Toyota GT86 Automático: Pureza deportiva

Toyota GT86 (frontal)

Goce mayúsculo es el que otorga el Toyota GT86 a los conductores ávidos de sensaciones al volante. Sus reacciones inmediatas y un divertido tacto deportivo enganchan, al igual que el potente motor bóxer de 200 CV.

Prueba realizada con BP Ultimate

Experimentar sensaciones a bordo del Toyota GT86 resulta muy gratificante para todos aquellos que disfrutan conduciendo de forma picante. El japonés, un deportivo de pura raza, está configurado para enganchar desde el momento en que nos ponemos a sus mandos. Propulsión trasera, suspensión firme, dirección directa, peso ligero, cambio con levas en el volante… todo está dispuesto para ser el as de las curvas. Y a fé que se consigue, aunque también requiere manos experimentadas o tener vía libre en un circuito si se le quiere sacar el máximo partido (el programa electrónico de estabilidad puede ser permisivo con los deslizamientos e, incluso, se puede desconectar por completo).

Sin duda, las carreteras reviradas son su hábitat natural. En ellas muestra una altísima eficacia, independientemente del tipo de curvas que se presenten, pues todas ellas las supera con una entereza aplastante. La ya comentada suspensión firme, que permite este alto dinamismo, es asimilable para el tipo de cliente al que va dirigido el coche. La sensación de velocidad es elevada, más aún con el excitante sonido del motor presente en el habitáculo. Nos ha gustado el equipo de frenos por su efectividad y resistencia a la hora de detener el automóvil.

Toyota GT86 (trasera)

El motor es un bóxer (cilindros horizontalmente opuestos) atmosférico, de dos litros de cilindrada y 200 CV. A diferencia de un turboalimentado, como puede ser cualquiera de la familia TSI del Grupo Volkswagen, cuyo rango de funcionamiento es enorme, el empuje no es muy contundente cerca del ralentí y más a partir de regímenes intermedios. Es cerca de la zona roja del tacómetro donde da lo mejor de sí. Estira hasta pasadas las 7.000 vueltas, donde desarrolla la potencia máxima. Su bonito sonido, característico de los bóxer, es otro activo más. El consumo registrado, 8,5 l/100 km.

Nuestra unidad de pruebas contaba con un opcional cambio automático de seis velocidades por convertidor de par. Efectivo, pero algo brusco en reducciones si se compara con uno de doble embrague, lleva levas tras el volante para manejarlo de forma más eficaz y cuesta 3.500 euros, un gasto a tener en cuenta.

Válido para gente espigada
Quien, por ser alto, piense que no va a tener cabida en el GT86, se equivoca. Las dos plazas delanteras resultan amplias e incluso pueden alojar a adultos que midan más de 1,90 metros de altura. Los asientos opcionales (1.500 euros), de cuero y Alcántara, sujetan a la perfección en curvas, si bien están pensados para gente poco corpulenta. Es más, los adultos voluminosos pueden sentirse agobiados. Las que no son espaciosas son las plazas traseras que, como en un Audi TT, resultan meramente testimoniales, pues sólo sirven para dejar abrigos, bolsos, mochilas, etc.

Por la escasa altura del coche y la posición baja de los asientos, el acceso al interior implica contornear el cuerpo y la salida requiere más esfuerzo de lo habitual, aunque es algo asumible y tampoco un contratiempo importante.

Toyota GT86 (interior)

En el habitáculo, configurado con materiales de calidad diferente, el volante no cuenta con mandos multifunción. La visibilidad del conductor no es especialmente angosta, por lo que se puede realizar una conducción segura por la ciudad.

En cuanto al maletero, tiene 243 litros, una capacidad menor que la de un utilitario, aunque presenta formas regulares, es válido para el equipaje de dos personas y se puede ampliar abatiendo los asientos traseros. Como inconvenientes, que el hueco de acceso no es grande y que no hay ni rueda de repuesto de emergencia, sino tan sólo un kit reparapinchazos.

El equipamiento es bastante cerrado. Tan sólo hay que desembolsar más si se desean el cambio automático, los asientos de cuero y Alcántara, la pintura metalizada y el navegador Touch & Go. Sin duda, el mítico Celica tiene un gran heredero en este divertidísimo GT86.

Fotos: J.L.B.


GAMA GT86 DESDE: 30.900 euros (sin promociones).

1.998 cc / 200 CV / 1.337 kg / 210 km/h / 8,5 l/100 km / 34.400 € (sin promociones)

DESTACA:
– Divertidísimo de conducir/sensaciones magníficas.
– Plazas delanteras amplias.
– Coche ligero.

MEJORABLE:
– Kit reparapinchazos.
– Cambio automático algo brusco.
– Plazas traseras angostas.

EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD
Climatizador bizonal; llantas de 17”; radioCD con lector de MP3 y conexiones auxiliares; Bluetooth; pantalla a color en el salpicadero; faros de xenón; luz diurna por leds; levas en el volante; control de velocidad de crucero; asientos delanteros deportivos y regulables en altura; arranque por botón; pedales de aluminio; doble salida de escape; alerón y difusor traseros; sensor de alumbrado; asientos traseros abatibles; ordenador de a bordo, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales y de cortina; programa electrónico de estabilidad (VSC); diferencial trasero de deslizamiento limitado; ABS con distribuidor (EBD), etc.

GARANTÍA: – Tres años o 100.000 kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero longitudinal. 4 cil. en paralelo (bóxer).
Cilindrada 1.998 cc.
Potencia máxima 200 CV a 7.000 rpm.
Par máximo 205 Nm a 6.400 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Trasera.
Caja de cambios Automática, 6 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados.
Suspensión del/tras McPherson/multibrazo.

DIMENSIONES

Peso 1.337 kg.
Largo/ancho/alto 4.240/1.775/1.285 mm.
Cap. depósito 50 litros.
Vol. maletero 243 litros.
Neumáticos 215/45 R17.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 210 km/h.
De 0 a 100 km/h 8,2 segundos.
Urbano homologado 9,6 l/100 km.
Durante la prueba 8,5 l/100 km.
Emisiones CO2 164 g/km.
Impuesto Matriculación. 9,75%.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario