Uno de cada cuatro conductores no ha preparado su coche para la operación salida que se inicia este fin de semana

Hoy arranca la primera operación salida del verano que pondrá a cientos de españoles al volante en busca de las merecidas vacaciones. Según las estimaciones del comparador de seguros de coche Acierto.com, este año el número de desplazamientos –julio y agosto– podría alcanzar los 72 millones. A los riesgos de la carretera, se añade el estado de los vehículos, pues uno de cada cuatro conductores no ha preparado su coche para los viajes que le esperan.


La falta de mantenimiento de los vehículos, la antigüedad del parque automovilístico español, la falsa sensación de seguridad generada por el descenso de la movilidad durante el coronavirus, y los comportamientos imprudentes se encuentran detrás de los accidentes.

El comparador estima que 1,6 millones de vehículos necesitarán recurrir a la asistencia en carretera de su seguro. El 90% de las incidencias serán fruto de averías en el motor, descargas de batería, fallos en el sistema eléctrico, pinchazos y reventones de neumáticos. Mientras, el 10% restante corresponderá a accidentes y otras causas.

Estas averías se encuentran directamente relacionadas con la puesta a punto de nuestro vehículo. Y es que hasta uno de cada cuatro conductores no revisará el suyo antes de salir de viaje. Algo que preocupa todavía más si tenemos en cuenta que el mantenimiento regular del vehículo tampoco es una prioridad: hasta dos de cada cinco españoles admiten no pasar siquiera las revisiones estipuladas por el fabricante.

No podemos perder de vista en este punto la antigüedad de nuestro parque automovilístico, que se sitúa en los 12,4 años (y los peligros que eso conlleva). Así, los coches antiguos son protagonistas de dos de cada cinco accidentes de tráfico y el riesgo de accidente en turismos de diez a catorce años es 1,6 veces superior.

1.806 fallecidos en las carreteras españolas en 2019

Pero los siniestros del coche no solo están relacionados con la asistencia y con las averías: estamos hablando de 160.000 accidentes adicionales (ese 10% restante). Teniendo en cuenta que en 2018 el número de fallecidos en las carreteras de nuestro país alcanzó los 1.806, la cifra es preocupante.

Las distracciones –el 32%–, el exceso de velocidad –22%–, la fatiga –es la causa de entre el 20% y el 30% de los accidentes– y el consumo de bebidas alcohólicas –21%– se encuentran tras estos percances. Lo peor es que la mayoría de españoles ignora esta realidad: por ejemplo, hasta dos de cada cinco creen que las víctimas mortales no alcanzan el millar. Por franjas horarias, la de mayor concentración de accidentes es la de después de comer. Y se extiende hasta las 20:00 horas.

El 14% reconoce no hacer ni una parada en los viajes largos

Por desgracia, parece que son muchos los riesgos que asumen los conductores españoles. Para empezar, el 14% admite realizar viajes largos sin realizar una sola parada. El calor, en este caso, además, no ayudará a mitigar la sensación de fatiga.

La seguridad de los niños también se pone en juego: más de la mitad de los españoles pone en peligro a sus hijos al volante. En concreto, el 52% lleva a su hijo en la sillita con el abrigo puesto, un acto que dispara los riesgos en caso de accidente.

Puesta a punto y consejos para la carretera

Vistas las estadísticas, el comparador Acierto establece una serie de consejos antes de salir de viaje y durante el mismo que permiten reducir el riesgo de sufrir un percance en la carretera. En primer lugar y en lo que atañe a la puesta a punto del coche:

Revisar los neumáticos: comprobar la presión de los neumáticos en frío, así como el dibujo, es clave. Además, hay que tener en cuenta que durante el verano las ruedas sufren un desgaste superior al 15%.

Revisar los líquidos: el líquido anticongelante, niveles de aceite, combustible, el del limpiaparabrisas. Son imprescindibles para evitar averías mayores.

El filtro del aire acondicionado es clave en verano: es recomendable limpiarlo antes de emprender la marcha, independientemente de si hemos tenido el coche parado o no.

Las luces son igualmente importantes, inclusive las antiniebla, freno e intermitentes. Podemos consultar el manual del coche si no sabemos cambiarlas o acudir a un taller si hay alguna fundida.

Elementos de seguridad: otros elementos fundamentales son los triángulos de emergencia y el chaleco reflectante, así como la póliza de seguros. En cuanto a la asistencia en carretera de esta última, resulta muy útil comprobar si se hace cargo desde el kilómetro cero, si garantiza la llegada a nuestro destino con un coche de sustitución y demás. Las coberturas varían en función del seguro y de la aseguradora. Comprobar que el resto de la documentación está al día –ITV, permisos de conducir y circulación– será también elemental.

Los sistemas de retención de los niños: no podemos perderlos de vista. Revisaremos que están correctamente anclados y que su instalación sigue las instrucciones del fabricante.

Planificar la ruta con antelación: y utilizar aplicaciones que vayan actualizando los datos del tráfico sobre la marcha para evitar atascos y accidentes. Fijar un horario de salida también resulta útil para evitar retrasos, sobre todo si no deseamos salir en horas de más tráfico.

Evitar el consumo de alcohol al volante y optar por agua o bebidas azucaradas para mantener la concentración. También las comidas copiosas –una digestión pesada puede generar adormecimiento–.

Mantener la temperatura del coche constante entre 20 y 23 grados centígrados en la medida de lo posible. En cualquier caso, es mejor evitar las horas de más calor.

Usar ropa y calzado cómodos: zapatos que sujeten bien el pie y permitan acceder a los pedales sin problemas, y prendas que nos ofrezcan libertad de movimiento.

Antes de sentar a nuestro pequeño en la sillita deberemos comprobar la temperatura interior del vehículo. Será clave para evitar golpes de calor y otras complicaciones. Lo recomendable es proteger el coche del sol y encender el aire acondicionado antes de meterlo dentro.

Consultar al pediatra: en caso de que los más pequeños se mareen y vayamos a enfrentarnos a un viaje largo.

No dejar elementos sueltos dentro del vehículo: en caso de accidente pueden salir disparados y causar lesiones. Desde el equipaje hasta las sillas de la playa y los juguetes de los niños.

Parar a descansar: si llevamos niños lo recomendable es hacerlo cada 150 kilómetros. O cada dos horas.

Respetar las normas: además este año la DGT ya ha preparado hasta 1.324 radares. El organismo también ha anunciado que se incrementarán los controles de velocidad, alcohol y drogas.

Vigilar la temperatura del motor para que no se sobrecaliente.

Comentarios desactivados en Uno de cada cuatro conductores no ha preparado su coche para la operación salida que se inicia este fin de semana

Catalogado como Noticias

Comments are closed.