Volkswagen Golf 2.0 TDI Sport: Grata recomendación

Volkswagen Golf (frontal)

Generación tras generación, y ya van siete, el Volkswagen Golf siempre se ha mantenido como uno de los compactos más recomendables de adquirir por su agrado de conducción, calidad y buen espacio. Con el motor turbodiésel 2.0 TDI de 150 CV, hay que sumar un sorprendente binomio prestaciones/consumos.

Prueba realizada con BP Ultimate

Hoy por hoy, el Volkswagen Golf es el compacto con mayor tradición e historia del mercado. Esa virtud, lejos de ser una carga por la responsabilidad que conlleva, resulta un perfecta aliada para seguir enganchando a más y más clientes, y, de esta forma, seguir aumentando el mito de un coche que, generación tras generación, no ha decepcionado nunca. La séptima entrega del compacto alemán sigue siendo una compra acertada e inteligente, aunque poco económica, pues el precio es claramente superior al de los rivales de marcas generalistas (a los que supera en muchos apartados). No todo deben ser alabanzas.

Desarrollado a partir de una nueva plataforma, la modular MQB, permite una conducción muy agradable en cualquier circunstancia, característica muy demandada por la gente. El tacto de la dirección, el cambio y los pedales convence tanto a ritmos tranquilos como buscando las cosquillas al coche. Propio de un coche del Grupo Volkswagen, el acople hombre/máquina es casi inmediato, por lo que rápidamente se coge confianza a los mandos.

Volkswagen Golf (trasera)

Abordar curvas con él gratifica mucho. Primero, por la facilidad con que sigue nuestras órdenes y, segundo, porque nos hace sentir sensaciones de diversión y eficacia. No es el más radical para estos menesteres, pero a fe que su paso puede llegar a ser verdaderamente rápido. Además, subvira poco en los giros lentos y mantiene la trayectoria aun siendo exigentes. Por otra parte, sumando kilómetros se percibe un habitáculo muy bien aislado de ruidos aerodinámicos y del motor, quedando patente que el desembolso mayor frente a un generalista tiene su justificación. El acabado Sport implica, de serie, una suspensión más firme que la convencional (hay una tercera, que es adaptativa), que no llega a ser tortuosa en firmes irregulares, por lo que el Golf no pierde su acertado carácter polivalente, válido para todo tipo de escenarios. Para poder variar la conducción, el Golf puede disponer de cuatro modos seleccionables en la pantalla táctil central: Eco, Normal, Sport e Individual. En nuestra unidad de pruebas, se podía variar la respuesta al acelerador, la asistencia de la dirección y el funcionamiento del control de crucero adaptativo y de las luces dinámicas, entre otros elementos. Cabe destacar que los neumáticos eran los opcionales 225/45 con llantas de 17 pulgadas, más anchos que los de serie, unos 205/55 R16.

Motor 2.0 TDI de 150 CV
A falta de la variante GTD, de 184 CV, la opción turbodiésel más potente es con el bloque 2.0 TDI de 150 CV. Muy recomendable por la fantástica relación prestaciones/consumos que logra, desarrolla la potencia máxima a tan sólo 3.500 rpm y empuja desde mucho antes de las 2.000 vueltas, por lo que puede con un cambio cuyos largos desarrollos implican que la sexta velocidad sea plenamente operativa sólo en vías de primer orden (a 100 km/h se circula a tan sólo 1.600 vueltas), como también sucedía en el Audi A3 (http://quintamarcha.com/index.php/audi-a3-2-0-tdi-ambition-rodar-verde). Nos ha gustado mucho su aislamiento, tanto acústico (apenas se percibe en el habitáculo, incluso en aceleraciones, y nada a velocidades de crucero) como de vibraciones (aunque aceleremos desde casi el ralentí en marchas largas, no hay temblores ni en volante, pedales o palanca del cambio). Sumados 700 kilómetros, la mayoría en zonas interurbanas, el consumo medio logrado fue de 5,2 l/100 km, una fantástica cifra que permite lograr una autonomía de cerca de mil kilómetros. No fuimos buscando el mínimo gasto posible, pues incluso subimos puertos habiendo podido evitarlos. En terrenos desfavorables, no es fácil ver registros por encima de 7,0 l/100 km y en bajadas y llanos, no es extraño bajar de los 5,0 l/100 km. Todo un devorakilómetros económico y con buenas prestaciones (ver ficha técnica). Por supuesto, incluye soluciones ecológicas BlueMotion, como Start&Stop, indicador de cambio recomendado de marcha, recuperador de la energía, etc.

Volkswagen Golf (interior)

Interior convincente

La calidad del habitáculo queda patente nada más entrar al interior, situándose en una posición intermedia entre la del Seat León y el Audi A3. El manejo de los componentes se realiza de forma muy intuitiva y los componentes están perfectamente ensamblados, lo que queda demostrado al pasar por firmes adoquinados, pues no aparece algún grillo que muestre desajustes. El freno de mano es eléctrico, lo que deja un amplio espacio entre los asientos delanteros para dejar objetos, y para cargar los CD’s hay que hacerlo desde el equipo que se encuentra en la guantera, mucho más incómodo que desde un cabezal situado en la consola central.

Más información del Volkswagen Golf, en esta otra prueba con el motor turbodiésel 1.6 TDI de 105 CV: http://quintamarcha.com/index.php/volkswagen-golf-1-6-tdi-advance-siempre-agrada

ESPECÍFICOS. Los asientos delanteros del acabado Sport son específicos. Están tapizados en Alcántara y tela, son regulables en altura y vienen con cajones debajo de la banqueta para depositar objetos pequeños. Sujetan bien el cuerpo en curvas, excepto en la zona de los hombros, y otorgan una postura al volante perfecta. Gracias a una amplia superficie acristalada en el frontal, la parte trasera y los laterales, la visibilidad del conductor es muy buena, algo muy de agradecer sobre todo en la ciudad, donde hay que estar más atento a motos, peatones, bicis, perros, etc.

CONTORNOS MARCADOS. Por espacio trasero, el Golf es uno de los compactos más recomendables de adquirir: aun siendo altos los ocupantes de las plazas delanteras, se pueden acomodar sin estrecheces adultos de talla media en las posteriores. Apenas hay caída del  techo, por lo que el espacio para las cabezas es realmente destacado. Además, las puertas son grandes y tienen un gran ángulo de apertura, por lo que resulta cómodo acceder y salir del habitáculo. Los asientos tienen contornos más marcados de lo habitual, que no llegan a encajonar el cuerpo (no son incómodos) y sirven para sujetar mejor en terrenos revirados. Como suele suceder en la mayoría de los coches, la quinta plaza es más estrecha, tiene un mullido más voluminoso y molesta el túnel de transmisión. En el respaldo hay un hueco para acceder al maletero. Para aumentar el confort, hay salidas de aire y asideros.

BUEN MALETERO. Como el de su primo, el Seat León, el maletero del Volkswagen Golf ofrece 380 litros, una cifra destacada dentro del segmento C. Incluye un plano de carga movible que se puede colocar en dos alturas. Si se sitúa en la posición más alta y se abaten los asientos traseros, la superficie resultante es plana, evitándose así el incómodo escalón. Las formas regulares del cubículo permiten aprovecharlo bien a la hora de cargar. Como solución a un pinchazo, hay una rueda de repuesto de emergencia.

SISTEMAS DE SEGURIDAD. En cuanto a equipamiento tecnológico de seguridad, el Golf no tiene nada que envidiar al Ford Focus, referencia en este apartado. El acabado Sport incluye de serie frenado de emergencia anticolisiones múltiples (cuando hay un accidente, actúan los frenos automáticamente para evitar más choques entre coches), detector de fatiga y sistema Pre-Crash (actúa en dos fases: tensa los cinturones en una frenada de emergencia y cierra ventanas y techo corredizo si se pierde la estabilidad). También hemos podido analizar en la unidad de pruebas el control de crucero adaptativo, que es fantástico, porque mantiene siempre la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede. Este sistema con tráfico intenso es un inventazo. Muy, muy recomendable. Asimismo, hemos visto cómo funciona el asistente de mantenimiento de carril, que actúa sobre la dirección si nos vamos a salir del mismo.

Texto y fotos: F.M.

GAMA GOLF: Desde 18.500 euros (sin descuentos ni Plan PIVE).

1.968 cc / 150 CV / 1.429 kg / 216 km/h / 5,2 l/100 km / 26.040 € (sin descuentos ni Plan PIVE).

DESTACA:
– Equipamiento de seguridad de serie.
– Espacioso y comportamiento equilibrado.
– Relación prestaciones/consumo.

MEJORABLE:
– Rueda de repuesto de emergencia.
– Quinta plaza justa.
– Más caro que la competencia generalista.

EQUIPAMIENTO DE SERIE Y SEGURIDAD
Climatizador bizonal; llantas de 16 pulgadas; radioCD con lector de MP3 y conexiones auxiliares; pantalla táctil central de 5,8 pulgadas; sensores de alumbrado, lluvia y aparcamiento; volante multifunción de tres radios; control de velocidad de crucero; Bluetooth; maletero con piso movible; asientos deportivos delanteros con tapizado en Alcántara y Tela, y regulables en altura; retrovisores plegables eléctricamente; freno de mano eléctrico; Start&Stop, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales, de cortina y de rodillas para el conductor; programa electrónico de estabilidad (ESC); detector de fatiga; sistema Pre-Crash; diferencial XDS; anclajes Isofix; frenado de emergencia anticolisiones múltiples, etc.

GARANTÍA: Dos años sin límite de kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 1.968 cc.
Potencia máxima 150 CV a 3.500 rpm.
Par máximo 320 Nm a 1.750 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Manual, 6 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, electromecánica.
Frenos del/tras Discos ventilados/discos.
Suspensión del/tras McPherson/multibrazo.

DIMENSIONES

Peso 1.429 kg.
Largo/ancho/alto 4.255/1.799/1.452 mm.
Cap. depósito 50 litros.
Vol. maletero 380 litros.
Neumáticos 205/55 R16.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 216 km/h.
De 0 a 100 km/h 8,6 segundos.
Urbano homologado 5,0 l/100 km.
Durante la prueba 5,2 l/100 km.
Emisiones CO2 106 g/km.
Impuesto Matriculación. Exento.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario