.2 D de 150 CV, también queda reflejada la gran labor realizada en el apartado mecánico.

Así es, el bloque atesora una suavidad casi propia de un gasolina, teniendo la sensación de que apenas hay fricciones entre los diferentes componentes de la mecánica. Además, tras engranar una marcha más, la activación de los dos turbocompresores en serie se produce sin apenas retardo, lo que agrada y mucho al conductor. Asimismo, el sonido es realmente bajo si se compara, por ejemplo, con el CRTD de 115 CV del Mazda 3.

¿Qué más virtudes hay que añadir? Pues que apenas genera vibraciones en el habitáculo y que puede alardear de unos bajos excepcionales, ya que responde al acelerador girando en regímenes cercanos al ralentí. De hecho, puede sobradamente con unos desarrollos del cambio realmente largos: en sexta velocidad, a 2.000 vueltas, se circula a casi 120 km/h de marcador. Es más, es habitual no tener que moverse por encima de ese régimen, excepto en adelantamientos. Y la guinda del pastel la pone el consumo, que es verdaderamente ajustado, apenas 6,7 l/100 km durante la prueba, conduciendo por todo tipo de terrenos, favorables y desfavorables, e incluyendo manejo urbano. Precisamente, en la ciudad es donde también queda de manifiesto su suave manejo, algo que se consigue con una palanca del cambio muy agradable de usar y un pedal de embrague que no requiere ningún periodo de adaptación.

Una curiosidad del propulsor es que, al arrancar el coche, se revoluciona durante unos segundos, como un gasolina.

Asociado a la mecánica, se encuentra el dispositivo i-stop de parada y arranque automáticos del motor. Su funcionamiento es peculiar porque pone en marcha el motor cuando se pisa del todo el embrague y no cuando se comienza a pisar, como suele suceder en el resto de automóviles. No obstante, resulta suave en el empleo diario.

Mazda CX-5 (trasera)

Ligereza
El CX-5 es, sin duda, un coche ligero. El peso en orden de marcha con el bloque de gasóleo y la tracción 4×2, incluyendo líquidos y conductor, apenas supera los 1.500 kilos. Esta característica ayuda a registrar los buenos consumos mencionados anteriormente y también a ofrecer un dinamismo más que correcto teniendo en cuenta el coche que es. Por reacciones, lógicamente no llega a compararse con un turismo, pero se posiciona de forma destacada entre los SUV, al igual que su hermano mayor, el CX-7.

Este Mazda también tiene detalles mejorables: los mandos de la puerta del conductor no están iluminados (excepto el de su elevaluna), las guanteras de las puertas son pequeñas, no hay un botón en el interior para cerrar automáticamente las puertas ni un testigo permanente en la instrumentación con la temperatura del motor. Asimismo, los cristales de los retrovisores exteriores vibraban ligeramente en nuestra unidad de pruebas.

El resto de información del Mazda CX-5 (espacio interior, maletero, dinamismo, etc) se encuentra en esta otra prueba realizada con el motor de gasolina 2.0 de 165 CV: http://www.quintamarcha.com/QM/index.php/mazda-cx-5-2-0-style-2wd-precursor

Texto y fotos: F.M.

Mazda CX-5 (interior)

GAMA CX-5 DESDE: 25.420 euros

2.184 cc / 150 CV / 1.520 kg / 202 km/h / 6,7 l/100 km / 27.670 €

DESTACA:
– Motor exquisito en suavidad, rendimiento y consumos.
– Agilidad suficiente en un SUV.
– Espacio interior y maletero.

MEJORABLE:
– Kit reparapinchazos.
– Sin información de la temperatura del motor.
– Mandos sin iluminar/sin cierre de puertas.

EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD
Climatizador bizonal; llantas de 17”; radioCD con lector de MP3 y conexiones auxiliares; Bluetooth; arranque por botón; control de velocidad de crucero; volante multifunción regulable en altura y profundidad; ordenador de a bordo; pantalla a color; retrovisor interior fotosensible; asientos traseros abatibles; sensores de alumbrado y lluvia; retrovisores abatibles eléctricamente; cristales traseros tintados; sistema i-Stop, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales y de cortina; programa electrónico de estabilidad (DSC); ayuda al arranque en cuesta (HHA); asistencia a la frenada en ciudad (Smart City Brake), etc.

GARANTÍA: – Tres años o 100.000 kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 2.184 cc.
Potencia máxima 150 CV a 4.500 rpm.
Par máximo 380 Nm a 1.800 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Manual, 6 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados/discos
Suspensión del/tras McPherson/multibrazo.

DIMENSIONES

Peso 1.520 kg.
Largo/ancho/alto 4.555/1.840/1.710 mm.
Cap. depósito 58 litros.
Vol. maletero 503 litros.
Neumáticos 225/65 R17.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 202 km/h.
De 0 a 100 km/h 9,2 segundos.
Urbano homologado 5,4 l/100 km.
Durante la prueba 6,7 l/100 km.
Emisiones CO2 119 g/km.
Impuesto Matriculación. Exento.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario