Nissan Juke Nismo RS, el crossover deportivo para disfrutar

2-nissan-juke

Nismo, la división deportiva de Nissan, firma el Juke más deportivo de la gama. Con 214 CV (18 más que el anterior), cambio automático Xtronic (CVT: variador) de 8 marchas y levas en el volante, sistema All Mode 4×4-i, potentes frenos, una pinta magnífica y un comportamiento excepcional, el Juke Nismo R S es para disfrutar. Por 32.900 euros.

El Juke Nismo RS, modelo con el que la división deportiva de la marca japonesa conmemora sus 30 años de existencia, sorprende desde el mismo momento en que lo ves, preguntándote cómo es posible que Nissan haya hecho de este crossover un GTI de comportamiento tan racing, manteniendo la altura del tipo de coche que es, tracción total y estética radical? Pues sí, lo ha hecho, y el engendro le ha salido francamente bien.

3-nissan-juke

Utilitario con aspecto tremendo

Este pequeño SUV, de exitosas ventas (las versiones más normales, claro), es un utilitario de cinco puertas con aspecto tremendo que ofrece todo un arsenal de tecnología que hacen de esta versión un coche con el que bien se podría disputar el Trofeo Race de Turismos madrileño y disfrutar un montón.

Con unas medidas de 4.135 mm la longitud, 1.765 la anchura, 1.565 su altura y 2.530 mm la batalla, la estética del Juke Nismo RS es sencillamente espectacular. Con llantas de 18 pulgadas, neumáticos 245 y perfil 45, y pasos de rueda tan exagerados, ya os podéis hacer una idea de la imagen que tiene este crossover.

4-nissan-juke

La carrocería está llena de elementos racing, como son las nada discretas tomas de aire delanteras, el difusor trasero, el alerón en lo alto de la luneta del portón, los detalles en rojo, como los retrovisores, las enormes pinzas de freno y los perfiles en los laterales y zaga del coche, que luce un precioso gris plata.

5-nissan-juke

Y el interior es más de carreras si cabe. Sólo abrir la puerta ya distingues los hermosos asientos Recaro delanteros, ejemplo de cómo alojar, guardar y sujetar el cuerpo del conductor y acompañante. Cierto que no son lo más práctico para entrar y salir, pues hay que superar los pronunciados laterales de la banqueta, pero luego, una vez embutidos en ellos, te sientes confortablemente protegido. Este no es un coche corriente y como tal hay que hacer ciertas concesiones que al conducirlo se olvidan por el placer y la satisfacción que produce manejarlo.

1-nissan-juke

Habitáculo ‘racing’

El puesto de conducción también es perfecto, con todos los mandos al alcance del conductor. Destacan las levas del cambio automático en el volante (forrado en alcántara –qué gustazo!-, como los de competición, no faltándole la marca en rojo en la parte de arriba para que sepamos en todo momento el ángulo de las ruedas delanteras) tremendamente efectivas cuando manejas deportivamente por una carretera de montaña, por ejemplo.

6-nissan-juke

Otra cosa es el aspecto visual que ofrece el salpicadero, que me parece poco actual. Cierto que tiene toques en simil fibra de carbono, como la pantalla multifunción central (con el sistema Nissan Connect, que incorpora navegador, cámara de visión de 360º de gran ayuda al aparcar, etc), pero la estética en general resulta algo pobre. Tampoco queda bien la base de la palanca de cambio, afeando el conjunto.

7-nissan-juke

Y mientras las plazas delanteras son amplias, el espacio de las traseras no luce igual, pero el Juke es lo que tiene, que la amplitud de atrás es algo limitada. Al igual que el maletero. Penalizado por el diferencial trasero y la suspensión multibrazo, los 354 litros del Juke 4×2 se reducen en el RS, que es 4×4, a 207 litros, una de las concesiones obligadas a las que me refería antes.

8-nissan-juke

214 CV, 4×4 y Xtronic

Con la llave en el bolsillo, entro en el Juke Nismo y pulso el botón de arranque, escuchando el agradable sonido del motor. Éste es un cuatro cilindros 1.6 de inyección directa turboalimentado. Tiene una potencia de 214 CV a 6.000 rpm y 280 Nm de par. A pesar de ello y de las hechuras del modelo, no es precisamente un tiro, pues de 0 a 100 km/h emplea 8 segundos. Está claro que el cambio automático Xtronic de variador continuo CVT, cuyo funcionamiento es como el de un escúter, aunque le hayan sacado 8 velocidades, no exprime convenientemente los 214 CV.

Otro de los elementos diferenciadores del RS con cambio Xtronic es su tracción, que es 4×4 sí o sí. Con sistema de control de tracción que limita el subviraje y pudiendo elegir el funcionamiento de esa tracción, entre delantera o total, su repartidor inteligente del par es capaz de enviarlo a ambos ejes, hasta un máximo del 50/50, incluso a las ruedas de un mismo eje, que puede superar el 50% del par por rueda, aumentando el agarre en curva al enviar más par a las ruedas exteriores cuando el sistema nota que las interiores pierden grip. Este avanzado sistema All Mode 4×4-i lo hace muy efectivo en zonas viradas, notándose su aplomo, permitiendo ir muy ligero, pues da mucha confianza. Por otra parte, la suspensión McPherson y la multilink trasera, con los muelles más duros, hacen que el RS gire casi en plano, sin apenas balanceo por más fuerte que vayamos.

9-nissan-juke

En ciudad, la potencia del Juke Nismo se comporta con suavidad y obediencia en los atascos. Su altura, mayor que la de un turismo, es ideal para conducir por calles y glorietas, sorteando con mayor efectividad la cantidad de obstáculos y trabas que nuestros amados rectores municipales (los mismos que nos acaban de pedir que les votemos, olvidando estos y otros detalles), tragándoselos (los obstáculos, no los políticos) con gran eficacia. Porque una de las virtudes del Juke Nismo RS es el excelente compromiso que ofrece entre efectividad y comodidad, viajando con el sin que nuestros riñones paguen sufrimiento alguno por hacerlo en modelo tan deportivo.

10-nissan-juke

Curvas, disfrute total

Y en las maniobras de aparcamiento, la dirección con asistencia eléctrica y las cámaras de visión total, son de gran ayuda. Otra cosa es el consumo, que en ciudad no es comedido, seguramente por cambio Xtronic, llegando a los 10 litros cada 100 km, mientras que en carretera difícilmente lo bajamos de los 8 litros de gasolina de ¡98 octanos!, algo a tener en cuenta, pues además de su mayor precio, no se encuentra en todas las gasolineras. 169 gr/km.

Pero donde más se disfruta de este GTI es en carretera y cuando más serpenteante sea, mayor es el goce. Suave y progresivo, el motor del RS no es todo lo deportivo que se espera, pero resulta efectivo. Con tres modos de conducción, el primero para ciudad y el Normal para cuando vayamos viendo el paisaje, es el Sport con el que desataremos la furia controlada que lleva el RS. También los frenos son efectivos, pero algo esponjosos para mi gusto, debiéndote acostumbrar al recorrido del pedal para que actúe.

Personal y con carácter, el Nissan Juke Nismo RS es un coche para apartarse del rebaño, para salirse de la norma, para los que buscan algo diferente, tanto en estética, como en comportamiento y sensaciones; para los que gustan sentirse en un coche racing desde el mismo momento que se sientan en él, porque ni el coche ni su propietario pasarán desapercibidos. A cambio, deberá renunciar a un consumo comedido, a un gran maletero y a un precio superior. Las gangas sólo se encuentran en las campañas electorales y el Nissan es auténtico.

DESTACA

Estética.
Puesto de conducción.
Aplomo y sensaciones.

MEJORABLE

Consumo.
Maletero.
Cambio CVT.

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario