Lancia Ypsilon 0.9 TwinAir Platinum: Capricho asequible

Lancia Ypsilon (frontal)

Pensado para adultos de talla baja y media, el coqueto Lancia Ypsilon, destinado para la ciudad, también divierte en curvas y se mueve con el único motor bicilíndrico del mercado.

Lancia vuelve a tomar presencia en el mercado, gracias, entre otros modelos, al nuevo Ypsilon que, manteniendo la coquetería propia de un coche italiano, sorprende por su puesta a punto de tintes deportivos. La dirección directa y la poca inclinación de la carrocería permiten divertirnos mucho abordando curvas con rapidez mientras comprobamos su gran nobleza.

En la ciudad, su hábitat más natural, resulta agradable de conducir, porque la visibilidad es buena en todos los ángulos y por la posición a media altura de la palanca del cambio, que facilita la labor. Además, cuenta con la afamada función City, conectable mediante un botón, que dota de más asistencia a la dirección para disminuir el esfuerzo en maniobras de aparcamiento, principalmente.

Si salimos de la ciudad por autopistas y autovías, comprobaremos que la estabilidad lineal del Ypsilon no es todo lo buena posible. Hay que ir corrigiendo la dirección a menudo para mantener la trayectoria recta deseada.

Lancia Ypsilon (trasera)

Buen rendimiento
Con la mecánica TwinAir de dos cilindros, el Grupo Fiat lleva hasta el extremo la estrategia del ‘downsizing’, es decir, motores de cilindradas pequeñas y sobrealimentados para ganar en eficiencia y también en prestaciones. Este propulsor demuestra que, con apenas 875 centímetros cúbicos, se puede lograr un buen rendimiento desde bajas revoluciones. Para conseguirlo, la inserción de un turbocompresor ha sido fundamental. El TwinAir empuja desde poco más de las 2.000 rpm y sorprende lo rápido que sube de vueltas, sobre todo en las marchas más cortas. La aceleración resulta satisfactoria y mantiene muy bien el tipo afrontando largos repechos, pues pocas veces hay que reducir de marcha por falta de fuerza.

Su arquitectura bicilíndrica implica mayores vibraciones respecto a un propulsor de gasolina turbo de cuatro cilindros. Éstas se manifiestan al ralentí, en salidas desde parado y al acelerar en bajas revoluciones, situaciones que se originan, sobre todo, en trayectos urbanos. Respecto al sonido que genera, hay comentarios de todo tipo, desde que se asemeja a una segadora hasta que se parece al de una moto. Viajando en el interior, resulta algo más atractivo.

¿Y el consumo? Sin ser exagerado, se aleja de los registros homologados. A ritmos normales, mezclando recorridos interurbanos con algo de conducción urbana, el gasto fue de 6,6 l/100 km.

Lancia Ypsilon (interior)

Instrumentación central
La posición de la instrumentación no es la habitual, pues se sitúa en el centro del salpicadero, a la vista de todos los ocupantes. Salvo por los reflejos que aparecen en el display, no tiene ninguna pega. Los huecos portaobjetos disponibles, sin destacar por la cantidad, son suficientes para que los ocupantes puedan vaciar sus bolsillos.

Fotos: J.L.B.

MOTOR BICILÍNDRICO. La mecánica TwinAir del Lancia Ypsilon es la única del mercado con dos cilindros (hay varias con tres, como las de los Smart, que también están sobrealimentadas mediante un turbocompresor). En términos prácticos, el cliente tiene las ventajas de que lleva cadena de distribución (no hace falta sustituirla en todo el periodo de vida del coche) y que, teóricamente, el coste de mantenimiento es inferior al de un propulsor convencional de cuatro cilindros. Además, está exento del pago del impuesto de Matriculación, pues tan sólo emite 99 g/km de dióxido de carbono. El sistema Stop & Start y el indicador de cambio recomendado de marcha ayudan a lograr esta cifra tan baja.

En conducción tranquila, se puede activar el modo Eco a través de un botón en el salpicadero. De este modo, se reducen la potencia y el par motor a 75 CV y 100 Nm, bajando también el consumo.

ASIENTOS EN POSICIÓN ALTA. Los asientos delanteros están situados en una posición tan elevada que un conductor de más de 1,90 metros, como es mi caso, toca con su cabeza la cortinilla del techo panorámico opcional. Lo curioso es que, pese a esa ubicación, el propio conductor no ve la parte delantera de la carrocería para ajustar el coche al máximo en aparcamientos. Como en un roadster, la unión del parabrisas con el techo queda casi a la altura de los ojos y el retrovisor interior puede quitar visibilidad en determinadas maniobras. Estas circunstancias, repito, le suceden a gente alta.

Otra curiosidad es que estos asientos tienen la parte interior tapizada de cuero y la externa, de tela. Lo normal es al contrario, para que ni la espalda ni las piernas noten frío o calor en días de invierno y verano, respectivamente. Carecen de sujeciones laterales, por lo que en curvas el cuerpo se desplaza.

DOS PLAZAS TRASERAS. De serie, el Ypsilon viene detrás con dos plazas. Con el acabado Platinum, no hay coste alguno si se desea el coche con tres en la parte posterior. Al igual que delante, la altura es muy justa, por lo que sólo se pueden acomodar en ellas adultos de hasta 1,75 metros. El resto queda muy cerca o toca el techo. La inclinación del respaldo debería ser mayor para que la posición de los viajeros fuera más confortable. Si se abaten los asientos, queda un escalón entre el maletero y el habitáculo.

MALETERO: VOLUMEN NORMAL. La capacidad del maletero, 245 litros, es normal teniendo en cuenta la longitud del coche, 3,84 metros. Permite, por tanto, la introducción de varias maletas. Debajo del plano de carga hay un kit reparapinchazos, aunque hay sitio para una rueda de repuesto de emergencia, que cuesta 42 euros.

TIRADOR CAMUFLADO. Como en el Lancia Delta y en otros modelos del Grupo Fiat, los tiradores de las puertas traseras están camuflados en las ventanas laterales, dando una imagen deportiva al Ypsilon, pues parece que su carrocería es de tres puertas. Otros interesantes guiños al diseño son las inserciones cromadas en la parrilla, en los tiradores de las puertas, etc.

LLANTAS DE 16”. Por 1.017 euros, están disponibles en conjunto el techo panorámico (dividido en dos partes) y las llantas de 16 pulgadas, que se combinan con neumáticos 195/45. El bajo perfil de las gomas obliga a ser precavidos a la hora de aparcar en fila si el bordillo de la acera es alto, ya que se pueden dañar las llantas con facilidad.

GAMA YPSILON DESDE: 8.600 euros

875 cc / 85 CV / 1.050 kg / 176 km/h / 6,6 l/100 km / 17.000 € (sin descuentos ni Plan PIVE)

DESTACA:
– Motor con ‘punch’.
– Divertido en curvas.
– Detalles de diseño

MEJORABLE:
– Kit reparapinchazos.
– Poca altura en el habitáculo.
– Vibraciones del motor TwinAir.

EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD
Climatizador automático; llantas de aleación de 15 pulgadas; radioCD con lector de MP3; volante multifunción regulable en altura; asientos traseros abatibles; retrovisores exteriores y cuatro elevalunas eléctricos; faros antiniebla; sistema Start & Stop; asiento del conductor ajustable en altura; kit reparapinchazos; reposacabezas posteriores, cierre centralizado, luneta térmica, etc.
Seguridad: Airbags frontales y de cortina; programa electrónico de estabilidad (ESP); ABS con distribuidor (EBD); aviso de olvido del cinturón de seguridad; anclajes Isofix, etc.

GARANTÍA: – Dos años sin límite de kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 2 cilindros en línea.
Cilindrada 875 cc.
Potencia máxima 85 CV a 5.500 rpm.
Par máximo 145 Nm a 1.900 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Manual, 5 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados/tambores.
Suspensión del/tras McPherson/eje torsional.

DIMENSIONES

Peso 1.050 kg.
Largo/ancho/alto 3.841/1.675/1.666 mm.
Cap. depósito 40 litros.
Vol. maletero 245 litros.
Neumáticos 185/55 R15.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 176 km/h.
De 0 a 100 km/h 11,9 segundos.
Urbano homologado 5,0 l/100 km.
Durante la prueba 6,6 l/100 km.
Emisiones CO2 99 g/km.
Impuesto Matriculación. Exento.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario