Suzuki Swift DDiS GL+ 5p: La horma de su zapato

Suzuki Swift (delantera)

El Suzuki Swift tiene en el motor turbodiésel DDiS de 75 CV la horma de su zapato, pues se convierte en un coche divertido de conducir y con un ‘punch’ suficiente para salir de la ciudad con garantías. El equipamiento de serie de seguridad, sobresaliente.

Suzuki Swift (trasera)Cuando hace unos meses probamos el Swift con el motor de gasolina 1.2 VVT de 95 CV, comenté en el número 183 de Quinta Marcha lo siguiente: “A su brillante chasis le sentaría de perlas el propulsor turbodiésel DDiS de 75 CV”. Ahora, que he testado esta versión de gasóleo, corroboro mi reflexión.
De origen Fiat, esta mecánica de 1,3 litros, respecto a la de gasolina, transforma al utilitario nipón en un coche con buen empuje y prestaciones suficientes para recorridos interurbanos. Es más, comprobé que tiene fuerza, aun con cuatro personas dentro, en ascensiones por puertos (concretamente, por el de Navacerrada, entre Madrid y Segovia). La patada del turbo se hace patente por debajo de las 2.000 vueltas y tiene un buen régimen medio, por lo que en ciudad no es necesario estar reduciendo de velocidad constantemente, pues el coche tiene brío también en marchas largas. Por el consumo, 5,2 l/100 km durante la prueba, merece que este Swift sea calificado como un mechero.

El motor turbodiésel de origen Fiat le sienta de perlas a un coche con un chasis brillante

Suzuki Swift (interior)El fantástico tacto de la dirección y de la palanca del cambio, y una suspensión firme, confirman el rápido paso por curva y el buen aplomo de este coche. Resulta sorprendentemente efectivo en trazados revirados y en autopistas apenas llega el sonido del motor al habitáculo.
En el interior, el toque moderno lo dan la amplia pantalla del equipo de audio, que incluye conexión USB. Para manejar el ordenador de a bordo hay que meter el brazo por el volante para pulsar un botón en la instrumentación, algo que puede resultar peligroso en movimiento.

F.M.
Fotos: J.L.B.

ASIENTOS DE CALIDAD. Los asientos delanteros del Swift tienen un mullido duro, de forma que resultan cómodos independientemente de la duración del desplazamiento. El del conductor es regulable en altura y el respaldo se ajusta por puntos. Una persona de talla alta (1,90 metros), como el que suscribe, también se acopla bien en ellos. Tan sólo eché en falta una banqueta algo más inclinada para que mis piernas descansaran bien.

LLANTAS DE 16”. Junto con los cristales oscurecidos, las llantas de aleación de 16 pulgadas, de serie con cualquier acabado, dan un toque deportivo al Swift. En el eje trasero, éstas esconden unos frenos de tambor, que trabajan bien incluso con cuatro personas a bordo.

HABITABILIDAD CORRECTA. Teniendo en cuenta que el Swift no llega a los 3,9 metros de longitud, la habitabilidad para cuatro adultos de talla media puede considerarse como correcta. La buena altura disponible en todas las plazas impide que algún pasajero sufra agobios. En la quinta plaza, que tiene reposacabezas como el resto, puede viajar un niño.

MALETERO JUSTO. La limitada longitud del Swift –no llega a los 3,9 metros- y la ya comentada correcta habitabilidad para los pasajeros penalizan el volumen del maletero, que se queda en 211 litros. No obstante, se pueden abatir los asientos traseros, quedando un pequeño escalón. La bandeja cubremaletero no está conectada con tiras con el portón, por lo que hay veces que se puede quedar subida, posición que resta visibilidad por el espejo interior. La rueda de repuesto es de emergencia.

SOBRESALIENTE EN SEGURIDAD. En el apartado de seguridad, el equipamiento de serie del Swift está al alcance de muy pocos rivales del segmento B. Incluye programa electrónico de estabilidad (ESP), siete airbags (incluyendo el de rodillas para el conductor), anclajes Isofix para sillas infantiles, ABS con distribuidor de la frenada (EBD) y un largo etcétera. Además, consiguió la máxima calificación, cinco estrellas, en los test de EuroNCAP.

GAMA SWIFT DESDE: 9.495 euros

1.248 cc / 75 CV / 1.125 kg / 165 km/h / 5,2 l/100 km / 13.195 €

DESTACA
– Equipamiento de seguridad.
– Motor con ‘punch’.
– Tacto de la dirección y el cambio.

MEJORABLE
– Maletero pequeño.
– Rueda de repuesto de emergencia.
– Manejo del ordenador de a bordo.

EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD
Aire acondicionado; radioCD con lector de MP3 y conexión USB; llantas de 16”; volante de cuero y multifunción regulable en altura; ordenador de a bordo; cristales oscurecidos; elevalunas y retrovisores eléctricos; asiento del conductor ajustable en altura; faros antiniebla; asientos traseros abatibles; bandeja cubremaletero; posavasos; conexión interior de 12V; parasoles con espejos, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales, de cortina y de rodillas para el conductor; programa electrónico de estabilidad (ESP); anclajes Isofix; inmovilizador, ABS con distribuidor (EBD), etc.

LA COMPETENCIA
– Hyundai i20 1.4 CRDi Comfort 5p 75 CV 12.230 €
– Kia Rio 1.1 CRDi Concept 75 CV 12.441 €
– Mazda 2 1.6 CRTD Style 5p 95 CV 16.330 €
– Mitsubishi Colt 1.1 Invite 5p 75 CV 13.630 €

GARANTÍA: – Tres años o 100.000 kilómetros.

FICHA TÉCNICA
MECÁNICA
Motor/ Delant. Transversal. 4 cil. en línea.
Cilindrada/ 1.248 cc.
Potencia máxima/ 75 CV a 4.000 rpm.
Par máximo/ 190 Nm a 1.750 rpm.
TRANSMISIÓN
Tracción/ Delantera.
Caja de cambios/ Manual, 5 velocidades.
DIRECCIÓN Y FRENOS
Sistema/ Cremallera, asistida.
Frenos del./tras./ Discos ventilados/tambores.
SUSPENSIÓN
Del./tras./ McPherson/eje torsional.
DIMENSIONES
Peso/ 1.125 kg.
Largo/ancho/alto/ 3.850/1.695/1.510 mm.
Cap. depósito/ 42 litros.
Vol. maletero/ 211-902 litros.
Neumáticos/ 185/55/ R16.
PRESTACIONES Y CONSUMOS
Velocidad máxima/ 165 km/h.
De 0 a 100 km/h/ 12,7 segundos.
Urbano homolog./ 5,1 l/100 km.
Durante la prueba/ 5,2 l/100 km.
Emisiones CO2/ 109 g/km.
Imp. Matricul./ Exento.

1 comentario

Catalogado como Pruebas

Una Respuesta a Suzuki Swift DDiS GL+ 5p: La horma de su zapato

  1. F.H.G.

    Estoy de acuerdo con F.M., el equipamiento de serie es sobresaliente y el coche tiene suficiente motor como para salir a la carretera sin miedo ninguno. Buen artículo!

Deja un comentario