Chevrolet Trax 1.7 D LT AWD: Senda marcada

Chevrolet Trax (frontal)

El Captiva, todo un éxito comercial para Chevrolet hace años, marcó la senda: ofrecer un SUV solvente y bien equipado a un buen precio. Con el Trax, de formato más pequeño, la marca de General Motors utiliza esta misma premisa. Seguró que funcionará. 

Prueba realizada con BP Ultimate

Hace años, la fórmula aplicada por Chevrolet en el Captiva, ofrecer un buen SUV bien equipado y a un precio contenido, le sirvió a la marca de General Motors para obtener un éxito comercial sin precedentes en su historia dentro del mercado español. Ahora, esta premisa viene dada también en el Trax, de formato más pequeño, todocamino que suma muchas más virtudes que defectos y todo por un coste muy ajustado.

Clon del Opel Mokka, este SUV de 4,2 metros de longitud (dimensión muy parecida a la de un compacto del segmento C) presenta un dinamismo cercano al de un buen turismo. Su mayor altura no le imposibilita ofrecer reacciones rápidas sin pérdidas de trayectoria en terrenos revirados, gracias en parte a una dirección directa cuyo tacto resulta agradable. Los movimientos son algo más aparatosos que en un Cruze, sin que ello suponga merma de confianza, mientras que la suspensión es lo suficientemente firme como para que la carrocería no oscile en demasía. Esta inteligente puesta a punto no implica pérdidas en el confort diario, aunque las irregularidades más notorias (por ejemplo, un reductor de velocidad de plástico) sí se perciben claramente en el habitáculo. El Trax es, por lo tanto, un coche eficaz y divertido de conducir sobre el asfalto, pues produce gratas sensaciones. Los ruidos aerodinámicos se pueden calificar de normales y no llegan a ser molestos, incluso viajando algo por encima de la velocidad legal en autopistas y autovías.

Chevrolet Trax (trasera)

Motor con pros y contras
La opción turbodiésel de la gama es un 1.7 de 131 CV, combinado con un cambio manual de seis velocidades. Claramente más aspero y ruidoso que el 2.0 de 163 CV del Cruze SW y el Orlando, gasta poco combustible, 6,0 l/100 km durante la prueba, aunque, en aceleraciones, su presencia sonora es patente en el interior. Como los desarrollos del cambio son largos (en sexta, a 2.000 rpm se circula a 120 km/h) y como no hay un gran empuje cerca del ralentí, no es recomendable engranar con rapidez una velocidad más, ya que puede que alguna vez notemos sensación de ahogo y falta de fuerza (por ejemplo, al salir en segunda de un ceda el paso). Lo mejor en estos casos es aguantar algo más con la marcha insertada. El propulsor funciona asociado al sistema Start&Stop de parada y arranque automáticos en detenciones, que es desconectable a través de un botón situado en el salpicadero. Además, en la instrumentación hay un testigo de cambio recomendado de marcha. Un detalle que puede ser interesante de conocer es que, para mí, el pedal del embrague tenía un tacto algo más duro de lo habitual en un coche nuevo.

El interior, configurado con materiales duros, pero perfectamente ensamblados, destaca por los numerosos huecos portaobjetos existentes, sobre todo en la parte delantera: triple guantera (una central) en el salpicadero, portagafas para el conductor y un largo etcétera.

Chevrolet Trax (interior)

Instrumentación original
La instrumentación, de formato original, está formada por testigos digitales (velocidad, ordenador de a bordo y nivel de combustible), que se ven bien incluso cuando les proyecta la luz del sol, y por una esfera analógica con el cuentarrevoluciones. Lo único que se echa en falta es un testigo con la información de la temperatura del motor.

El acabado tope LT viene realmente completo (ver abajo Equipamiento de Serie y Seguridad), salvo por la no disponibilidad de climatizador automático y faros de xenón.

Precio atractivo
El precio de nuestra unidad de pruebas, la tope de gama y con tracción 4×4, es de 21.540 euros, descuentos incluidos, pero sin contar con el Plan PIVE (2.000 euros menos). Teniendo en cuenta la potencia del motor y el equipamiento de serie, la cifra es, cuanto menos, atractiva. Seguro que el Trax funcionará bien en el mercado español porque mimbres tiene para ello.

TELA Y CUERO. Los asientos delanteros, de tela (parte interior) y cuero (parte exterior), sujetan lo suficiente en curvas y permiten una grata postura. El del conductor tiene una amplia regulación en altura y también puede ajustarse de forma eléctrica el apoyo lumbar. Además, en el acabado LT, incluye un reposabrazos derecho. El ajuste de la inclinación del respaldo se realiza por una palanca y no por una ruedecilla (con ésta se logra más rápidamente la posición deseada). Por su parte, el del acompañante incluye un cajón en la parte inferior y, en el LT, puede abatirse para introducir en el habitáculo objetos de más de dos metros de longitud.

PARA DOS ADULTOS. Como el interior del Trax es estrecho, detrás no pueden viajar con comodidad tres adultos. El espacio es suficiente para que dos de talla media se sitúen sin estrecheces si los de delante son de la misma altura que aquéllos. Eché en falta un respaldo algo más inclinado para aumentar el confort en los largos desplazamientos. En estas plazas hay asideros, ganchos, luces de lectura, anclajes Isofix, huecos portaobjetos (incluidas bolsas en los respaldos de los asientos delanteros) y una toma de corriente para conectar aparatos electrónicos.

VOLUMEN NORMAL. El maletero del Trax cubica 356 litros, cifra que se consigue sumando los dos pisos que contiene el habitáculo. Si se coloca en el inferior una rueda de repuesto (de serie, hay un kit reparapinchazos guardado en un lateral), la cifra baja a 319 litros. El cubículo, que está iluminado, tiene ganchos, argollas y una red de sujeción de la carga, y a él se accede a través de un portón con un gran ángulo de apertura.

La operación de abatir los asientos traseros es más compleja de lo normal. Primero hay que sacar las banquetas de su posición original y plegarlas junto a los respaldos de los asientos delanteros. Después, se bajan los respaldos posteriores. El resultado es una superficie de carga totalmente plana.

EN EL CAMPO. Como queda demostrado en las fotografías, en las que el Trax aparece manchado, es posible divertirse mucho con el coche en pistas en buen estado. En otras zonas más difíciles, no es recomendable circular porque el faldón delantero es muy bajo y rápidamente lo rozaremos. Este es un dato muy a tener en cuenta, sobre todo para los conductores más camperos.

La tracción 4×4 transmite el par motor al eje delantero en condiciones normales de adherencia y, cuando hay pérdidas de motricidad, un embrague multidisco envía fuerza al trasero. Si se nos presenta una baja muy inclinada, basta con apretar el botón del Control de Descensos, junto a la palanca del cambio, para afrontarla con total seguridad pues el coche no se embala.

En el acabado LT, el perfil de los neumáticos de serie es de 55 mm. No es mucho, pero creemos que es suficiente para que las llantas de 18 pulgadas no se dañen a las primeras de cambio.

CHEVROLET MYLINK. El elemento más vanguardista del Trax es el sistema Chevrolet MyLink, de serie en el acabado LT. Gobernado a través de una pantalla central táctil de siete pulgadas, dispone de numerosas funciones: navegación a través de la aplicación BringGo, vinculación de smartphones para reproducir música, ver fotos y vídeos, y utilizar la agenda, entre otras muchas.

Texto y fotos: F.M.

GAMA TRAX: Desde 14.940 euros (con descuentos, pero sin incluir el Plan PIVE).

1.686 cc / 131 CV / 1.429 kg / 188 km/h / 6,0 l/100 km / 21.540 € (con descuentos, pero sin incluir el Plan PIVE).

DESTACA:
– Relación producto/precio/equipamiento.
– Comportamiento digno de un turismo.
– Consumo ajustado.

MEJORABLE:
– Kit reparapinchazos.
– Sin información de la temperatura del motor.
– Motor ruidoso.

EQUIPAMIENTO DE SERIE Y SEGURIDAD
Aire acondicionado; llantas de 18 pulgadas; Chevrolet MyLink; Bluetooth; cámara de visión trasera; sensores de alumbrado y aparcamiento trasero; volante de cuero multifunción; control de descenso de pendientes; asiento del conductor con reposabrazos; asiento del copiloto con cajón y abatible; control de velocidad de crucero; retrovisores con intermitente integrado; lunas traseras tintadas; barras portaequipajes; red de maletero, etc.

Seguridad: Airbags frontales, laterales y de cortina; programa electrónico de estabilidad (ESC); ayuda al arranque en pendiente; anclajes Isofix; sensor de presión de neumáticos, etc.

GARANTÍA: Dos años sin límite de kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 1.686 cc.
Potencia máxima 131 CV a 4.000 rpm.
Par máximo 300 Nm a 2.000 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Total conectable.
Caja de cambios Manual, 6 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados/discos.
Suspensión del/tras McPherson/eje torsional.

DIMENSIONES

Peso 1.429 kg.
Largo/ancho/alto 4.248/1.776/1.674 mm.
Cap. depósito 52 litros.
Vol. maletero 356 litros.
Neumáticos 215/55 R18.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 188 km/h.
De 0 a 100 km/h 9,4 segundos.
Urbano homologado 5,6 l/100 km.
Durante la prueba 6,0 l/100 km.
Emisiones CO2 129 g/km.
Impuesto Matriculación. 4,75%.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario