A río revuelto, ganancia de Alonso y Merhi

Bottas-acosando-a-su-compañero-Massa,-cuando-ambos-lideraban-la-carrera

Bottas acosando a su compañero Massa, cuando ambos lideraban la carrera. (Foto Antena 3)

El GP de Gran Bretaña fue uno de los más emocionantes de esta temporada gracias a los indómitos Williams, que lamentablemente no supieron acabar el trabajo, y a la lluvia, que irrumpió en los últimos compases de la prueba, beneficiándose Alonso y Merhi. Pero ganó el de siempre, Hamilton, seguido también por el de siempre, Rosberg.

Con Lewis Hamilton, primero, seguido de Nico Rosberg, la sorpresa de los Williams, tercero Felipe Massa y cuarto Valteri Bottas, relegando a los Ferrari de Kimi Räikkönen y Sebastian Vettel, quinto y sexto, respectivamente, Carlos Sainz en un magnífico octavo lugar, por delante de su compañero Max Verstapen, y Fernando Alonso, 17º, y Roberto Merhi, 20º, en otra carrera, se dio la salida al GP de Gran Bretaña.

El de Silverstone podía ser un nuevo y aburrido GP con la enésima demostración de soberbia de los Mercedes, y así lo pensé, pero el hecho de que los Williams estuvieran a dúo inmediatamente detrás de las flechas Petronas, robándoles la posición a los Ferrari, abría una puerta a la esperanza.

1-f1-hamilton

Williams, la grata sorpresa

Y nada más darse la salida se vio que la prueba inglesa prometía. Efectivamente, porque el apagón del semáforo sirvió para que los bólidos blancos patrocinados por la bebida favorita del agente 007 partieran como misiles, pasando Massa a liderar la carrera y Bottas luchando con Hamilton por la segunda plaza, quedándosela, de momento, el británico, que jugaba en casa.

En el pelotón perseguidor, los Lotus de Romain Grosjean y Pastor Maldonado, que salían uno detrás de otro, se golpeaban entre ellos, haciendo una carambola al darle al coche de Alonso y este a su vez al de su compañero Jenson Button. Resultado, retirada de ambos Lotus y del McLaren Honda del británico, debiendo entrar Alonso a los garajes para cambiar el morro del suyo.

Tanto lio en la pista obligó al safety car a estrenarse ya en la primera vuelta. Pero su vuelta a boxes, una vez despejado el circuito de tanto monoplaza (el de Button, Grosjean y Maldonado), iba a originar una nueva y emocionante salida, la segunda, esta vez lanzada.

Massa líder de la carrera

En ésta, el líder del mundial, en su obsesión por adelantar a Massa, abría la puerta al otro Williams, el de Bottas, al salirse de lo negro. También Rosberg intentó rebasar a su compañero, pero Lewis se rehízo, taponando al límite de la legalidad a Nico y quedándose con la tercera plaza. En cuanto a Sainz, perdía dos posiciones (10ª), pero más perdía su compañero Max Verstappen, que trompeba por un exceso de fogosidad, quedando atrapado en la puzolana, dando por concluida su participación en Silverstone.

En la vuelta 16, un trenecito de cuatro coches lideraba la carrera: Massa, Bottas, que parecía rodar con mejor ritmo que su compañero, Hamilton y Rosberg, los cuatro juntos y los cuatro esperando a ver quién era el primero en parar en los garajes.

Hamilton adelanta en boxes

Dos giros después, era Alonso el que cambiaba ruedas. Y Hamilton el primero en hacerlo de los cuatro. A continuación, Massa y Rosberg, liderando Bottas la prueba. Y si el brasileño y el alemán entraron juntos al pit lane, juntos salieron, pero lo hicieron por detrás del británico, que se había quitado de golpe al carioca. Faltaba por ver cómo iba a ser el cambio de Bottas. Pero nada iba a cambiar, porque el gran beneficiado de esta primera parada era el líder del campeonato que, con una mejor estrategia, no estaba dispuesto a que nadie le amargara la jornada ante su público. El británico, aupándose a la cabeza de la carrera, puso pronto asfalto de por medio, perdiéndose enseguida en el horizonte verde del circuito. Detrás, quedaban Massa, 2º, Bottas, 3º, y Rosberg, 4º, que mucho debía apretar para pisar podio. Daniel Ricciardo abandonaba.

La tele volvía a los anuncios por enésima vez, menos mal que la contagiosa risa de la niña del spot del Toyota Auris, me torna comprensivo. La vuelta al directo, anunciaba que en 20 minutos llovía en Silverstone, ¡viva la emoción!, que de nuevo cortaba la tele con un nuevo bloque publicitario. Esta vez, la niña Auris no me reconfortaba.

El coche de Sainz se ‘desenchufa’

La amenaza de lluvia hacía que Hamilton diera vueltas rápidas una tras otra por lo que pudiera venir, que vino. Mientras, el ingeniero de Alonso le anunciaba la llegada de lluvia fuerte. Entonces pensé que eso se podía animar y que el asturiano, que va muy bien sobre agua, podía sacar tajada, así pues, ¡que llueva, que llueva!

Mientras, a Sainz le anunciaban que pesaba sobre él un aviso de sanción por saltarse la curva 9, así que ¡cuidadín, chaval! (hay que reconocer que, a pesar de la advertencia, el hijo del doble campeón del mundo de rallyes tiene una cabeza magníficamente amueblada). Siguiendo con los mensajes por radio, la sutileza del enviado a Rosberg por su ingeniero, aconsejándole que lo diera todo, que es lo mismo que decirle que al equipo no le gustaba nada la cuarta plaza que ostentaba. Y el agua acercándose, ¡vamos, vamos!

3-f1-sainz

Con la lluvia a las puertas del circuito, era uno de los nuestros, el que más alto deja el pabellón, el que, muy a su pesar, pasaba de ella, me refiero a Sainz. Al madrileño, ocupando una magnífica 9ª plaza, le dejo tirado su coche, por un problema eléctrico, al final de la última curva del circuito, la que enlaza con la recta de meta, lugar complicado y peligroso. El director de carrera puso en marcha el safety car virtual, que no es sino reflejar en el display de los monoplazas (el que llevan en el volante) el tiempo al que deben rodar, como si tuvieran delante el coche del comisario.

La lluvia, la gran protagonista

En la vuelta 38, una vez retirado el safety car virtual, empezó la lluvia. Pero no llovió en todo el circuito, haciéndolo por sectores. Los más cautos o aquellos que nada tenían que perder, en un intento por dar la sorpresa, Alonso y Merhi, por ejemplo, pararon para poner gomas mixtas, pero no así los que se estaban jugando las primeras posiciones. El amago de lluvia duró poco, lo suficiente para que los que habían puesto neumáticos de ídem los degradaran al secarse la pista y los primeros para seguir en tan privilegiadas posiciones, aunque con algún sustito.

En ese trance hasta la verdadera irrupción de la lluvia, Räikkönen, que siempre se había mantenido por delante de Vettel, es adelantado por el alemán con tanta velocidad que tal parecía que el finlandés estuviera comiéndose un helado, parando en boxes enseguida para disimular tan humillante adelantamiento y de paso poner ruedas de mojado. Rosberg aprovechaba la confusión del momento para arrebatarle a Bottas la tercera plaza y Hamilton tuvo una salida de pista, volviendo a ella sin mayores contratiempos. Con el circuito delicado en algunos tramos, al británico, que seguía comandando la prueba, le anuncian que la lluvia de verdad arribaría en 5 minutos.

Foto Antena 3

Foto Antena 3

A 11 para el final, Rosberg hizo lo propio con Massa, regresando a la que viene siendo la posición habitual del alemán en el campeonato, segundo. De esta forma, todo volvía a la normalidad, si bien el teutón no parecía conformarse con ese puesto, rodando más rápido que su compañero en un intento por llegar a él.

A 8 vueltas para para el final, volvió a llover, cayendo un chaparrón como Dios manda (frase algo denostada por esa indefinición en la que ahora se mueve esta sociedad light que nos toca vivir por obra y desgracia de tanto indocumentado). Hamilton, hábil una vez más, entró en boxes poco antes de que el cielo se abriera, saliendo con intermedios. Lo hizo antes incluso que Rosberg, que tuvo que hacerlo finalmente ante la evidencia de que el agua que caía era mojada, ganándole la partida su inteligente compañero, que iba camino de la victoria.

2-f1-rosberg

Williams, la triste realidad

El gran beneficiado del cambio climatológico fue Vettel, que entró a por los neumáticos de agua antes que los dos Williams, robándoles la tercera plaza y quedándose los coches de la escudería británica sin premio. Parece mentira que yendo 1º y 2º, los monoplazas blancos se quedaran a las puertas de todo debido a la mala estrategia del team. Es como si se va ganando al equipo rival por 2 a 0 y no sólo te dejas empatar, sino que además pierdes. Williams tendrá que reflexionar seriamente.

A dos para el final, el agua, que se había tomado un breve descanso, volvió de nuevo, pero el pescado estaba ya todo vendido, entrando Hamilton en primer lugar, su compa después, y Vettel en el último peldaño del podio. Y si los Williams fueron los grandes derrotados, con Massa 4º y Bottas a continuación, los beneficiados de tan convulsa carrera fueron los nuestros, los que quedaban, Alonso, que con su cortacésped McLaren Honda consiguió el primer punto de la temporada al cruzar la meta en 10ª posición, y Merhi, en 12ª, ¡magnífico!

La próxima prueba, el GP de Alemania, se celebrará en el circuito de Hockenheimring el 19 de este mes de julio.

Dejar un comentario

Catalogado como Competición

Deja un comentario