Mazda CX-5 2.0 Style 2WD: Precursor

Mazda CX-5 2.0 Style (frontal)

El primer SUV compacto de Mazda inaugura una etapa en la marca japonesa, que pasa por seguir destacando en el apartado dinámico y presentar evolucionados motores, interiores más elaborados y un equipamiento más sofisticado.

Prueba realizada con BP Ultimate

Nos gustan los coches diferentes y el CX-5 lo es. El primer SUV compacto de Mazda inaugura una era en la marca japonesa, con nuevos modelos tecnológicamente punteros, dotados de un equipamiento más sofisticado y con interiores más elaborados. Bienvenidos, pues, a la nueva Mazda.

El todocamino nipón hereda el gran dinamismo de sus hermanos, incluido el sorprendente CX-7, virtud que se nota desde los primeros kilómetros. La brillante absorción de las irregularidades casa con un perfecto aplomo y una gran respuesta en curvas, sobre todo en las rápidas. En ellas, se nota que no viajamos en un turismo, pero el coche da muestras de entereza y agilidad, altamente valoradas para quien le guste un toque picante en la conducción. La ligereza del conjunto, apenas 1.385 kilos con conductor, permite esta dosis de dinamismo y ayuda a registrar consumos bajos (eso lo analizaremos más adelante). El ruido aerodinámico procedente de los voluminosos espejos retrovisores se hace patente a velocidades propias de autopistas y autovías.

Mazda CX-5 2.0 Style (trasera)

Relación de compresión
La nueva tecnología Skyactiv se aplica a los motores de gasolina y turbodiésel del CX-5, ambos con una relación de compresión de 14:1, muy alta en el caso del primero y muy baja para el segundo. Con esta relación teóricamente ideal, el de gasolina, de dos litros de cilindrada y 165 CV, brilla por suavidad y por un gasto de combustible bajo a ritmos normales (hemos registrado 7,3 l/100 km combinando ciudad y carretera, y 6,9 l/100 km en un recorrido interurbano). Por empuje, no destaca frente a otras mecánicas atmosféricas. Dependiendo del desnivel del terreno, hay que llevarlo más o menos revolucionado. En cuestas o con carga, debe funcionar en regímenes intermedios para mantener la velocidad de crucero. Como los desarrollos del cambio son largos, generalmente es necesario reducir de marcha en adelantamientos y para afrontar repechos. Por ciudad y en trayectos tranquilos por los alrededores (vías de circunvalación, etc), apenas debemos estar pendientes del cambio. El sistema de parada y arranque automáticos i-stop trabaja con una suavidad manifiesta.

Interior mejorado
El cambio radical experimentado en el interior es patente. El moderno salpicadero, en el que se utilizan materiales mullidos y mandos de mejor presencia, resulta agradable a la vista y denota el gran trabajo realizado por Mazda también en este apartado. El equipo de audio, así como el GPS opcional y el Bluetooth, se pueden manejar desde la pantalla central o desde un mando situado entre los asientos delanteros, al estilo de los que utilizan Audi, BMW y Mercedes-Benz en sus modelos. En la instrumentación, con mezcla de información analógica y digital, se echa en falta un testigo permanente con la información de la temperatura del motor. Sorprende la extraña ubicación, a la izquierda del volante, de la ranura con la tarjeta del navegador.

Mazda CX-5 2.0 Style (interior 2)

Mucho equipamiento tecnológico
Propio de un nuevo modelo, el equipamiento tecnológico disponible es  cuantioso y, en el caso del CX-5, en comparación con otros Mazda, la ganancia es amplia. De serie, incluye el sistema Smart City Brake Support, que frena automáticamente en caso de colisión inminente a bajas velocidades. El pack Safety (2.500 euros con el navegador) está formado por alertas del ángulo muerto y de cambio involuntario de carril (el sonido de aviso, si se emite desde el equipo de audio, es algo desagradable), faros bixenón con iluminación adaptativa en curvas, sensores de aparcamiento delantero y trasero, y control de luces de largo alcance.

¿Estamos pues ante el mejor Mazda? En determinados apartados, seguro que sí. Lo importante es que la firma nipona ha comenzado el camino por una senda adecuada, por lo que es previsible para ella un futuro realmente halagüeño.

Texto y fotos: F.M.

MEJOR EN RECTAS. Los asientos delanteros del CX-5 son más convincentes en rectas, por la comodidad y la grata postura de conducción que aportan, que en curvas, ya que sujetan poco el cuerpo, sobre todo la parte superior del tronco. El conductor disfruta de una buena visibilidad en todos los ángulos y de una palanca del cambio de cortos recorridos, como en un deportivo. Una delicia el manejo de ésta.

PARA GENTE ALTA. En las plazas laterales traseras se pueden acomodar perfectamente personas altas, aun siendo espigados los pasajeros delanteros. El unico pero es que, a este tipo de gente, los reposacabezas les queda a una altura algo más baja de la que debería ser correcta (a mí, que mido 1,93 metros, me ha sucedido). La quinta plaza va destinada a niños por su limitada anchura y por el mullido más duro (en el respaldo se guarda un reposabrazos con posavasos). Los asientos no se regulan longitudinalmente para aumentar el volumen del maletero si no hay gente detrás.

MALETERO CON DOBLE FONDO. El todocamino nipón tiene un práctico maletero de 463 litros. El plano de carga está situado en una posición alta, porque debajo de él hay un doble fondo en el que se guarda el kit reparapinchazos y donde hay sitio para elementos poco voluminosos. El cubículo está iluminado e incluye unos tiradores para abatir los asientos traseros (puede ser en proporción 40:20:40). Ojo con el portón porque, al abrirse, no deja una altura libre muy elevada y nos podemos golpear la cabeza con él si somos altos.

PERFIL ANCHO. Como los neumáticos de serie tienen un perfil ancho, 65 mm, no debemos temer por las llantas de 17 pulgadas cuando transitamos por pistas, algo que es muy de agradecer. Nuestra unidad sólo disponía de un eje motriz, el delantero, por lo que su uso off road quedaba limitado a caminos en buen estado y sin mucho desnivel. La altura libre al suelo es elevada, 21 centímetros.

GAMA CX-5 DESDE: 24.790 euros

1.997 cc / 165 CV / 1.385 kg / 200 km/h / 7,3 l/100 km / 24.790 €

DESTACA:
– Buen tacto de conducción.
– Espacio para cuatro adultos.
– El mejor interior de Mazda.

MEJORABLE:
– Kit reparapinchazos.
– Sin información de la temperatura del motor.
– Quinta plaza justa.

EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD
Climatizador bizonal; llantas de 17”; radioCD con lector de MP3 y conexiones auxiliares; Bluetooth; control de velocidad de crucero; pilotos traseros con leds; sensores de alumbrado y lluvia; cristales traseros tintados; retrovisores plegables eléctricamente; arranque por botón; volante de cuero multifunción; pantalla a color multifunción; asientos traseros abatibles (40:20:40); faros antiniebla; ordenador de a bordo; sistema i-Stop, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales y de cortina; programa electrónico de estabilidad (DSC); ayuda al arranque en pendiente (HHA); asistencia a la frenada en ciudad (Smart City Brake), etc.

GARANTÍA: – Tres años o 100.000 kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 1.997 cc.
Potencia máxima 165 CV a 6.000 rpm.
Par máximo 210 Nm a 4.000 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Manual, 6 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados/discos
Suspensión del/tras McPherson/multibrazo.

DIMENSIONES

Peso 1.385 kg.
Largo/ancho/alto 4.555/1.840/1.710 mm.
Cap. depósito 56 litros.
Vol. maletero 503 litros.
Neumáticos 225/65 R17.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 200 km/h.
De 0 a 100 km/h 9,2 segundos.
Urbano homologado 7,5 l/100 km.
Durante la prueba 7,3 l/100 km.
Emisiones CO2 139 g/km.
Impuesto Matriculación. 4,75%.

Prueba realizada con BP Ultimate

1 comentario

Catalogado como Pruebas

Una Respuesta a Mazda CX-5 2.0 Style 2WD: Precursor

  1. FHG

    Hola, según puedo ver en las fotos del interior, si que parece cierto lo que comentas de que la decoración/estilismo/empaque ha mejorado bastante con respecto a modelos anteriores. Un saludo y gracias por el artículo!

Deja un comentario