¿Qué seguro contratar si me acabo de comprar un coche? Ahorra hasta un 25%

Contratar el seguro de nuestro coche nuevo en uno u otro sitio puede suponer una importante diferencia económica. De hecho, hacerlo con una compañía de venta directa puede ser hasta un 25% más barato que con una tradicional. Nada mejor que entrar en un comparador y ver todas las posibilidades que te ofrece.

Nuestra primera preocupación una vez que hemos comprado un coche es el seguro del mismo. ¿Qué póliza contratar? ¿Con quién hacerlo? Son dudas que quizás parezcan banales, pero ni mucho menos es así. Y es que según hemos podido saber, contratar un seguro de coche en una compañía tradicional es, de media, un 24,8% más caro que en una de venta directa -las que operan directamente por teléfono y por Internet-. A pesar de esta diferencia, son muchas más las personas que aún apuestan por la solución más cara, tal vez porque no acuden a un comparador que les sacará de dudas y aclarará ideas. Y es que analizando la media de los tres perfiles de conductores analizados -de 20, 35 y 55 años- el coste medio varía de los 655,3 euros de una empresa de las de toda la vida hasta los 525,1 de las de venta directa.

La mayor diferencia de precio la encontramos en los seguros a terceros y a terceros ampliados, donde el coste extra que se paga llega a ser de un escandaloso 80%. El panorama cambia radicalmente si se trata de un seguro a todo riesgo, donde las compañías de venta directa son incluso un 1% más caras que las tradicionales de media. Esto se debe principalmente a que las compañías de venta directa, al no tener que mantener una extensa red comercial de oficinas en casi todo el territorio nacional, con el ahorro que ello conlleva a nivel de nóminas, pueden ajustar mucho más el precio de una prima anual.

Hablábamos antes de los perfiles de edad de los conductores. Empezando por los más jóvenes, los de 20 años, encontramos unas diferencias de coste que, en función de si solicitamos un seguro a terceros, a terceros ampliado o a todo riesgo, son más que notables. En los dos primeros casos la diferencia a favor de las compañías de venta directa es del 110 y del 105%. Por el contrario, si apostamos por un seguro a todo riesgo, la tortilla se da la vuelta con un 13,5% favorable a las empresas de siempre.

Si nos fijamos en los conductores de mediana y avanzada edad, tomando como referencia para ellos los casos de 35 y 55 años, la cosa cambia. Siempre saldrá ganando una compañía de venta directa, aunque con márgenes menos acusados que los que se ven entre los más jóvenes. Para los primeros, contratar un seguro a terceros, a terceros ampliado o a todo riesgo supone un ahorro, respectivamente, del 14,4; 44,4 y 16,4%. La diferencia para los más mayores, siguiendo el mismo orden, es del 76,5; 64,5 y 20,7%.

Lo que no cambia significativamente a pesar de las variaciones de precio son las coberturas que ofrecen los seguros. Eso no impide que las compañías tradicionales sigan contando con la gran parte de la cuota de mercado a su favor, ya que la confianza que generan es mayor por el conocimiento que se tiene de la marca. No obstante, el crecimiento de las compañías de venta directa es inevitable. Las ventajas económicas son interesantes y, lo que ofrecen, muy similar. Solamente nos falta acostumbrarnos a otra forma de hacer las cosas.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario