Mazda 3 1.5 Style: Rumbo acertado

Mazda 3 (frontal)

Tras el CX-5 y el 6, el 3 es el tercer Mazda con la acertada tecnología Skyactiv. La versión de gasolina de 100 CV destaca por su ligereza, fantástica aerodinámica, suavidad mecánica y comportamiento eficaz, como en el todocamino y la berlina. En cuanto a espacio interior y maletero, se encuentra en la media del segmento C.

Prueba realizada con BP Ultimate

El acertado rumbo que tomó Mazda con el CX-5 y siguió con el 6, continúa ahora con el nuevo 3, también con la brillante tecnología Skyactiv, aplicada tanto a los motores de gasolina como a los turbodiésel. En ambos, la relación de compresión es 14:1, muy alta en el caso de los primeros y muy baja para los segundos. Con esta relación teóricamente ideal, el de gasolina, atmosférico, de 1,5 litros de cilindrada y 100 CV, brilla por suavidad. Por empuje, es más sensible que un turboalimentado al tipo de terreno y en adelantamientos (en fuertes repechos y para rebasar a otro vehículo, hay que reducir de marcha y llevarlo en regímenes intermedios), pero resulta muy grato llevarlo por ciudad y en trayectos tranquilos, pues apenas debemos estar pendientes del cambio manual de seis velocidades y logra con suficiente rapidez la velocidad de crucero deseada. Teniendo en cuenta el rendimiento, es mucho mejor que el 1.4 i-VTEC de 99 CV del Honda Civic. Además, acelerándolo emite un bonito sonido y el sistema de parada y arranque automáticos i-stop trabaja con una suavidad manifiesta. Cuando arrancamos en frío, el ralentí sube automáticamente a más de 1.500 vueltas, de ahí que, durante unos segundos, la sonoridad aumente considerablemente.

El pedal del embrague es más sensible de lo habitual, por lo que hay que acostumbrarse a él durante unos días para evitar que aparezcan sacudidas, sobre todo al cambiar de primera a segunda y de segunda a tercera. Por su parte, el cambio recomendado de marcha persigue una conducción con la máxima eficiencia, por lo que muchas veces no hay que hacerle caso pues nos quedaremos sin fuerza al engranar una velocidad más. El consumo registrado, 6,7 l/100 km, sin ser una cifra baja, tampoco puede tildarse de elevada.

Mazda 3 (trasera)

Esta versión de gasolina del compacto japonés, muy aerodinámica (Cx de 0,28), destaca por su ligereza, pues sólo pesa 1.265 kilos con conductor y líquidos incluidos, lo que optimiza un dinamismo que, como buen Mazda, siempre resulta convincente. El aplomo es intachable, aun circulando en vías de primer orden a velocidades fuera de la legalidad, pues apenas hay que realizar correcciones en el volante. La suspensión trabaja magníficamente, ya que no se renuncia a un alto confort, a pesar de su tarado firme. En curvas, el comportamiento puede calificarse de intachable, tanto en las rápidas como en las lentas. El coche muestra una agilidad notable para divertirnos en las trazadas. La dirección, de tacto directo, y la palanca del cambio, con recorridos cortos, están pensadas para hacernos sentir gratas sensaciones deportivas. En cuanto al aislamiento del habitáculo, sin ser de los mejores, tampoco el sonido presente merma notablemente el confort.

Mazda 3 (interior)

Buena presencia
El salto cualitativo respecto a la anterior generación del 3 se nota mucho en el interior, pues el diseño y los materiales nada tienen que ver. La distribución de los mandos y los huecos portaobjetos están pensados de forma inteligente. Se echan algo en falta un mando del cierre centralizado y que los botones de la puerta del conductor estén iluminados. También nos hubiese gustado un testigo permanente en la instrumentación con la información de la temperatura del motor, aunque esta ausencia cada vez es más común en los coches de última generación. Por su parte, la pantalla, que no es escamoteable (no se esconde en el salpicadero), está situada en la mejor posición posible para no tener que desviar demasiado la mirada de la carretera. El mando central HMI permite el manejo del equipo de audio y del navegador de forma intuitiva y sin graves distracciones.

Con el motor de acceso a la gama y el acabado Style, el Mazda 3 tiene un precio cercano a los 20.000 euros, sin descuentos ni Plan PIVE incluidos, una tarifa intermedia entre la de los compactos generalistas y los alemanes premium. Sin duda, este coche es una fantástica alternativa para diferenciarse en el asfalto, pues evitamos sumar un compacto superventas, como un Volkswagen Golf o un Renault Mégane, más a la carretera.

Más información del coche pinchando aquí.

ASIENTOS DELANTEROS. Con una buena sujeción en curva y regulable en altura el del conductor (se puede viajar bajo), los asientos delanteros permiten una grata postura. Los reposacabezas, que son activos, están inclinados hacia delante para que no haya mucho espacio entre ellos y las testas de los pasajeros, lo que va en beneficio de la seguridad en caso de una colisión o una frenada de emergencia. El único pero es que el ajuste del respaldo se realiza a través de una palanca (por puntos) y no por una ruedecilla.

ASIENTOS TRASEROS. Como sucedía en el anterior Mazda 3, la destacada longitud exterior (casi 4,5 metros) no viene correspondida con un espacio trasero sobresaliente. No obstante, se pueden acomodar perfectamente dos adultos de talla media. Si se utiliza el asiento central, molestarán el túnel de transmisión y el mullido más duro y sobreelevado del respaldo. En éste se guarda un reposabrazos. Hay asideros, así como ganchos, luces de lectura y anclajes Isofix.

MALETERO. Con 364 litros, el maletero del compacto japonés está en la media del segmento (un VW Golf dispone de 380 litros). Si se abaten los asientos traseros, no queda un escalón en la superficie de carga, lo que facilita la colocación de todo tipo de equipaje. Como solución a un pinchazo, hay un gel sellante, aunque hay espacio para una rueda de repuesto. El cubículo, que está iluminado, carece de ganchos y argollas.

PACK CONFORT. Por 400 euros, el pack Confort es una opción muy interesante pues incluye elementos útiles para el día a día: cristales traseros tintados y sensores de alumbrado, lluvia y aparcamiento trasero. Nuestra unidad de pruebas contaba con él.

NAVEGADOR INTEGRADO. También por 400 euros, un precio bastante ajustado si lo comparamos con otras marcas, Mazda ofrece un navegador integrado, a color, con visión en tres dimensiones y con pantalla táctil. Se puede manejar de forma bastante intuitiva desde el mando central HMI.

Texto y fotos: F.M.

GAMA 3: Desde 17.750 euros.

1.496 cc / 100 CV / 1.265 kg / 182 km/h / 6,7 l/100 km / 19.800 €

DESTACA:
– Magnífico tacto de conducción.
– Postura al volante.
– Motor suave y silencioso.

MEJORABLE:
– Kit reparapinchazos.
– Sin información de la temperatura del motor.
– Quinta plaza incómoda.

EQUIPAMIENTO DE SERIE Y SEGURIDAD
Climatizador bizonal; llantas de 16 pulgadas; radioCD con lector de MP3 y conexiones auxiliares; retrovisores abatibles eléctricamente; asiento del conductor regulable en altura; volante multifunción; Bluetooth; i-stop; mando HMI; pantalla a color de 7 pulgadas; arranque por botón; ordenador de a bordo; control de velocidad de crucero; cuatro elevalunas eléctricos; retrovisor interior fotosensible; faros antiniebla; molduras cromadas, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales y de cortina; programa electrónico de estabilidad (DSC); ayuda al arranque en pendiente (HHA); sensor de presión de los neumáticos; asistencia a la frenada en ciudad (SCBS), reposacabezas activos; anclajes Isofix, etc.

GARANTÍA: Tres años o 100.000 kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 1.496 cc.
Potencia máxima 100 CV a 6.000 rpm.
Par máximo 150 Nm a 4.000 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Manual, 6 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados/discos.
Suspensión del/tras McPherson/multibrazo.

DIMENSIONES

Peso 1.265 kg.
Largo/ancho/alto 4.465/1.795/1.450 mm.
Cap. depósito 51 litros.
Vol. maletero 364-1.263 litros.
Neumáticos 205/60 R16.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 182 km/h.
De 0 a 100 km/h 10,8 segundos.
Urbano homologado 6,5 l/100 km.
Durante la prueba 6,7 l/100 km.
Emisiones CO2 119 g/km.
Impuesto Matriculación. Exento.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario