Fiat 500L 1.3 Multijet II Lounge: Espacio ‘fashion’

Fiat 500L (frontal)

¿Quién dijo que un monovolumen no puede ser ‘fashion’? Fiat demuestra lo contrario con el 500L, de gran espacio interior y digno maletero, y cuyo motor turbodiésel Multijet II de 85 CV resulta motivante para conseguir los mínimos consumos posibles.

Prueba realizada con BP Ultimate

Aprovechando el tirón comercial del 500 (es uno de los urbanos más vendidos en España), Fiat ha creado un monovolumen de 4,1 metros de longitud (algo más largo que un Punto) con claras reminiscencias estéticas a su hermano pequeñín, con el que comparte también las amplias posibilidades de personalización. El resto, prácticamente, es diferente.

El habitáculo da la bienvenida a los pasajeros con una fantástica luminosidad gracias a la amplia superficie acristalada. El conductor, además, se beneficia de una excelente visibilidad en cualquier ángulo, lo que proporciona seguridad y confianza, sobre todo en la ciudad, que es donde más sobresaltos inesperados se puede llevar uno durante la conducción.

En el llamativo, por ser bicolor, y salpicadero sorprende que integre los mandos de los faros antiniebla y de la regulación en altura del haz de luz. Éstos suelen situarse en la leva izquierda del volante o en un módulo a la izquierda del salpicadero. Con el paso de los días, es sencillo acostumbrarse a esa peculiar ubicación. Por su parte, los mandos de la climatización están en una posición baja, lo que dificulta algo la visión de la temperatura en los dos pequeños displays.

Fiat 500L (trasera)

Enfrente del acompañante hay nada menos que tres guanteras, dos cerradas y una abierta. Lo que he echado en falta ha sido más huecos portaobjetos entre los asientos delanteros. No hay reposabrazos ni guantera central y eso se nota.

Dos detalles positivos son el opcional espejo de vigilancia de las plazas traseras, que se esconde si no se utiliza, y la posibilidad de extracción del GPS, para evitar robos con el coche aparcado.

Sin sobresaltos
Quien haya conducido el 500 convencional, comprobará en los primeros kilómetros con el 500L que no tienen nada que ver en cuanto a dinamismo. El grandote se comporta como el monovolumen que es, filtrando mejor las irregularidades y no siendo tan eficaz en curvas. Los movimientos de la carrocería en terrenos revirados, palpables por el conductor, son perfectamente controlables: no hay que recurrir a cambios de trayectoria ni a ninguna otra acción evasiva, aun forzando un poco el coche. En este punto, lo que sí tiene mejora es el tacto de la dirección eléctrica, que es artificial porque no informa del contacto de los neumáticos con el asfalto.

Fiat 500L (interior)

En vías de primer orden, no son necesarias muchas correcciones en la dirección, incluso en las maniobras de paso de un carril a otro, aunque desconozco si esta apreciación cambia en días ventosos por ser un coche alto. La sonoridad es algo mayor que en un turismo convencional, pero no resulta molesta por excesiva.

Para la comodidad urbana, la función City, que se activa con un botón, aumenta la asistencia de la dirección, por lo que se requiere menos esfuerzo de los brazos a la hora de aparcar o realizar giros de 90º en calles y avenidas.

¡A consumir poco!
Los 85 CV del motor turbodiésel 1.3 Multijet II (hay otro más potente, con 105 CV), teniendo en cuenta que el coche pesa casi 1.400 kilos con conductor, resultan algo justos si se va a viajar frecuentemente cargado. A falta de altas prestaciones (ver ficha técnica) y de unos bajos más contundentes (la poca fuerza es más comprobable cuando el propulsor está frío), la mayor motivación es lograr consumos bajos y a fe que se pueden lograr. Durante la prueba, obtuvimos un registro de 5,4 l/100 km, mezclando más carretera que ciudad, logrando una autonomía de cerca de los mil kilómetros.

La sonoridad, cuando logra la temperatura óptima de funcionamiento, es bastante baja y me ha gustado el suave funcionamiento del Start&Stop. Además, en la instrumentación se encuentra el indicador de cambio de marcha para convertir en eficiente la conducción, al igual que la aplicación eco:drive, visible en la pantalla central táctil, que examina cuánto de ecológico es el manejo del coche en función de cuatro variables: aceleración, desaceleración, cambio de marchas y velocidad.

AGRADABLES EN EL DÍA A DÍA. En el asiento del conductor, regulable en altura, se viaja en una posición elevada, aunque no tan exagerada como en otros monovolúmenes, y el volante no queda en una posición muy baja, lo que, personalmente, me resulta agradable. La dureza del mullido y la sujeción en curvas de las butacas son normales, mientras que el acceso y la salida de las mismas resultan muy sencillas, sin que apenas haya que contornear el cuerpo.

La altura libre al techo es considerable, por lo que los pasajeros altos no tendrán problemas de espacio, ni delante ni detrás, pero, eso sí, les quedarán los reposacabezas algo bajos. Algo que no es habitual en los coches de última generación, los cinturones de seguridad no tienen regulación en altura. Una gran solución para transportar objetos alargados es que el respaldo del asiento del acompañante se puede abatir.

MUCHO ESPACIO. Los afortunados pasajeros traseros disfrutarán de mucho espacio para las piernas, aun siendo espigados los delanteros. Incluso la plaza central no es muy estrecha, por lo que tres adultos pueden acomodarse si el viaje no es excesivamente largo. Además, el suelo es casi plano, lo que facilita el acomodo de las piernas y los pies. En la parte trasera de los respaldos de las butacas delanteras hay huecos para dejar objetos.

Los asientos traseros pueden regularse longitudinalmente y en inclinación, y pueden bascular por completo (banqueta y respaldo) quedándose pegados a los respaldos delanteros.

MALETERO DIGNO. No es de los más espaciosos de la competencia, pero el maletero del 500L ofrece un espacio digno: 343 litros con los asientos traseros en su posición más retrasada, que se amplía a 400 litros si éstos se adelantan y a más de 1.300 si se abaten. El suelo se puede situar en tres alturas. En una de ellas, queda una superficie de carga totalmente plana con los asientos abatidos.

El cubículo incluye soluciones prácticas como argollas, ganchos y toma de corriente. Se accede a él sin tener que agacharse gracias al enorme ángulo de apertura del portón (ojo con él en los garajes y en los sotechados bajos, pues podemos rozarlo). Como solución a un pinchazo, hay un kit compuesto por gel sellante y un compresor de aire.

Texto y fotos: F.M.

GAMA 500L: Desde 12.500 euros (Plan PIVE y financiación incluidos).

1.248 cc / 85 CV / 1.390 kg / 165 km/h / 5,4 l/100 km / 18.345 € (promoción incluida).

DESTACA:
– Interior espacioso y luminoso.
– Bajo consumo y agradable rodar.
– Presentación/posibilidad de personalización.

MEJORABLE:
– Kit reparapinchazos.
– Prestaciones justas.
– Tacto artificial de la dirección.

EQUIPAMIENTO DE SERIE Y SEGURIDAD
Climatizador bizonal; llantas de 16 pulgadas; radioCD con lector de MP3 y conexiones auxiliares; pantalla central táctil; Bluetooth; retrovisor interior fotosensible; volante multifunción con modo City; sensores de alumbrado, lluvia y aparcamiento; piso del maletero ajustable; asientos traseros abatibles; asiento del conductor regulable en altura; Start&Stop; ordenador de a bordo; faros antiniebla; cuatro elevalunas eléctricos, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales y de cortina; programa electrónico de estabilidad (ESP); anclajes Isofix; ayuda al arranque en cuesta; ABS con distribuidor (EBD), etc.

GARANTÍA: Dos años sin límite de kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 1.248 cc.
Potencia máxima 85 CV a 3.500 rpm.
Par máximo 200 Nm a 1.500 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Manual, 5 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados/discos.
Suspensión del/tras McPherson/eje torsional.

DIMENSIONES

Peso 1.390 kg.
Largo/ancho/alto 4.147/1.784/1.665 mm.
Cap. depósito 50 litros.
Vol. maletero 343-400-1.310 litros.
Neumáticos 205/55 R16.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 165 km/h.
De 0 a 100 km/h 14,9 segundos.
Urbano homologado 5,0 l/100 km.
Durante la prueba 5,4 l/100 km.
Emisiones CO2 110 g/km.
Impuesto Matriculación. Exento.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario