El Audi RS7 de conducción autónoma rueda en Ascari a ritmos de carrera

Audi-RS7-piloted-driving-concept

Audi ha desarrollado el coche de conducción autónoma más deportivo del mundo. Tras haber dejado a todos boquiabiertos en el circuito de Hockenheim con el Audi RS7 piloted driving concept, coincidiendo con la prueba final del campeonato DTM, aparece en el circuito malagueño de Ronda, el Ascari Race Resort, rodando de nuevo a ritmo de carrera… ¡sin conductor!

En palabras del responsable del desarrollo técnico de Audi AG, Ulrich Hackenberg: “Nos esforzamos en avanzar dentro de una de las más importantes tendencias del mundo automovilístico con nuestras soluciones técnicas para conducción autónoma. Ya pudimos presentar lo fascinante de este desarrollo en la carrera DTM de Hockenheim. Ahora, demostramos de lo que es capaz esta plataforma tecnológica en un circuito que es notorio por su trazado aún más exigente, con una gran variedad de curvas y chicanes. Esto ilustrará una vez más, con toda claridad, los extraordinarios logros técnicos de los ingenieros de Audi.”

La conducción autónoma en Audi

Para Audi la conducción completamente autónoma de los vehículos se ha convertido en un factor crucial para su evolución. De hecho, hemos podido presenciar diversas hazañas espectaculares realizadas por la firma alemana. En 2010 un Audi TTS sin conductor culminó la legendaria carrera en cuesta de Pikes Peak, en Colorado, Estados Unidos. El mismo TTS sin piloto en 2012 rodó en 2 minutos y 30 segundos en el circuito californiano de Thunderhill Raceway (4,61 km), su primera incursión en una pista de carreras. Posteriormente, en 2013, con motivo del certamen CES de Las Vegas, las autoridades del estado de Nevada permitieron oficialmente por primera vez circular a un coche de conducción autónoma por vías públicas, si bien el Audi llevaba a varios periodistas del automóvil como testigos de su hazaña. Mientras que durante el verano de 2014, Audi fue la primera marca en realizar ensayos satisfactorios de este tipo en una autovía cercana a Tampa, Florida. De hecho, las nuevas normas de California reconocen la viabilidad de los modelos autónomos de Audi para rodar por carretera.

El Audi RS 7 piloted driving concept

Dos parámetros son fundamentales para la conducción autónoma de Audi, la orientación de alta precisión del vehículo sobre la pista o carretera y el control absoluto de sus límites de agarre. La plataforma tecnológica empleada utiliza señales de GPS espacialmente corregidas para la orientación en pista. Dichas señales, precisas al centímetro, se transmiten al vehículo vía WLAN, y a la vez también por radio de alta frecuencia. Paralelamente, las imágenes de cámaras 3D se comparan en tiempo real con información gráfica almacenada a bordo, con detalles como la silueta de los objetos o edificios del fondo en cada punto del circuito.

Para demostrar sus capacidades en un circuito, el Audi RS 7 piloted driving concept traza una trayectoria ideal bien definida, aplicando gas a fondo en las rectas, precisas deceleraciones calibradas en los puntos ideales de frenada previos a las curvas, entrada instantánea en las curvas y aceleración máxima posible a la salida de ellas. Las frenadas producen fuerzas de más de 1,3 g, y la aceleración lateral en curvas llega a 1,1 g. Mientras que en Hockenheim la velocidad máxima alcanzada llegó a 240 km/h, en el circuito de Ascari se calcula que se llegará a una punta de 205 km/h. Con sus desafiantes subidas y bajadas, cerradas chicanes y curvas peraltadas, el circuito Ascari plantea aún mayores retos a la tecnología aplicada en el Audi RS 7 piloted driving concept.

El circuito es también la pista de pruebas más exigente para una futura producción cuando se trata de conducción autónoma. Los futuros sistemas deberán trabajar también con extrema precisión, y sobre todo con cero errores en situaciones críticas. Por tanto, deben ser capaces de valorar correctamente cada situación incluso en condiciones límite de adherencia. Estos programas de ensayos proveen a los ingenieros Audi de diversas visiones para desarrollo de producción, tales como el perfeccionamiento de funciones de maniobras de esquiva o evasión automática en situaciones críticas de conducción.

La conducción autónoma, cada vez más cerca

Diversas facetas de la conducción autónoma entrarán en comercialización antes del final de la década. En un futuro no muy lejano, una función de conducción pilotada en atascos –activable sólo por el conductor– podrá hacerse cargo del sistema de dirección a velocidades de entre 0 y 60 km/h, además de la aceleración y frenada; todo ello, para menor estrés del conductor. Una vez superadas las circunstancias de atasco, el sistema instará al conductor a recuperar el dominio del volante. Para dicha función, el sistema deberá valorar la posición exacta del vehículo y todos los objetos y otros vehículos en su proximidad.

Entre los diversos sensores para tales valoraciones, quizás el más conocido es el radar usualmente aparejado al control de crucero adaptativo, radar capaz de interpretar la situación por delante del vehículo con un ángulo de exploración de 35 grados y un alcance de hasta 250 metros. Una videocámara con gran angular detecta el marcaje del pavimento entre carriles así como la presencia de peatones y objetos tales como guarda railes u otros vehículos. Hasta una docena de sensores ultrasónicos pueden utilizarse para monitorizar el entorno del vehículo. Un nuevo miembro del elenco de sensores es el escáner por láser, que cubre un campo de 145 grados a seis niveles, proporcionando datos muy precisos a una distancia de hasta 80 metros; para ello, sus diodos emiten casi 100.000 pulsaciones infrarrojas por segundo, invisibles al ojo humano.

Estos dispositivos son en realidad una prolongación de la larga serie de elementos de equipamiento de seguridad de que disponen ya los modelos Audi, como el sistema Audi pre sense, aparcamiento pilotado, control de crucero adaptativo, lane assist, asistente de visión nocturna, lector de señales de limitación, etc.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario