Ford Fiesta 2017, mucho más que un utilitario

Mi padre iba a estrenar un coche y aquello era todo un acontecimiento. Además, la fiesta era doble, pues el modelo elegido por el autor de mis días era precisamente un Ford Fiesta, la primera entrega del que sería un exitoso vehículo (lleva cuatro décadas siéndolo) que salía de la recién estrenada fábrica de la marca del óvalo en Almusafes, Valencia.

Cuando fuimos al concesionario a recogerlo, éste celebraba, con canapés y bebidas, la entrega de las primeras unidades del flamante utilitario del constructor norteamericano. Y allí, en la exposición, estaba el Fiesta de mi padre, que lucía precioso. Era algo no visto hasta ese momento, sobre todo por el equipamiento de serie que llevaba, muy profuso e innovador, que por aquel entonces sólo se veía en modelos de mayor nivel y precio. Además, el acabado elegido era el Ghia, el más completo, con techo de vinilo, detalle muy de moda por aquella época que sólo llevaban los automóviles de superior categoría. Han pasado 41 años, mi padre ya no está en este mundo y de aquel Fiesta, vaya usted a saber.

Octava generación

Pero el modelo sigue, ya va por la octava generación, si bien de aquella primera entrega que inauguró la saga y que mi padre estrenó, en 1976, sólo queda el nombre y el apellido, porque el actual no se le parece en nada. El nuevo Ford Fiesta, vehículo del segmento B, tiene cinco puertas (también con carrocería de tres), es más grande y habitable que el anterior, más compacto, estiloso y atractivo, y con el que se disfruta conduciéndolo tanto en ciudad, como en carretera, pues tiene la seguridad y el confort para viajar con él donde plazca.

Esta nueva entrega llega tras nueve años de permanencia de la generación anterior, un Fiesta muy bien recibido en el mercado, como lo prueba su longevidad. No es de extrañar pues que el actual mantenga el diseño del anterior, aunque con retoques, revolucionando, eso sí, la parte de atrás. Es la zaga, efectivamente, la que más cambia de estilo. Ésta tiene ahora mayor caída vertical, los grupos ópticos han pasado de ser verticales a horizontales (de Led) muy llamativos y acertados, y un portón más grande y capaz. Con este corte en la parte de atrás se consigue que el techo tenga menos caída, disponiendo de mayor altura los tres ocupantes de las plazas traseras. El vehículo apenas cambia las medidas exteriores: seis centímetros más de largo (4,04 m) y uno más de ancho (1,73 m), mientras que la batalla (2,49 m) aumenta sólo cuatro mm. De esta forma el Fiesta gana en habitabilidad, virtud que ya atesoraba el que sustituye, con un maletero con 303 litros de capacidad (984 con los asientos traseros abatidos). Los cambios estéticos han obrado el milagro de que el Fiesta parezca más grande visualmente.

Comportamiento deportivo

Otra novedad del Fiesta es que, según los acabados: Trend (desde 11.245 euros), Trend+ (desde 12.675 euros) Tinatium (desde 14.345 euros), ST-Line (14.145 euros) y Vignale (16.895 euros), cambia también el exterior, como son las tomas de aire del frontal situadas bajo la calandra (que varía según terminaciones), paragolpes, luces antiniebla y también en la zaga, con pequeños detalles que personalizan uno u otro acabado, haciéndolo más exclusivo.

Y si el exterior seduce, lo mejor está en el habitáculo y en el comportamiento de este utilitario cuya polivalencia es digna de elogio. El salpicadero es ahora más funcional, pues Ford ha reducido muchos botones cuyas funciones se gestionan desde la práctica pantalla táctil de 8” situada en el centro del salpicadero y en la que se encuentra, además, el sistema multimedia (la conectividad es otra de las novedades del Fiesta), haciendo más sencilla la conducción.

El habitáculo está muy cuidado, con detalles, acabados y terminaciones que lo acercan a un coche ‘premium’. Eso hace que el interior rezume calidad y exclusividad, haciéndolo muy atractivo. La conectividad es mayor con el nuevo sistema multimedia SYNC 3, que incorpora la función por control de voz. Por otra parte, la cooperación de Ford con la prestigiosa Bang&Olufsen, ha dado como resultado el equipo de sonido B&O PLAY, con nueve altavoces, ‘subwoofer’ y ¡675 watios de potencia!, convirtiendo el Fiesta en un pequeño auditorio de música que invita a no salir de él. Colaboración exclusiva de la compañía danesa y Ford con la que el fabricante captará a un público más joven, pues, como dicen sus responsables, “música y juventud van de la mano, tengas la edad que tengas”.

Múltiples posibilidades de personalización

Otro de los atractivos de este recién llegado son las muchas posibilidades de personalización que ofrece, un reclamo que posibilita que el comprador elija entre un sinfín de equipamiento con los diferentes paquetes que Ford tiene en catálogo. No obstante, el Fiesta viene muy equipado, dependiendo de las terminaciones, incorporando un buen número de funciones avanzadas, como el asistente de aparcamiento, el control de crucero adaptativo, el asistente de mantenimiento de carril o el reconocimiento de señales de tráfico, entre otras muchas.

En cuanto al dinamismo de este modelo, es sencillamente magnífico. El nuevo Fiesta tiene una alta dosis de deportividad, sentándose frente al volante y percibiendo enseguida la estabilidad, el equilibrio y aplomo de este coche. Por otra parte, los frenos son realmente eficaces, al igual que la dirección, rápida y precisa.

Mención aparta para el excelente motor de gasolina Ecoboost 1.0 de tres cilindros (ganador cinco veces del premio ‘Motor Internacional del Año’) y 125 CV de potencia probado. Además de ser silencioso, con apenas vibraciones y poco ‘bebedor’, su respuesta es muy buena, atesorando un conjunto (propulsor/chasis) que permite disfrutar de las curvas y trazados serpenteantes en una conducción dinámica.

La caja de cambios puede ser manual de seis velocidades o automática, siendo en el primer caso un cambio preciso, de palanca de corto recorrido y magnífico manejo. El automático, de igual número de velocidades, es igual de delicioso que el manual.

Si mi padre morara en este mundo, estoy seguro de que volvería a comprarse un Ford Fiesta. Desde 11.245 euros o 125 euros al mes.

José Mª Alegre

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario