¿Cómo afrontar un viaje con calor extremo?

Viajar-en-verano

Ante las sucesivas olas de calor que estamos viviendo, conviene recordar una serie de comportamientos que hay que seguir antes y durante un viaje para asegurarnos que este sea seguro. Tanto nuestro coche como nosotros mismos debemos tener una serie de cuidados para que las altas temperaturas que estamos sufriendo no nos afecten al volante.

Debido a las altas temperaturas que estamos sufriendo en España este verano, la Fundación CEA nos advierte de los peligros de conducir con mucha temperatura dentro del vehículo y ofrece consejos para conducir seguro bajo el calor veraniego.

El vehículo es lo primero que tenemos que preparar ante un viaje en estas fechas, siendo necesarias las siguientes acciones antes de ponernos en marcha:

– Comprobar el estado y la presión de los neumáticos.

– Comprobar el líquido de frenos y el estado de los mismos.

– Mantener un nivel adecuado de líquido refrigerante y verificar que está en buen estado para garantizar su correcto funcionamiento.

La batería: puede que aparezcan problemas para arrancar el coche, por lo que es necesario comprobar si tiene suficiente líquido. Se debe rellenar la batería con agua destilada hasta que falte un centímetro para que rebose.

Aire acondicionado: antes de iniciar un largo viaje en carretera es preciso comprobar que el circuito del aire acondicionado del coche funciona correctamente y podamos mantener el vehículo a una temperatura entre 19 y 24 grados para conducir cómodamente.

Radiador: en los vehículos antiguos, ésta es una de las averías más comunes. Si durante el viaje el coche se calienta demasiado será necesario poner en marcha la calefacción junto con el aire acondicionado o el ventilador para así bajar la temperatura del coche.

Todo esto en cuanto al coche. Pero, ¿qué podemos hacer nosotros para afrontar un viaje con las mejores garantías?

La temperatura ideal para conducir se sitúa entre los 19 y los 24ºC, evitando excesos de fatiga, somnolencia, aumento del tiempo de reacción y del nivel de estrés.

Hay que ventilar el vehículo antes de salir si ha estado aparcado al sol, ya que su habitáculo puede alcanzar temperaturas superiores a los 50ºC.

Evitar las horas centrales del día. Si se puede, es mejor planificar el viaje para salir pronto por la mañana. El sol es menos agresivo y la temperatura mucho más agradable.

Conduce con ropa adecuada. La ropa de baño no es la vestimenta más recomendable porque en caso de un accidente el daño causado será mayor.

Lleva gafas de sol. La fuerte luz solar durante el verano puede ser un riesgo en la conducción debido a los deslumbramientos al amanecer y atardecer.

Beber líquidos es muy importante, ya que un conductor deshidratado comete los mismos errores que una persona que tiene un nivel de alcohol en sangre de 0,8 g/l:

Descansar media hora aproximadamente cada 200 kilómetros, realizando durante este periodo ejercicios de estiramiento de piernas y brazos. Es recomendable aprovechar estas paradas para refrigerarse con agua o refrescos.

Nunca dejar dentro del vehículo a niños o animales. En ocasiones pensamos que la parada que se va a realizar es muy corta y que no merece la pena hacer bajar del coche a los niños o a las mascotas, pero la temperatura del interior del vehiculo puede subir a cotas muy altas en muy pocos minutos y pueden llegar a sufrir un golpe de calor.

Realiza comidas ligeras y frescas que eviten que aparezca la somnolencia.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario