Ganvam afirma que la crisis supone un “reventón de las cuatro ruedas” para los concesionarios

Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam)

Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), afirmó hoy que el impacto de la crisis económica y financiera está suponiendo “un reventón de las cuatro ruedas para las redes de distribución de automóviles, que hace muy difícil seguir adelante”.

En la jornada Motor y Prensa que organiza anualmente Ganvam, su presidente, Juan Antonio Sánchez Torres, ofrecio una perspectiva del año 2011, afirmando que la crisis “ha estallado en la cara” de las 60.000 empresas del sector de la distribución, con la pérdida de 40.000 puestos de trabajo y 2.500 pymes, sobreviviendo sólo “las más fuertes y mejor situadas para salir adelante”.
Esta “larga travesía del desierto” está directamente relacionada con la caída de las ventas, cuyo volumen se ha desplomado a la mitad en los últimos cuatro años, pasando así de 1,6 millones de matriculaciones de 2007 a las poco más de 800.000 unidades previstas para este 2011.
Ganvam culpa de esta grave caída de la demanda a la falta de financiación, ya que en España más del 83% de las compras de turismos se pagan a plazos, porcentaje que asciende al 100% en el caso de los vehículos industriales.
Los compraventas tampoco se han mantenido al margen de esta coyuntura, ya que el crecimiento de las operaciones de usados (+3%) en 2011 se ha visto eclipsado por el aumento de las ventas entre particulares y el peso creciente de los vehículos de mayor edad (siete de cada diez superan los cinco años), cuyo bajo precio deja poco margen de beneficio a los vendedores.
Esta situación también se hace extensiva a los talleres, pues la caída del 21% en el parque circulante menor de cinco años -el que más operaciones genera al estar aún en garantía- y la reducción del número de reparaciones a lo imprescindible por la crisis han situado a los talleres en una posición de debilidad.
“Todas las áreas de actividad de las redes de distribución se están viendo afectadas por la crisis, incluyendo la posventa -que hasta hace poco actuaba como salvavidas-“, alertó Sánchez Torres.

Un plan de ayudas indispensable
Durante el encuentro con los medios tampoco faltaron palabras para el nuevo Gobierno, al que el presidente de Ganvam solicitó la puesta en marcha de las medidas necesarias para recuperar la economía y el empleo, así como la rápida implementación de un plan de ayudas a la compra basado en el achatarramiento, cuya eficacia ya quedó patente con el extinto Prever o el 2000E.
Este empujón psicológico aseguraría un aumento de las ventas que compensaría con creces el importe de las subvenciones a través de los impuestos generados por la nueva demanda generada. Además de incrementar las ventas, la medida permitiría combatir el progresivo envejecimiento del parque -actualmente más del 43,7% de los turismos supera los diez años-, lo que beneficiaría indirectamente a los talleres, además de reducir las emisiones contaminantes y mejorar la seguridad en las carreteras.

Entre los debes
Otro de sus mensajes para el nuevo Gobierno fue la necesidad de prestar más atención a los distribuidores, gravemente amenazados por la falta de financiación, en lugar de centrarse únicamente en los fabricantes, cuya actividad “se ha resentido menos por la crisis debido a que exportan la mayor parte de su producción a otros mercados, tal y como demuestran sus saneados beneficios año a año”.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario