Prueba del Renault Mégane 1.6 dCi 130 CV Bose

Nos ponemos al volante de una de las opciones más equilibradas del segmento compacto, el Renault Mégane equipado con el motor diésel dCi de 1,6 litros y 130 CV de potencia. Además de las mejoras que trae esta cuarta generación, el acabado Bose hace también que estemos ante un producto de lo más completo y equilibrado.

El Renault Mégane ya es un clásico de nuestras carreteras. Hace más de dos décadas que su primera generación pisó por primera vez la calle, habiendo protagonizado desde entonces una constante evolución que le ha llevado a ser lo que es hoy. Y hoy es, sencillamente, uno de los más duros contendientes dentro del segmento de los vehículos compactos por méritos propios. Rivales como el Opel Astra, el Seat León, el Ford Focus, el Peugeot 308 o el Volkswagen Golf han de dar lo mejor de sí para enfrentarse a la apuesta de la casa del rombo.

En esta ocasión nos hemos puesto al volante de la versión equipada con el motor diésel dCi de 1,6 litros y 130 CV, que además contaba con el completo acabado Bose. Común al resto, no obstante, es una estética que en su frontal es totalmente reconocible por la firma luminosa que luce, intensa y nítida gracias a la iluminación Full LED incorporada. Rodean la parrilla también, en la parte inferior, las luces de intermitencia y los antiniebla, de forma más circular. La vista desde el lateral nos deja comprobar que el Mégane de cuarta generación ha ganado en suavidad y empaque, con unas líneas muy fluidas que tienen su toque deportivo en las llantas de 17 pulgadas bitono que luce nuestra unidad. La zaga, por su parte, comparte descripción con el frontal, pues también lleva unas ópticas que hacen reconocible al vehículo desde lejos, lo que aporta personalidad.

No dejamos el exterior del Renault Mégane sin hablar de sus cotas, ligeramente diferentes a las de la tercera generación. El actual compacto galo mide 4,36 metros de largo (crece 6 cm), 1,81 de ancho (0,6 cm más) y 1,45 de alto (2,4 cm menos). A esto hay que unirle una batalla que aumenta en 5,5 centímetros hasta llegar a los 2,67 metros. La mejora en lo que a habitabilidad se refiere es evidente respecto al modelo saliente, pero sigue sin ser uno de los compactos que más espacio ofrece en su interior. Esto se hace especialmente palpable en la parte trasera, donde para viajes largos es conveniente no ocupar más de dos plazas (está homologado para llevar un total de cinco personas). En cuanto a la zona delantera, ninguna pega, destacando además unos asientos en los que el confort es la nota dominante. El maletero, por su parte, anuncia una capacidad de 384 litros, cifra que puede alcanzar los 1.247 si abatimos los asientos traseros.

Hablando del habitáculo, tenemos que reconocer que Renault ha dado un salto más que interesante entre generaciones en lo que a la calidad del mismo se refiere. También los remates están más cuidados, mientras que zonas de uso constante como el volante o el cambio tienen un tacto mucho más agradable que antes. Además, el acabado Bose nos permite disfrutar de una pantalla central en el salpicadero de 8,7 pulgadas que se convierte desde el primer momento en el centro neurálgico de nuestras operaciones. Podemos disponerla a nuestro gusto para que, a medio plazo (cuesta algo recordar la gran cantidad de información que nos puede dar), sea como el patio de nuestra casa. Desde aquí comprobamos diversas informaciones acerca de la conducción, y controlar elementos como el audio o el climatizador. La única parte negativa de esta solución, como sucede en todas las pantallas táctiles, es que, si queremos tenerla siempre en perfecto estado de revista, tendremos que limpiar nuestras huellas después de cada uso. Además, Renault debería revisar la ubicación de alguno de los mandos, como el de control del volumen del audio (entre otras funciones), situado tras el volante en la parte derecha. O lo memorizas o errarás la función que deseas, pues permanece oculto, debiendo bajar la cabeza para visualizarlo.

El motor 1.6 dCi 130, un buen aliado para todas las situaciones

Tal y como te hemos anticipado, el Renault Mégane probado iba equipado con el motor diésel dCi de 130 CV, asociado a un cambio manual de seis velocidades. Puede que no sea la mecánica más emocionante que ofrece la marca francesa, pero desde luego sí que es una de las más equilibradas. No es el mejor en nada, pero cumple en todo. Con un par máximo de 320 Nm otorgado desde muy abajo, nos encontramos ante un propulsor que es capaz de moverse con soltura prácticamente desde que arrancamos. Esto nos permite rodar, especialmente en ciudad, a muy bajas vueltas, lo que favorece la disminución del consumo. Obviamente, es prácticamente imposible llegar a los 4 l/100 km de gasto medio que se homologan, pero sí que es viable ver en el ordenador de a bordo medias inferiores a los 5 l/100 km (4,6 l/100 km de media durante la prueba).

En ciudad, aplicando una conducción conservadora, el consumo no va mucho más allá de los 5,5 l/100 km. Sin duda buenas cifras que restringen las visitas a la gasolinera, algo que se hubiese notado más si cabe si contara con un depósito de carburante mayor, de 47 litros en este caso.

Otro de los puntos en los que destaca el motor del Mégane es en lo que a ruido y vibraciones se refiere. Suelen ser estos dos puntos especialmente críticos cuando hablamos de una mecánica diésel, pero tenemos que reconocer que, sobre todo cuando está en su temperatura adecuada, ninguna de estas dos pegas aparecen.

En cuanto a la caja de cambios, Renault ha hecho también un buen trabajo, ofreciendo un tacto suave con unos recorridos de palanca perfectos. Resaltar que el recorrido de las marchas es bastante largo, siempre pensando en favorecer al máximo el rodar a bajas vueltas para evitar consumir más combustible del necesario.

Un coche donde manda el equilibrio

Si del motor hemos dicho que se trata de un producto bien equilibrado que rinde convenientemente en todos los campos, lo mismo podemos decir de la dinámica del coche. Con unos reglajes de chasis orientados más hacia el confort, el paso de los kilómetros nos permitirá comprobar el buen trabajo realizado por el fabricante galo en este modelo. Esta apuesta, dejando la deportividad para las versiones superiores, hace que el compacto francés saque lo mejor de sí mismo, tanto en la ciudad como en carretera abierta. Puede incluso que notemos que el vehículo es más blando que los de la competencia, pero la realidad es que en las dos situaciones que comentamos se agradece.

Dicho esto, no debemos pensar que el comportamiento del Mégane en carreteras secundarias o de montaña, donde las curvas demandarán apoyos más agresivos, puede ser un punto negativo. Porque escapa a la realidad. No tenemos que esperar ni mucho menos el comportamiento de la versión GT (no hablemos del futuro RS), que para eso está, pero la versión probada nos sorprenderá para bien por su aplomo, sin apreciar las inercias y los balanceos típicos de las suspensiones orientadas a la comodidad de los ocupantes y no por ello deja de ser confortable. El compromiso alcanzado por Renault para que el Mégane se defienda allá por donde circule es realmente brillante.

A todo esto que te hemos contado se une, en el caso de la versión testada, un nivel de equipamiento Bose que es de los más completos que existen. Su precio, según el configurador de la marca, a día de hoy, roza los 22.000 euros con la mecánica asociada, cifra que aumentará alrededor de los dos mil en el caso de contar con extras como el de nuestra unidad (véanse los faros Full LED, el Pack Safety, el Head-Up Display o los asientos delanteros con calefacción).

Destaca

Equilibrio dinámico.
Tecnología a bordo.
Un motor muy versátil.

Mejorable

Interior algo más justo que la competencia.
Depósito de combustible pequeño.
Colocación de alguno de los mandos.

EQUIPAMIENTO

Airbag de pasajero desconectable; Airbag frontal conductor; Airbag frontal pasajero; Airbags de cabeza delanteros y traseros; Airbags laterales delanteros;Alerta de exceso de velocidad con reconocimiento de señales de tráfico; Alerta por cambio involuntario de carril; Antibloqueo de frenos (ABS); Aviso de cinturón no colocado en todas las plazas; Ayuda a la frenada de emergencia (SAFE); Ayuda al aparcamiento delantero; Ayuda al aparcamiento trasero; Ayuda al arranque en cuesta; Camara de visión trasera; Cambio automático de luces de carretera/cruce; Control de estabilidad (ESC); Control de presión en neumáticos;Dirección asistida eléctrica; Faros antiniebla; Fijación Isofix en plazas laterales traseras; Luces de día LED en forma de C; Ordenador de viaje; Regulador/limitador de velocidad; Renault MULTI-SENSE (personaliza modo de conducción); Retrovisores exteriores con función antiescarcha; Volante con ajuste horizontal; Volante con ajuste vertical; Aire acondicionado;Asiento del conductor con ajuste lumbar; Asientos delanteros con ajuste de altura; Cierre centralizado; Climatizador bizona; Cristales traseros sobretintados; Elevalunas electricos delanteros; Elevalunas electricos traseros; Encendido automático de luces; Freno de parking asistido; Función Stop&Start; Iluminación interior LED personalizable; Reposabrazos delantero en consola central con compartimento; Retrovisores exteriores abatibles electricamente; Retrovisores exteriores con regulación eléctrica; Sensor de lluvia; Tarjeta Renault manos libres (acceso sin llave); Cuadro de instrumentos con pantalla TFT 17.8 cm (7“) en color; Tapicería mixta TEP/ terciopelo; Volante de cuero Nappa; Asiento trasero abatible 1/3-2/3; Bose Sound System;Conexión Bluetooth para telefóno móvil; Conexión USB; Conexión jack; Navegador R-LINK 2 (cartografía Europa); Pantalla vertical de 22 cm (8.7″); Radio; Kit de reparación de neumáticos; Llantas de aleación 43 cm (205/50 R17) Celsium gris diamantado; Llantas de aleación 46 cm (225/40 R18) Grand Tour; Recuperación de la energía de frenado.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero trans. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 1.199 cc.
Potencia máxima 132 CV.
Par máximo 205 Nm a 2.000 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Manual, 6 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera eléctrica
Frenos del/tras Discos ventilados / Disco.
Suspensión del/tras Paralelog. deformable.

DIMENSIONES

Peso 1.280 kg.
Largo/ancho/alto 4.359/1.814/1.447 mm.
Cap. depósito 47 litros.
Vol. maletero 384 litros.
Neumáticos del/tras 205/55 R16.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 199 km/h.
De 0 a 100 km/h 10,6 segundos.
Medio 5,5 l/100 km.
Durante la prueba 5 l/100 km.
Emisiones CO2 124 g/km.
Impuesto Matriculación. 4,75%.

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario