Alucina con el Electric Pacesetter, el Mini eléctrico ‘Safety car’ de la Fórmula E

El Mini Electric Pacesetter es el nuevo ‘Safety car’ de la serie de carreras del Campeonato Mundial de Fórmula E de la ABB FIA. Conecta el futuro electrificado de la marca con la historia de las carreras de John Cooper Works. Creado a partir del nuevo Mini Cooper SE es una colaboración entre Mini Design, BMW Motorsport y la Formula E (FIA).

Recambios Getafe

«Ya hemos demostrado lo bien que combinan la diversión al volante y la movilidad eléctrica con el Mini Eléctrico», dice Bernd Körber, director de Mini. «Sin embargo, el Electric Pacesetter, inspirado en el JCW, va un paso más allá y combina el carácter y el rendimiento de la marca John Cooper Works con la movilidad eléctrica. Esta versión extrema del Mini Eléctric se ha desarrollado como coche de seguridad para la Fórmula E, por lo que claramente no está pensado para su uso en carreteras públicas. Pero revela una de las direcciones que podríamos tomar con la electrificación de la marca JCW. Para mí, el mensaje es claro: la electrificación y John Cooper Works encajan bien».

Dinamismo al máximo: el diseño exterior

El exterior del nuevo ‘Safety car’ ha sido concebido para la vida en la pista y representa la interpretación más dinámica hasta ahora de un Mini con motor totalmente eléctrico. «El diseño es una emocionante simbiosis de precisión técnica y emoción», explica Oliver Heilmer, jefe de Diseño de la marca del Group BMW. «Aquí, la función dicta la forma, y muchos elementos de diseño han sido moldeados por consideraciones técnicas. Por ejemplo, trabajamos estrechamente con nuestros colegas de BMW Motorsport para desarrollar la forma de los pasos de rueda y los faldones delanteros y traseros y el programa de optimización de los mismos incluyó medidas de ahorro de peso. Este lenguaje de diseño, visualmente impactante y técnicamente preciso, confiere al coche una gran sensación de compromiso emocional y emoción».

En la parte delantera del coche, los iconos clásicos de Mini, como los faros circulares y la parrilla hexagonal del radiador, crean la cara familiar y fácilmente reconocible del modelo. Al mismo tiempo, los elementos característicos de John Cooper Works, como los pasos de rueda adaptados al ancho de vía del coche y el profundo faldón delantero con divisores adicionales a la izquierda y a la derecha, realzan el aspecto deportivo del frontal. La «rejilla del radiador», que no se ve, y el logotipo de Mini Electric señalan el «corazón» eléctrico del ‘Safety car’. Dado que prácticamente no es necesario refrigerar el sistema de propulsión a través de la zona superior de la parrilla, el frontal está prácticamente cerrado para favorecer la aerodinámica. Las únicas excepciones son la zona de debajo de la parrilla y las llamativas aberturas, casi cuadradas, para la refrigeración de los frenos. Las luces intermitentes blancas del ‘Safety car’ se integran armoniosamente en el capó. Las características franjas del capó de Mini se extienden por el techo hasta la parte trasera.

Mostrando los genes de competición de Mini: los flancos

El Electric Pacesetter también tiene un aspecto extremadamente dinámico desde el lateral. La interacción de los faldones geométricamente acentuados (con bordes aerodinámicos cuidadosamente colocados) y los faldones laterales deportivos dan al coche la apariencia de estar avanzando incluso antes de girar una rueda. Junto con las llantas de mayor diámetro, que casi llenan los pasos de rueda, estos elementos refuerzan la tradicional «postura sobre las ruedas» de Mini. Los faldones y los alerones se han fabricado, más exactamente, se han impreso en 3D con fibra de carbono reciclada en Oxford. Las líneas y superficies amarillas de los elementos aerodinámicos (por ejemplo, las aletas, los faldones y el alerón trasero) son un guiño a la optimización del flujo de aire que se lleva a cabo en estas zonas y añaden un toque visual a los deflectores de aire y a los bordes aerodinámicos. Las ligeras llantas forjadas de 18 pulgadas en diseño bicolor negro-neón/naranja aportan una importante profundidad visual y una mayor complejidad a los elementos de cuatro radios del John Cooper Works GP.

El color principal de la carrocería es un plateado mate que se extiende más allá del punto central del coche. Un revestimiento de alto brillo con una gradación de color en dos etapas –desde Highspeed Orange hasta Curbside Red met.– cubre el resto de la carrocería hasta la parte trasera. El contraste entre las superficies mates y brillantes aporta una suavidad adicional a la silueta, mientras que las claras líneas de separación diagonal entre los diferentes colores inyectan un mayor dinamismo. En los flancos, un patrón inspirado en la bandera de cuadros comparte el escenario con un gran logotipo de Mini Electric, que también se encuentra en la parrilla del radiador, en el techo y en la parte trasera. El diseño del ‘Safety car’ también incluye gráficos específicos del reglamento y de los patrocinadores, que añaden más intensidad visual al carácter de competición del coche.

Amplia y llamativa: la parte trasera

La parte trasera en negro y Curbside Red met. utiliza superficies acentuadas en amarillo para ampliar el llamativo lenguaje del diseño del frontal y los flancos y constituye una declaración extremadamente moderna y dinámica. El prominente alerón trasero montado en el techo, con flujo de aire y líneas de acento amarillas, también integra la unidad de luces de señalización y fue impreso en 3D en Oxford. Los pasos de rueda ensanchados acentúan la anchura de las vías del coche y hacen una transición perfecta hacia el pronunciado faldón trasero. El faldón trasero tiene recortes alrededor de las ruedas, lo que permite ver los neumáticos de competición de mayor agarre. Entre las ruedas se encuentra un difusor sin adornos. Cuando se ve el coche desde este ángulo, los acentos en Yellow Enigmatic y la ausencia de salidas de escape lo identifican como un coche impulsado por un sistema eléctrico.

Reducción máxima: el interior

La zona del conductor se compone de un asiento homologado con cinturón de seis puntos de anclaje, un volante con amortiguador de fibra de carbono de diseño minimalista y un cuadro de instrumentos digital. La pantalla de información central está cubierta de fibra de carbono para reducir el peso. La consola central alberga la palanca de cambios, el freno de mano y los mandos de las luces de señalización necesarias, todo ello en fibra de carbono vista. Los paneles de las puertas de fibra de carbono también se han reducidos. Y cuenta con jaula antivuelco soldada, que maximiza la seguridad.

Listo para el circuito, con ayuda de BMW Motorsport

Detrás del potente diseño del Electric Pacesetter, se encuentra la experiencia de BMW Motorsport, consiguiendo que el coche de seguridad tenga un peso en orden de marcha de unos 1.230 kg, 130 kg más ligero que el Mini Cooper SE de serie. El sistema de propulsión, también basado en el del Cooper SE, produce 135 kw y 280 Nm (206 lb-ft), lo que permite al Electric Pacesetter acelerar de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos (modelo estándar: 7,3 s) y de 0 a 60 km/h en 3,6 segundos (modelo estándar: 3,9 s).

El sistema de propulsión se combina con la suspensión de competición (ajustable en tres direcciones para el rebote, la compresión, la altura y la inclinación) para ofrecer la máxima sensación de kart. Los anchos de vía han aumentado 10 mm, con llantas del John Cooper Works GP y neumáticos Michelin Pilot Sport (245/40 R18), las mismas gomas que montan las ruedas delanteras de los coches de carreras de la Fórmula E.

Estreno en el E-Prix de Roma el 10 de abril

El Mini Electric Pacesetter verá la luz por primera vez en Roma el 10 de abril de 2021 en el segundo evento (Carrera 3) de la temporada 2021 de la Fórmula E. Al volante estará el piloto oficial del ‘Safety car’ de la FIA, Bruno Correia, que aseguró que el Mini «es muy divertido de conducir, se siente como un karting».

Comentarios desactivados en Alucina con el Electric Pacesetter, el Mini eléctrico ‘Safety car’ de la Fórmula E

Catalogado como Noticias

Comments are closed.