¿Cuántos padres saben que sus hijos están en riesgo porque los cinturones clásicos son insuficientes para proteger a los menores?

Se calcula que el 80 % del casi millón y medio de menores españoles, de 9 a 12 años, se desplazará en coche durante las vacaciones veraniegas y afrontarán riesgos asociados con frenazos, acelerones o cambios súbitos de carril, pues el cinturón de seguridad clásico sólo ofrece niveles óptimos de protección a personas de talla superior a 1’50 metros.

La erradicación de los cojines alzadores, que ya dejaron de fabricarse en 2018, es una de las conclusiones principales recogidas en la I Semana de la Seguridad Infantil en Automóvil organizada por My Sweet Koala, empresa malagueña especializada en medidas de protección para bebés y niñ@s. La propia Dirección General de Tráfico advierte que el menor debe utilizar asiento elevador completo si la banda superior del cinturón toca el cuello o pasa bajo el mentón. Los especialistas de My Sweet Koala siempre desaconsejan pasar el cinturón por debajo del brazo por los riesgos extras que conlleva dicha práctica en caso de frenazo enérgico y recomienda el empleo de asientos específicos con protector de cuello, para niñ@s que miden más de 1,35 metros.

Los especialistas presentes en la I Semana de la Seguridad Infantil en Automóvil han sido categóricos en sus conclusiones. Los alzadores simples, esas banquetas que elevan a niñ@s de menos de 1,50 de estatura para poder utilizar los cinturones de seguridad clásicos, no ofrecen la protección necesaria en situaciones habituales del tráfico, como frenazos o cambios de carril inesperados, ni en situaciones extremas, como una colisión frontal o lateral. La cabeza de los menores puede golpear contra el cristal o el marco de la puerta posterior en cualquier bandazo inoportuno si no se utiliza un alzador con el correspondiente respaldo. Dichos equipos también protegen eficazmente órganos tan sensibles como el bazo, el hígado y los riñones de los menores, ya que guían la banda inferior del cinturón por la zona correcta de su anatomía.

Rechazo a los alzadores

Todas las afirmaciones anteriores fueron compartidas por responsables de las diferentes Policías Municipales presentes en la citada convención, por pediatras de renombre y por el equipo de especialistas de la empresa citada, firma líder en asesoría y comercialización de Sistema de Retención Infantil, SRI.

Alicia Pérez-Bryan, directora de My Sweet Koala, apoya su rechazo a los alzadores con un dato concreto sobre los cinturones de seguridad clásicos: “Están diseñados para aportar protección a personas de 1,50 metros de estatura en adelante. El anclaje vertical del cinturón en el coche se sitúa en el nivel correcto para el torso medio correspondiente a dicha estatura, pero hablamos siempre de un adulto, con cuello, tórax y aparato digestivo ya conformados completamente”.

“El abandono prematuro de los sistemas clásicos de seguridad para niñ@spuede producir daños en sus anatomías”,recuerdan desde My Sweet Koala. Pérez-Bryan, responsable, junto a Elena del Castillo, del centro radicado en la localidad malagueña del Rincón de la Victoria, conoce bien esas exigencias a partir de su experiencia cotidiana con cientos de clientes.

La mejor respuesta para las peticiones de los pequeños llega de la mano de la comodidad, asegura Pérez-Bryan: “A esas edades, entre los 9 y los 12 años, son muy frecuentes los ataques de sueño tras cualquier actividad intensa. Los sistemas de retención infantil que se extienden hasta la nuca del menor y cuentan con apoyos laterales de cabeza aseguran un descanso confortable. Los alzadores no ofrecen dicho servicio, aumentando la vulnerabilidad de niñas y niños cuando se quedan dormidos”.

Comentarios desactivados en ¿Cuántos padres saben que sus hijos están en riesgo porque los cinturones clásicos son insuficientes para proteger a los menores?

Catalogado como Noticias

Comments are closed.