Tabaco y mascotas, malos compañeros de viaje

fumar-coche

Los olores más complicados de quitar en un coche son los derivados del tabaco y de las mascotas, necesitando además de una limpieza específica de la tapicería, la utilización de ambientadores para acabar con ellos, según se desprende de un estudio realizado por la empresa especializada en higiene de automóviles y hogares Fresh Way.

La compañía cree que las soluciones aplicadas por la mayoría de usuarios son insuficientes. En el caso del tabaco, los conductores se limitan al uso de remedios caseros como las bolas de lavanda en el cenicero o la arena de gato para apagar las colillas, acciones que no erradican el olor impregnado en el tapizado de los asientos, los paneles de las puertas, el volante o hasta en el plástico más o menos rígido del salpicadero.

Fresh Way recomienda para eliminar hasta el 85% el olor del tabaco el uso de ambientadores para coche específicos anti-tabaco combinados con una limpieza a fondo y en tercer lugar la aplicación de algunos de los remedios mencionados anteriormente.

mascotas-coche

Después del tabaco, el segundo olor que más cuesta eliminar del habitáculo de nuestro coche es el de las mascotas. Los dueños de estos animales, que deben transportarlo según una legislación específica, se sorprenden cuando otras personas entran por primera vez al interior del automóvil y perciben ese olor tan característico de una mascota que viaja habitualmente. Aunque el cepillado y la limpieza de la tapicería suelen ser efectivos (más en la piel que en la tela), es recomendable usar ambientadores para coche en spray y cítricos en tarrina en la parte trasera (donde viajan las mascotas), ayudando a eliminar en casi el 90% el problema del olor.

Los olores procedentes de vómitos y orinas son también muy desagradables, siendo el tiempo el factor más importante para su total eliminación: cuanto más rápido se limpie y se actúe sobre ellos antes desaparecerán del todo. Para luchar contra este olor es recomendable utilizar productos químicos y ambientadores durante varios meses, tanto vaporizadores para tapicerías como tarrinas de gel con aromas cítricos.

Por último, el olor a sudor es otro de los que entra en esta desagradable lista. Y es que cuando penetra en el interior de la tapicería es uno de los olores más difíciles de erradicar, siendo todavía más complicado de quitar en la tela que en el cuero y teniendo mucha importancia el momento de limpieza, así como la época del año. Existen ambientadores antisudoración diseñados de forma específica para este problema, que habría que combinar con una limpieza a fondo de la tapicería.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario