Toyota iQ Supercharger: Hormiga atómica

La preparación Brabus del Smart Fortwo, de 98 CV, se queda algo descafeinada comparándola con el prototipo Toyota iQ Supercharger, de 130 CV y creado por GRMN, del que se fabricarán cien unidades este verano.

Nada menos que 130 CV para 990 kilos. ¡Esta fantástica relación peso/potencia pone los dientes largos a cualquiera! El prototipo Toyota iQ Supercharger, preparado por Gazoo Racing Tuned by MN (GRMN), está dotado de un motor de gasolina de 1,3 litros de cilindrada y sobrealimentado con un compresor. La mecánica se asocia a un cambio manual de seis velocidades de relaciones cortas, ideales para un coche de marcado carácter deportivo. De tracción delantera, el modelo nipón lleva neumáticos con una anchura de 195 mm y un perfil de 55 mm.
Lógicamente, se ha trabajado en el chasis para mejorar el dinamismo y controlar las reacciones de un potente coche que, recordemos, mide poco más de tres metros de longitud. De este modo, las suspensiones han recibido una nueva puesta a punto.

Lleva un motor 1.3 dotado de un compresor y asociado a un cambio manual de relaciones cortas

En el apartado estético, se ha reforzado la cabina y se han añadido elementos exclusivos como paragolpes racing, alerón trasero y llantas de aleación de 16” de la compañía Enkei. En el interior, los asientos deportivos y el velocímetro, que marca hasta 200 km/h, muestran que estamos ante un automóvil especial.
Está prevista una producción limitada de cien unidades este verano, aunque la disponibilidad exacta en el mercado todavía está pendiente de confirmación.

F.M.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario