Ford Ranger 2.2 TDCi LXT: Músculo estadounidense

Ford Ranger (frontal)

¿Quién mejor que una marca estadounidense como Ford para crear un automóvil típicamente yanqui? El ‘pick up’ Ranger se muestra robusto y poderoso para el trabajo sin renunciar a un tacto de conducción y a un equipamiento propios de un todocamino.

Prueba realizada con BP Ultimate

Desde hace algunos años, montar en un pick up no es adentrarse en otro mundo. Antes, este tipo de automóviles te recibía con un interior espartano y con claros desajustes, un motor ruidosísimo y un volante cuyas holguras te obligaban a ser muy previsor en cada curva que apareciese en el camino, por muy sencilla que fuera. Estos malos recuerdos quedan atrás con modelos como el Ford Ranger, cuya procedencia estadounidense queda patente en el primer vistazo por su imagen robusta y llamativa. Ya sabes que los yanquis adoran los coches musculosos y, cuanto más grandes, mejor. Al mercado español llega renovado para ponérselo difícil a modelos japoneses con mucha tradición y arraigo, como el Nissan Navara y el Mitsubishi L200.

Ford Ranger (trasera)

Más de mil kilos de carga
Lógicamente, el Ranger tiene un claro enfoque laboral. La versión probada está dotada de una amplia caja de carga de 1,56 metros de longitud, 1,54 de anchura y 0,83 metros de altura, recubierta toda ella de material plástico para que las rozaduras al introducir o sacar elementos sean un mal menor. Soporta más de mil kilos, por lo que es ideal para todo tipo de trabajos en el campo. En el eje trasero se utilizan ballestas, que es el elemento elástico que mejor aguanta el peso, aunque implican notables sacudidas cuando se circula por terrenos irregulares.

La capacidad de tracción queda asegurada por un sistema 4×4 conectable mediante un mando. La posición para circular en asfalto debe ser propulsión trasera (2H). Si nos adentramos en pistas, resultan aconsejables los dos ejes motrices (4H) y, para grandes desniveles o zonas con muy poca adherencia, disponemos de una eficaz reductora (4L). Esta última la probamos, junto con el control de descenso de pendientes (se activa con un botón en el salpicadero), en una fuerte rampa prolongada (subiendo y bajando), quedando realmente satisfechos pues el control de la situación fue siempre absoluto. Y eso que los neumáticos 255/70 R16 no estaban destinados especialmente para el campo. También nos gustó el trabajo de la suspensión en el campo. Gracias a su amplio recorrido (principalmente el del eje rígido trasero) absorbe sin rechistar auténticos agujeros sin hacer tope.

¿Y por qué no engranar la 4H en carretera? Pues porque, al carecer de diferencial central, se reparte siempre al 50% la fuerza del motor entre ambos ejes, lo que daña el sistema.

Ford Ranger (interior)

Convincente en asfalto
Tras superar con nota el test del campo, su principal hábitat, el Ford Ranger nos demostró que también vale para desplazamientos en carretera. Se conduce con facilidad, llegando casi al nivel de un SUV por estabilidad lineal. No hay que corregir apenas el volante en marcha y toma las curvas con suficiente entereza. Además, no se generan en el interior demasiados ruidos. Poco más se le puede pedir. Bueno sí, que tenga fuerza. Y la tiene. El motor turbodiésel 2.2 TDCi de 150 CV le brinda empuje para conducir a velocidades legales y también superarlas sin dificultad. La mecánica ofrece el par máximo, 375 Nm, a tan sólo 1.500 vueltas, lo que es sinónimo de punch desde casi el ralentí, aumentando la sensación de poderío. Se asocia a un cambio manual de seis velocidades, de buen tacto y cuyo único pero es que la palanca vibra al ralentí. El consumo obtenido, 9,0 l/100 km, resulta lógico teniendo en cuenta el peso (más de 2.100 kilos) y la pésima aerodinámica del vehículo.

Habitable y con calidad
La doble cabina del Ford Ranger (se puede adquirir en otras configuraciones) permite alojar a cuatro adultos espigados de forma cómoda. Aunque los pasajeros delanteros sean altos, el espacio posterior sigue siendo amplio, tanto el destinado a las piernas como el de las cabezas. Los viajeros posteriores notarán cansancio antes por sufrir las ballestas en cualquier junta o bache y porque el respaldo no están tan inclinado como en un turismo o un SUV. Abatiendo este respaldo, aparecen los triángulos de emergencia, los chalecos reflectantes y el gato para utilizarlos en caso de pinchazo. La rueda de repuesto, situada debajo de la caja de carga, es del mismo tamaño que las otras cuatro, algo muy importante teniendo en cuenta los complejos tránsitos que va a completar el pick up.

La calidad del interior pasa el examen. El salpicadero tiene buena presencia, al igual que los diferentes mandos. Asimismo, el equipamiento disponible es propio de un SUV: sensores de alumbrado y lluvia, testigo de cambio recomendado de marcha, volante de cuero multifunción, etc. En el exterior destacan las estriberas y las barras cromadas.

En definitiva, si alguien sabe fabricar buenos pick up, es una marca con mucha tradición como Ford.

F.M.
Fotos: J.L.B.

GAMA RANGER DESDE: 19.700 euros

2.198 cc / 150 CV / 2.123 kg / 175 km/h / 9,0 l/100 km / 29.450 €

DESTACA:
– Robusto y con buena capacidad de carga.
– Conducción y equipamientos propios de un SUV.
– Motor TDCi solvente y con fuerza.

MEJORABLE:
– Vibraciones de la palanca del cambio al ralentí.
– Incómodo en terrenos irregulares.
– Respaldo de las plazas traseras poco inclinado.

ÁNGULOS 4×4:

– De ataque: 27,7º.
– De salida: 25,9º.
– Ventral: 24,4º.
– Altura libre al suelo: 22,9 cm.
– Profundidad de vadeo: 80 cm.

EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD
Aire acondicionado; llantas de 16”; radioCD con lector de MP3 y conexión auxiliar; tracción 4×4 con reductora y diferenciales de deslizamiento limitado; ordenador de a bordo; sensores de alumbrado y lluvia; retrovisores eléctricos, cromados y plegables con un botón; volante de cuero multifunción; Bluetooth; faros antiniebla; luces diurnas; asientos traseros abatibles; control de descenso de pendientes; rueda de repuesto de tamaño normal, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales y de cortina; programa electrónico de estabilidad (ESP); anclajes Isofix; cierre automático de puertas; control de frenada en curva (CBC), etc.

GARANTÍA: – Dos años sin límite de kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero longitudinal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 2.198 cc.
Potencia máxima 150 CV a 3.700 rpm.
Par máximo 375 Nm a 1.500 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Trasera con 4×4 conectable.
Caja de cambios Manual, 6 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, hidráulica.
Frenos del/tras Discos ventilados/tambores
Suspensión del/tras Independiente/eje rígido.

DIMENSIONES

Peso 2.123 kg.
Largo/ancho/alto 5.359/1.850/1.815 mm.
Cap. depósito 80 litros.
Caja 1.560×1.540×0.830 mm.
Neumáticos 255/70 R16.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 175 km/h.
De 0 a 100 km/h 12,3 segundos.
Urbano homologado 10,1 l/100 km.
Durante la prueba 9,0 l/100 km.
Emisiones CO2 224 g/km.
Impuesto Matriculación. 14,75%.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario