El Porsche 911 Turbo será el ‘safety car’ del Campeonato del Mundo de Resistencia FIA (WEC) hasta 2020

Desde este año y hasta 2020, el Porsche 911 Turbo será el coche de seguridad del Campeonato del Mundo de Resistencia (FIA World Endurance Championship). Además, la marca alemana proporcionará otros modelos para intervención rápida, seguridad y apoyo en carrera.

Desde esta temporada y hasta la de 2020, dos Porsche 911 Turbo viajarán como coches de seguridad a todas las pruebas del Campeonato del Mundo de Resistencia (WEC) de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) que se celebran en el mundo. Pero la marca alemana no sólo proporcionará esos coches de seguridad para el WEC que organiza la FIA, lo que incluye la mítica carrera de las 24 Horas de Le Mans, sino que también entregará once vehículos de intervención rápida. Otros tres 911 Turbo viajarán como vehículos permanentes y varios modelos Porsche serán usados por médicos y personal de seguridad en pista.

El 911 de tracción integral tiene 540 CV de potencia (397 kw) y acelera de 0 a 100 km/h en 3,0 segundos. Tecnológicamente, el coche de seguridad es prácticamente idéntico al vehículo de producción en serie. Sólo se le han hecho unas pocas modificaciones, como colocar una barra de luces en el techo y una radio para contactar con el director de carrera, así como optimizar los frenos y la suspensión para el uso en pista. El diseño negro mate con tiras en rojo brillante está inspirado en el emblemático que utilizan los coches oficiales de Porsche en competición.

El 911 Turbo de serie posee los requisitos ideales para el cometido del coche de seguridad, que el director de carrera ordena salir cada vez que es necesario agrupar a los participantes en el momento de producirse una situación peligrosa. Su motor de seis cilindros y 3.8 litros catapulta al Turbo a una velocidad máxima de 320 km/h y, con el ‘Paquete Sport Chrono’, garantiza la mejor aceleración posible en la gama media de revoluciones.

La proximidad de la generación 911 Turbo con la competición queda también patente con la forma de actuar de la transmisión PDK de doble embrague y siete marchas: en modo manual, la palanca de cambios se maneja como en un coche de carreras. Las levas montadas en el volante son otro elemento de serie. Para su trabajo en pista como apoyo en el WEC, el vehículo va equipado con neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2, montados sobre llantas de serie de 20 pulgadas. Para las labores de intervención que debe realizar el coche en el circuito se han añadido asientos de competición con arneses de seguridad de seis puntos para el conductor y el acompañante, un monitor en el que se indican las señalizaciones de la pista, una radio para contactar con el director de carrera, un sistema de señales de luz en el techo y unos led parpadeantes en el frontal y en la parte trasera.

“Estamos satisfechos de tener la oportunidad de proporcionar los coches de seguridad y de intervención rápida para el Campeonato del Mundo de Resistencia hasta 2020. Como fabricante de vehículos deportivos, ha sido fácil encontrar el coche adecuado. En realidad, muchos de nuestros modelos de producción se adaptan perfectamente a esas tareas especiales para los circuitos. Finalmente, hemos elegido el Porsche 911 como coche de seguridad. En total, 16 unidades de diferentes modelos cumplirán distintas funciones en el WEC”, explica Alexander Stehlig, responsable del proyecto del coche de seguridad en representación de Porsche AG y gerente del programa GT Motorsport.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario