Peugeot 208 1.6 e-HDi Allure 3p: Eficaz coquetería

Peugeot 208 (frontal)

Con el acabado tope Allure y la llamativa carrocería de tres puertas, el Peugeot 308 presume de imagen coqueta y su puesta a punto permite divertirnos de lo lindo en curvas, pudiendo, además, completar viajes con suficiente comodidad. El motor 1.6 e-HDi de 92 CV tiene brío en regímenes medios y gasta poco.

Prueba realizada con BP Ultimate

¡Qué divertido es conducir un utilitario eficaz como el Peugeot 208! Sentir la velocidad de crucero, notar que el límite dinámico del coche no es tan alto como en un compacto, comprobar que, en curvas difíciles, el tren trasero trabaja al máximo para mantener la trayectoria… Todo eso te lleva la mente a años atrás, a la época del 205 GTI, cuando la realidad era que tú conducías el coche y no que el coche te conducía a ti, que no todo está bajo control y que tener manos al volante es tan importante como ahora contar con tecnologías como el ESP (programa electrónico de estabilidad). Excitante, ¿verdad? Pues en el 208 e-HDi de 92 CV se logra esto y, además, con un consumo bajo (5,1 l/100 km) y una autonomía que ronda los 900 kilómetros.

Este propulsor, de 1,6 litros y asociado a un cambio manual de cinco marchas (cuya palanca tiene un tacto esponjoso, pero con la que se engranan rápidamente las velocidades), presenta dos caras muy diferenciadas. Antes de las 1.500 rpm muestra algo de pereza para subir de vueltas, pero, a partir de ese régimen, otorga un enérgico empuje, tanto que hace parecer que guarda unos caballos extra en su interior y permite incorporarnos al tráfico y coger velocidad de crucero con rapidez. La sonoridad, cuando funciona a su temperatura óptima, está bastante atenuada. El sistema Start&Stop funciona de manera ejemplar, pues son casi imperceptibles los arranques y las detenciones del propulsor, y cuenta con cambio recomendado de marcha.

Peugeot 208 (trasera)

Inteligente puesta a punto
Por chasis, las posibilidades dinámicas del 208 no se reducen a desplazamientos por los alrededores de las ciudades. Aunque su tacto de conducción y su calidad de rodadura no pueden equipararse al magnífico 308, se pueden completar con él largos desplazamientos con un aplomo más que suficiente y sin tener que estar muy pendiente de realizar correcciones en la dirección. La sonoridad aerodinámica es más notoria que en su hermano mayor, sin que llegue a cansar en demasía.

Peugeot 208 (interior)

En terrenos revirados, es muy grata la respuesta del utilitario galo, tanto que poco tiene que envidiar a rivales tan destacados en este apartado, como el Seat Ibiza o el Ford Fiesta. ¿Quién decía que los automóviles franceses son blanditos? El coche responde con prontitud a las órdenes que el conductor le marca con el volante y, al inclinarse poco la carrocería, la efectividad preside en cada paso por curva, tanto en las rápidas como en las más lentas. Incluso cerca del límite, el coche no pierde la entereza y sigue la trayectoria establecida. Subvira poco, lo que aumenta el agrado dinámico, y no hay que trabajar mucho con la dirección. El trabajo de los frenos (cuatro discos, ventilados los delanteros) me pareció más que correcto. Muy buena nota, pues, en los kilómetros racing.

ASIENTOS DELANTEROS. Los opcionales asientos de cuero, con regulación en altura y calefactados (con tres niveles de intensidad), sujetan bien en curvas, no deslizan y són válidos para adultos de todo tipo de tallas, aunque los altos (a partir de 1,85 metros) no apoyan mucho los muslos sobre las banquetas. Ambos asientos tienen memoria, es decir, vuelven a su posición original cuando se desplazan para que salgan o entren los pasajeros traseros.

Como las ventanillas laterales traseras no son muy grandes (lo lógico en un cupé), la visibilidad en diagonal hacia atrás no es la mejor posible. Lógicamente, las puertas pesan más que las delanteras de un cinco puertas y es más difícil salir del habitáculo en aparcamientos justos en batería. A cambio, la estética del 208 3p es claramente más atractiva y pasional que la del cinco.

Como sucede en el 308, el volante es más pequeño de lo habitual y la instrumentación se visualiza por encima de él para que, según Peugeot, la mirada del conductor no se desvíe tanto. Pese a estas diferencias, no se notan cambios en la postura de conducción respecto a otros modelos. Es más, el usuario se siente a gusto casi con inmediatez.

En la consola central, el equipo de audio, el navegador, los sistemas de ayuda a la conducción y otros ajustes se manejan desde una pantalla central táctil y a color. Dicha pantalla está ubicada en la mejor posición posible para evitar pérdidas de atención en la carretera, aunque hay ocasiones en las que hay que fijarse más de lo debido para tocar a la primera el comando deseado y para navegar a través de los diferentes menús. En movimiento, esto se puede traducir en alguna que otra peligrosa distracción.

El botón del warning no tiene mayores dimensiones respecto al de al lado (el del cierre centralizado) y su posición es algo baja. Por su parte, la guantera del acompañante es poco invasiva (está bastante retrasada), lo que permite aprovechar mejor el espacio interior. En cuanto a espacios portaobjetos, hay los normales. Los cinturones de seguridad no se regulan en altura, pese a lo cual la ubicación de los mismos para una persona de talla alta es la correcta.

ASIENTOS TRASEROS. Detrás, se pueden acomodar adultos de hasta 1,75 metros, aproximadamente, sin tocar con el techo. Como sucede en el 308, aunque se monte en opción el techo panorámico, la pérdida de espacio para las cabezas no es muy acusada; eso sí, no hay luces de lectura. Lo que sí hay son ganchos y asideros, ubicados estos últimos en los laterales. También son de serie los anclajes Isofix para colocar sillas infantiles.

MALETERO. Además de poseer un buen volumen (285 litros) y unas formas regulares, el maletero del 208 incluye de serie una rueda de repuesto del mismo tamaño que las otras cuatro, algo que, lamentablemente, no es nada habitual en los coches de última hornada y menos en un utilitario. Si se abaten los asientos traseros (hasta 1.076 litros), queda un escalón en la superficie de carga.

OPCIONES DE LUJO. El equipamiento opcional que presenta el Peugeot 208 Allure es propio de segmentos mayores, pues además de los ya comentados asientos de cuero con calefacción y el techo panorámico, puede incluirse navegador, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, aparcamiento asistido Park Assist (el conductor sólo se ocupa del acelerador y el freno), umbrales de las puertas con decoraciones en aluminio, llantas de 17 pulgadas, etc.

Texto y fotos: F.M.

GAMA 208: Desde 10.210 euros.

1.560 cc / 92 CV / 1.155 kg / 185 km/h / 5,1 l/100 km / 16.620 € (sin descuentos ni Plan PIVE).

DESTACA:
– Consumo/autonomía.
– Divertido en conducción deportiva.
– Funcionamiento del Start&Stop.

MEJORABLE:
– Posición del warning.
– Motor sin bajos contundentes.
– Manejo complicado de la pantalla central en movimiento.

EQUIPAMIENTO DE SERIE Y SEGURIDAD
Climatizador bizonal; llantas de 16 pulgadas; radioCD con lector de MP3 y conexiones auxiliares; pantalla táctil central de 7 pulgadas; Bluetooth; volante de cuero multifunción; inserciones cromadas; Start&Stop; iluminación interior y luces diurnas por leds; cambio recomendado de marcha; retrovisor interior fotosensible; asiento del conductor con ajuste de altura; sensores de alumbrado y lluvia; regulador y limitador de velocidad; ordenador de a bordo, etc.

Seguridad: Airbags frontales, laterales y de cortina; programa electrónico de estabilidad (ESP); anclajes Isofix; repartidor electrónico de la frenada; tres reposacabezas traseros, etc.

GARANTÍA: Dos años sin límite de kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 1.560 cc.
Potencia máxima 92 CV a 4.000 rpm.
Par máximo 230 Nm a 1.750 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Manual, 5 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados/discos.
Suspensión del/tras McPherson/eje torsional.

DIMENSIONES

Peso 1.155 kg.
Largo/ancho/alto 3.962/1.739/1.460 mm.
Cap. depósito 50 litros.
Vol. maletero 285-1.076 litros.
Neumáticos 195/55 R16.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 185 km/h.
De 0 a 100 km/h 10,9 segundos.
Urbano homologado 4,2 l/100 km.
Durante la prueba 5,1 l/100 km.
Emisiones CO2 95 g/km.
Impuesto Matriculación. Exento.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario