Seat León 1.4 TSI Style: Enseña las garras

Seat Leon (frontal)

La tercera generación del Seat León enseña sus afiladas garras a sus rivales al presentar mejoradas las bonanzas de su predecesor y sumar un interior más trabajado y un equipamiento tecnológico de primera. El compacto español ruge con un motor TSI fantástico y un dinamismo a la altura de lo esperado.

Prueba realizada con BP Ultimate

Viniendo de un gran coche como el Seat León II, la expectación en la última entrega del compacto español era verdaderamente grande y a fe que no decepciona, por lo que le auguramos plaza entre los más vendidos de su segmento, continuando de este modo con sus exitosos registros comerciales.

La parte dinámica continúa estando a la altura de las referencias en su categoría. La suspensión de serie (hay otra de tintes racing para el acabado FR), con una puesta a punto realmente inteligente (firme pero suficientemente cómoda para rutas), y unos anchos neumáticos opcionales 225/45 R17 permiten abordar curvas con una entereza sobresaliente, sin apenas oscilaciones de la carrocería y comprobando, primero, que no se producen apenas subvirajes (incluso en los giros más lentos), y, segundo, que se tarda mucho en llegar al límite de adherencia y estabilidad. Con la dirección, de tacto directo, es fácil situar al coche en la trazada deseada sin que sea necesario un gran dominio de pilotaje. El Léon incluso permite errores sin que el coche se descontrole: en pleno apoyo, se puede cambiar la trayectoria y también frenar. Para erradicar las pérdidas de tracción cuando se usa contundentemente el acelerador, se encuentra el conocido diferencial electrónico XDS, que actúa como un autoblocante. Cabe señalar que la unidad de pruebas, al tener menos de 150 CV, llevaba un eje torsional trasero, en vez de un esquema multibrazo, pese a lo cual la nota obtenida es muy alta.

Seat Leon (trasera)

En viajes, casi todos a velocidades legales o, como máximo, a 130 km/h en vías de primer orden, la sonoridad aerodinámica está bien limitada, siendo más perceptible el ruido de rodadura, por lo que el cansancio tarda en llegar a los ocupantes. Por su parte, la estabilidad lineal muy lograda facilita al conductor los desplazamientos, pues no tiene que ir corrigiendo el volante.

Sedoso TSI
Del motor 1.4 TSI de 122 CV, reproduzco lo comentado en el Skoda Rapid con esta misma mecánica: “De sobra conocido, este fantástico propulsor TSI, de inyección directa y dotado de un turbocompresor, otorga el par máximo desde casi el ralentí. ¿Ello qué supone? Pues un empuje notorio por debajo de las 2.000 vueltas, como un turbodiésel pero mucho más sedoso (parece que no hubiera ninguna fricción entre los componentes del motor). Por su parte, la potencia máxima se obtiene a 5.000 rpm, por lo que, en muchas ocasiones, no compensa superar ese régimen. En los bancos de potencia, este TSI suele ofrecer algunos CV extras, lo que es garantía de seguridad a la hora de viajar cargados”. En el León, viene con soluciones ecológicas, incluidos el Start&Stop, bastante suave, y el cambio recomendado de marcha. A ritmos normales, cambiando con prontitud y sumando muchos más kilómetros interurbanos que en la ciudad, la cifra se situó en 6,3 l/100 km, registro que, obviamente, sube exponencialmente si exprimimos la mecánica, pero que también es fácil de bajar, situándose en torno a 5,5 l/100 km, en recorridos interurbanos con terreno favorable (llano y bajadas). Otro detalle destacado es que, sea cual sea nuestro ritmo de conducción, es patente la baja sonoridad del bloque. Este TSI se asocia a un cambio manual de seis velocidades, con inserciones rápidas y limpias, lo que permite realizar con eficacia una conducción deportiva.

Seat Leon (interior)

Interior más trabajado
Sin ser original en su concepción, el interior está claramente más trabajado que en su predecesor. Lo mejor es que la consola central, al estar orientada al conductor, tiene los mandos muy a mano. Además, estos están posicionados de forma inteligente. Los huecos portaobjetos son numerosos: uno en la consola central y otro a la izquierda del salpicadero (debajo del volante), dos posavasos, una guantera central, etc.

BUEN CUERO. El Seat León puede equiparse opcionalmente con tapicería de cuero (1.470 euros), que es de buena calidad porque no se desliza el cuerpo (al menos, en las plazas delanteras) y transpira bien, algo muy de agradecer en días calurosos. Los asientos anteriores son calefactados con tres intensidades, seleccionables mediante un mando situado en la consola central, tienen regulación lumbar, cajones integrados en las banquetas y bolsas en la parte trasera. Además, sujetan bien el cuerpo en curvas, porque los resaltes laterales son suficientemente voluminosos, y son válidos para el día a día porque ni el tronco ni las piernas van encajonados. La postura de conducción es fantástica y resulta fácil acomodarse a los mandos por los amplios ajustes del asiento y el volante. Como punto débil, resaltar que la tapicería, al ser clara, es fácil de ensuciar. Como en otros Seat, se puede viajar en una posición baja. Una nota curiosa es que los cinturones de seguridad no tienen regulación en altura, característica muy común en los coches de última generación.

MUCHO ESPACIO PARA DOS. En las plazas laterales traseras del León, aunque delante viajen personas de talla alta, se pueden acomodar perfectamente pasajeros de estatura media, ya que el espacio disponible para las piernas y la cabeza es de los mejores del segmento. Los respaldos de estas plazas están perfilados para que las espaldas no se desplacen en terrenos revirados. Como en la mayoría de modelos, la quinta plaza es incómoda, por ser más estrecha y por tener un asiento más voluminoso. Además, molesta el túnel de transmisión. Para ampliar el confort, hay salidas de aire, luces de lectura y asideros.

AMPLIO. También en cuanto a capacidad del maletero el compacto español está entre los mejores. El cubículo dispone de 380 litros (40 litros más que el anterior León) y tiene formas regulares, por lo que se puede aprovechar fácilmente. Incluye argollas para acoplar una red y ganchos. La rueda de repuesto de emergencia es opcional (49 euros) porque de serie viene con un kit reparapinchazos. Si se abaten los asientos traseros, queda un escalón en la superficie de carga.

FAROS FULL LED. Por 1.174 euros, el León puede equiparse con grupos ópticos con todas las funciones de iluminación por leds, algo nunca visto en este segmento. Con una vida útil de 10.000 horas, no requieren mantenimiento y no disponen de función adaptativa (no giran en curvas para iluminar el interior de las mismas), aunque, para compensarlo, los faros antiniebla incluyen la tecnología Cornering. Seis diodos se encargan de la luz de cruce y otros tres de la de carretera. No hay en opción faros de xenón.

NAVEGADOR. Por 641 euros (no excesivamente caro), se puede equipar el coche con navegador con pantalla táctil y a color de 5,8 pulgadas, muy bien situada porque no hay que desviar mucho la mirada de la carretera. Cuando acercamos la mano a dicha pantalla, se despliegan automáticamente diversos menús. El sistema incluye lectores de tarjetas SD, reconocimiento por voz, entradas auxiliares, información del tráfico, etc. El Léon no tiene antena a la vista en el techo, pese a lo cual no se pierden emisoras en los viajes.

EQUIPAMIENTO DE SEGURIDAD. El acabado Style del modelo español incluye un amplio equipamiento de seguridad. De serie, viene con airbag de rodillas para el conductor, ayuda al arranque en pendiente, diferencial electrónico XDS, etc. En opción, se encuentran dos packs interesantes. Uno, por 296 euros, engloba la alerta por cambio involuntario de carril (actúa sobre la dirección) y el asistente de cambio de luces largas a cortas y viceversa. El otro, por 128 euros, está formado por el recordatorio de los cinturones de seguridad en las plazas traseras y el detector de fatiga.

Más información del Seat León en esta toma de contacto realizada durante la presentación del modelo: Más fuerte y tecnológico

Texto y fotos: F.M.

GAMA LEÓN: Desde 14.990 euros.

1.395 cc / 122 CV / 1.224 kg / 202 km/h / 6,3 l/100 km / 16.330 € (con promociones).

DESTACA:
– Buen espacio para cuatro personas y amplio maletero.
– Rendimiento y suavidad del motor TSI.
– Buen rutero y eficaz en curvas.

MEJORABLE:
– Rueda de repuesto de emergencia.
– Quinta plaza incómoda.
– Tapicería clara fácil de ensuciar.

EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD
Climatizador bizonal; radioCD con lector de MP3, conexiones auxiliares y lector de tarjetas SD; llantas de 16 pulgadas; Bluetooth; asientos delanteros regulables en altura; pantalla táctil central; faros con función Coming Home; Start&Stop; indicador de cambio recomendado de marcha; volante multifunción ajustable en altura y profundidad; asientos traseros abatibles; elevalunas y retrovisores eléctricos; ganchos en el maletero; control de velocidad de crucero; faros antiniebla con función Cornering, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales, de cortina y de rodillas para el conductor; programa electrónico de estabilidad (ESC); diferencial autoblocante electrónico (XDS); anclajes Isofix; ayuda al arranque en pendientes; reposacabezas activos, etc.

GARANTÍA: Dos años sin límite de kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 1.395 cc.
Potencia máxima 122 CV a 5.000 rpm.
Par máximo 200 Nm a 1.400 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Manual, 6 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados/discos.
Suspensión del/tras McPherson/eje torsional.

DIMENSIONES

Peso 1.224 kg.
Largo/ancho/alto 4.263/1.816/1.459 mm.
Cap. depósito 50 litros.
Vol. maletero 380 litros.
Neumáticos 205/55 R16.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 202 km/h.
De 0 a 100 km/h 9,3 segundos.
Urbano homologado 6,5 l/100 km.
Durante la prueba 6,3 l/100 km.
Emisiones CO2 120 g/km.
Impuesto Matriculación. Exento.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario