‘En busca de la sonrisa perdida’, la ruta solidaria de Km Solidarity que partió desde el Ayuntamiento de Madrid, entregó 2,5 Tm de alimentos 

Km Solidarity, la mayor ONG motera de este país, Embajador BMW Motorrad España, que se desplaza en BMW’s donando alimentos, organizando chocolatadas en centros de personas discapacitadas, regalando sonrisas y simpatía, realizaron “En busca de la sonrisa perdida”, siendo recibidos por el José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, desde cuyo Ayuntamiento partió la ruta. Yo estuve en ella haciendo más de mil km con la nueva S 1000 XR.  

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, nos recibió en el Ayuntamiento de la capital. Los cuatro miembros de Km Solidarity, Eduardo San Vicente, Ismael Santamaría, Pablo Sáenz y Rodrigo Sánchez, entraron al magno edificio con sus motos, dos F 800 GS, las de los dos primeros, una G 310 GS del tercero y el último de ellos con la F 650 GS Dakar, ‘Supernova’, de Agustín Ostos, que el motoviajero de ‘Soy Tribu’ entregó a la asociación riojana para sus viajes solidarios. También accedió, con la nueva R 18, Alexander von Scheidt, director de BMW Motorrad España, que apoya a la ONG por ser Embajador Solidario BMW Motorrad España. Le acompañaban otras R 18, que entraron junto a él. Yo lo hice con la nueva S 1000 XR, con la que realicé la ruta, pues tuve la inmensa fortuna de formar parte de “En busca de la ruta perdida”.

El Acalde de Madrid llegó al Ayuntamiento conduciendo su moto 

Martínez-Almeida también entró al Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento, en moto, conduciendo su scooter, como hace todos los días. El alcalde se interesó por ‘En busca de la sonrisa perdida’, motivo de la recepción, en conversación con sus promotores, a los que deseó suerte. Una ruta cuya finalidad era la entrega de más de 2,5 toneladas de alimentos a bancos de alimentos y comedores sociales de diversas ciudades españolas que atienden a personas sin recursos y cuyas peticiones de ayuda, debido a la pandemia del coronavirus, van en aumento según pudimos saber en cada entrega.

Martínez-Almeida incluso se subió y puso en marcha la R 18 del director de BMW Motorrad España, moto que no le dejó indiferente. Antes de concluir, San Vicente, presidente de la ONG, entregó al regidor madrileño los regalos institucionales de su organización, la moto de madera elaborada por los alumnos de Ampros Santander y el libro ‘El mundo sobre dos ruedas. Historias de BMW Motorrad España’ del arriba firmante, que firmé a instancias del edil, haciéndolo encantado.

Acabada la recepción, que duró cuarenta minutos, la caravana solidaria partió hacia BMW Madrid, concesionario de la marca donde esperaban a la comitiva un gran número de personas, Ostos entre ellos, haciendo una cadena humana tras su llegada para cargar una ‘pick-un’ de comida donada por la propia ONG y Touratech, entregándose al Cottolengo del Padre Alegre, en Algete, en lo que sería la primera donación solidaria de alimentos de las muchas que se iban a realizar en los días posteriores.

Acabada la entrega en la población del noroeste de la Comunidad, los moteros partieron, ya en solitario, hacia Pancorbo, donde se uniría la furgoneta que llevaba los alimentos que se entregarían en el resto de ciudades, con Sergio Rábanos al volante y Cándido Diez a su lado.

Yo también me volvería a reunir con todos ellos en el pueblo burgalés, pues unos compromisos profesionales me habían retenido en Madrid, partiendo hacia la localidad burgalesa con la impresionante S 1000 XR por la tarde y llegando antes de la cena, formando parte ya de la caravana el resto de la ruta.

Parada en Pancorbo para homenajear a Félix, “El Ángel de los camioneros” 

En la localidad burgalesa acababa la primera etapa, siendo el hotel El Molino el final de la misma, pues estaba previsto homenajear a su propietario, Félix Rodríguez, “El Ángel de los camioneros”. Este motero, que sigue utilizando su moto para hacer salidas, auxilió de forma altruista a los profesionales del volante dándoles café y comida, permitiéndoles entrar a los baños y duchas para que pudieran asearse durante el estado de alarma. Cabe recordar que mientras duró el confinamiento de toda la población española los bares y restaurantes de la red viaria de nuestro país, así como las estaciones de servicio, que solo servían combustible, permanecieron cerrados también. Sin embargo, Félix y su mujer, Idoia, tuvieron siempre una taza de café y alimento para los camioneros que con su inmenso trabajo no dejaron desabastecidas las ciudades.

Durante la cena, en la que no faltó la especialidad de la casa, cabrito asado, San Vicente entregó al hostelero los regalos institucionales de Km Solidarity, llegándose a emocionar, dando las gracias y asegurando que ayudó a los camioneros porque “no podía quedarme de brazos cruzados ante lo que pasaba”, recalcando que “volvería a hacerlo de nuevo”.

A la mañana siguiente, tras pernoctar en el hotel de Félix, las cinco motos, seguidas por la furgoneta cargada con los alimentos a donar, fuimos a Santander. Para disfrutar del trayecto, evitamos la autovía, ruteando por la N-232, para luego hacerlo por la N-629, con el bonito pero enrevesado puerto de Los Tornos. La mañana no prometía buen tiempo y el mal augurio se tradujo en lluvia, chirimiri para empezar y agua por un tubo para continuar, manteniéndose hasta poco antes de llegar a Santander, por lo que en esas condiciones, las sinuosas curvas del puerto de montaña citado, de 920 metros de altura, iban a ser una prueba para todos. Pero el examen lo superamos con nota gracias a la contención del puño derecho y a la buena equipación que vestíamos todos, que nos mantuvo secos por dentro. A mi poderosa X 1000 SR, le puse el modo ‘Rain’, que reduce la potencia y su entrega es más suave, actuando con mayor dulzura en la conducción.

Dos visitas en Santander con Fran Pardo de guía

En Santander se unió un cántabro de pro, Fran Pardo, personaje empático que con su F 850 GS hizo de guía, llevándonos primero a Ampros y luego a la Cocina Económica de la ciudad, no sin antes detenernos junto al sorprendente Centro Botín para la obligada fotografía de todas las motos, con el Cantábrico de testigo.

La primera visita fue a la ‘Asociación cántabra en favor de las personas con discapacidad intelectual’, Ampros, cuyos alumnos elaboran la moto de madera que Km Solidarity entrega a los personajes que nombra Socios de Honor, como el Padre Ángel, de Mensajeros de la Paz, y Vicente del Bosque, entre otros nombres de contrastada solvencia humanitaria.

La Cocina Económica de Santander fue el siguiente destino, siendo recibidos por Jesús Castanedo, junto a dos monjas entrañables, agradeciendo la entrega de alimentos por parte de los ‘riders’ de Km Solidarity, asegurando que cada día que pasa “aumentan las personas que solicitan ayuda para comer”. 

En la Cocina Económica, que atienden las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, donde se dejaron 300 kilos de alimentos (cifra similar en cada entrega, a excepción de Algete, que fueron 450 kilos), acabó la visita a la ciudad cántabra. 

Antes de abandonar la zona, menú rápido, despidiéndose Fran del grupo tras la comida, no sin dejarnos antes en la buena dirección que nos llevaría hasta Gijón. En el Banco de Alimentos de la población bañada por el Cantábrico se dejaron los 300 kilos de rigor, además de los entregados por una pareja que esperaba a Km Solidarity en la puerta con su R 1200 RT con las maletas repletas de productos alimenticios y que acudieron a la llamada de la ONG a través de las RRSS para hacer su aportación solidaria.

Francisco, un voluntario gijonés que recepcionó la carga de alimentos, explicó que en Gijón “hay unas cuarenta asociaciones, que cuidan de 30 o 35 familias cada una de ellas. La pandemia las ha aumentado bastante y Dios quiera que no lo siga haciendo, pero las previsiones son todo lo contrario, que aumente cada día. De hecho, en el Banco estamos haciendo previsión de bastante fondo de alimentos para que ninguna persona se quede sin ellos”, concluía Paco (apodo por el que todos le conocen), al que le acompañaba otro voluntario. 

Elsi Rider en Oviedo: “Necesitamos más kilómetros de solidaridad”

El siguiente destino fue Oviedo, ciudad señorial. Guiados por la pareja de la R 1200 RT, llegamos poco antes de que cayera la noche, que es una mala aliada de la conducción en moto, pues “de noche todos los gatos son pardos”, dicho popular que encierra mucha sabiduría y más en la carretera.

En la capital asturiana nos esperaba Elsi Rider, Embajadora BMW Motorrad España, al igual que Km Solidarity, llevándonos a cenar a una sidrería en el centro de la capital donde probamos las excelencias gastronómicas de esa tierra. Una cena que sirvió para hablar de proyectos y viajes futuros (el presente está aparcado hasta el mañana cuando el Covid-19 quiera) y también de la mala situación de tanta gente debido a la pandemia. Elsi comentó “que necesitamos más kilómetros de solidaridad. Cualquier iniciativa es bienvenida, sea mucha o poca cantidad, lo que cuenta es sumar esfuerzos que esta vez llegan de la mano de Km Solidarity”.  

La mañana del jueves fuimos al Banco de Alimentos de Asturias, una enorme nave a las afueras de Oviedo donde aguardaba María Velasco, su Coordinadora, para recibir la carga solidaria de la ONG, declarando que las acciones de Km Solidarity “son muy emocionantes, porque salen de la propia iniciativa de ellos y también de los particulares. El que parte del tiempo libre de estas asociaciones, de las personas en general, lo saquen de las vacaciones, como es el caso (los miembros de la ONG restaron días de su período vacacional para realizar la ruta) para hacer este tipo de acciones es muy loable y digno de merecer”, dijo Velasco. 

Acabada la entrega, la caravana partió hacia León, para finalizar luego en Valladolid, donde nos encontraríamos de nuevo, pues yo, con mi flamante S 1000 XR, puse dirección hacia Carrión de los Condes donde me había citado con un rider que lo ha dejado todo para vivir en libertad disfrutando de su moto, una historia magnífica que conoceremos en bmwridersnewsletter.es en noviembre, publicación digital de BMW Motorrad España de la que soy coordinador.

Durante el camino, disfruté del poderío de la nueva BMW, de su potencia, de su aplomo, de su capacidad de carga (llevaba las cámaras y objetivos, que pesan y abultan lo suyo, además del equipaje, escueto -¿acaso un rider necesita mucho más?-), de su comodidad y su enorme seguridad. Con su motor de cuatro cilindros de 165 CV, la S 1000 XR es inacabable.

Remar en el mismo sentido para que la gente no se quede tirada 

Por la noche, me reencontré con la expedición solidaria en la capital vallisoletana (contándome que no había podido entrar en León por estar confinada), a la que se incorporó Jesús Vicario, el quinto miembro fundador de ‘Km’, con su F 800 GS. 

El jueves amaneció cálido en Valladolid, una tregua casi veraniega en la estación otoñal que se mantuvo durante todo el viaje, con temperaturas que llegaron incluso a los 24º centígrados, aunque las mínimas respondían más al período en el que estábamos.

La última entrega la realizamos en Caritas Castrense de Valladolid, atendiéndonos Rafael Sastre, su director, para quién “en los tiempos que corren, hay muchísima solidaridad. Y lo digo porque para darnos a conocer, pues llevamos desde el mes de mayo, realizamos una campaña en la que recogimos la friolera de 8.000 kilos de alimentos. Y luego vamos conociendo gente como vosotros (Km Solidarity) y vemos que hay mucha solidaridad, y a las pruebas nos remitimos”. Solidaridad que Sastre ensalza y acoge, “venga de donde venga, parta de donde parta, da lo mismo, lo importante es que todos sepamos remar en el mismo sentido para que la gente no se quede tirada, que es el problema”.

Tras la entrega de los 300 kilos de alimentos que quedaban en la furgoneta de ‘Km’, se puso punto y final a la ruta “En busca de la sonrisa perdida”, volviendo todos a sus destinos, los miembros de la ONG, a Logroño, donde está la sede de la entidad, y yo a Madrid.

La ruta fue satisfactoria, y a la vuelta regresamos pensando en la gente que lo está pasando tan mal debido a las consecuencias derivadas del coronavirus que nos azota sin contemplaciones, deseando que esas personas y la sociedad en general recupere (recuperemos) la sonrisa más pronto que tarde. 

Eduardo San Vicente, Presidente de Km Solidarity: “Queremos ayudar a los demás e intentar dar ejemplo a los más jóvenes”

Para Eduardo San Vicente, Presidente de Km Solidarity, lo que mueve a la ONG riojana en estas acciones solidarias “es ayudar a los demás y, sobre todo, intentar dar ejemplo a los más jóvenes. De hecho, en esta ruta ha venido un voluntario de 22 años, Sergio, que es el que conduce la furgoneta”.

La valoración que San Vicente hace de la ruta “En busca de la sonrisa perdida” “es positiva, pero también nos ha dejado preocupación, porque hemos detectado que se han incrementado el número de peticiones de ayuda, lo cual indica que la crisis del Cobit-19 está afectando a mucha gente. Estamos muy satisfechos por los alimentos entregados, pero preocupados por lo que hemos visto”.

La entidad que preside este rider, que conduce una F 800 GS, lleva repartidas cinco toneladas de alimentos este año, “con 2.500 kilos en esta ruta. Hemos tenido el problema de que no hemos podido entrar en León, pero les van a hacer el envío directamente a Mensajeros de la Paz de León de 250 kilos de alimentos”.

En esta salida se ha añadido un nuevo miembro, Rodrigo Sánchez, “sí, él ya estaba en contacto con nosotros desde siempre, pero por problemas laborales no ha podido incorporarse. Ahora lo ha hecho plenamente y tenemos un nuevo compañero de viaje que entra como socio de la ONG”.

Rodrigo ha sido el encargado de conducir Súpernova, la F 650 GS Dakar con la que Agustín Ostos inició su vuelta al mundo, “Efectivamente y empezó muy bien, pero esto es como los caballos viejos (la moto tiene veinte años), que empiezan bien y luego van bajando. Ayer nos dio un susto porque se salió la cadena, nos la ajustaron en un taller, porque no disponían de repuesto para cambiarla, y luego continuamos la ruta, pero tenemos que ir con mucho cuidado hasta el destino porque se puede volver a salir”.

Pregunta. ¿Qué tal las BMW durante la ruta, exceptuando los achaques de la moto de Ostos?

Respuesta. Las BMW, fenomenal, van de maravilla, son aconsejables, son fiables, no nos han dado ningún problema desde que las cogimos, muy bien, muy recomendables.

P. La salida desde el Palacio de Cibeles, con la recepción ofrecida por parte de José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, ¿cómo la valoras?

R. Me pareció muy entrañable su actitud hacia nosotros, se ve que le gustan las motos y que es motero, pues llegó al Ayuntamiento en moto. Nos preguntó por todo lo que hacíamos, vio la nueva BMW R 18 recién presentada, tenía previsto estar con nosotros 20 minutos y estuvo casi 40, con lo que nos sentimos muy acogidos.  

P. Eduardo, por último, ¿hacer una ruta solidaria con los miembros de Km Solidarity, es fácil?

R. Facilísimo, da gusto cómo colaboran, cómo ayudan y también pasamos buenos momentos, que es de lo que se trata”.

Ismael Santamaría: “Lo mejor ha sido la aceptación de los centros donde hemos dejado los alimentos. Lo peor, que, por desgracia, haga falta tener que contribuir de esta manera, pues significa que hay mucha necesidad”.

Pablo Sáenz: “Somos un grupo de gente voluntaria en el que cada uno aporta voluntariamente lo que puede. Nosotros tenemos cubiertas nuestras necesidades y si hay gente que necesita ayuda, quitamos de nuestro tiempo para ayudarla”.

Rodrigo Sánchez: “Ha sido una experiencia imborrable y, desde luego, para repetir en el futuro, porque por más acciones que hagas siempre te das cuenta de que te has quedado corto y te recompensa el agradecimiento de quien lo recibe”.

Cándido Diez (izq): “Para mí es algo fantástico, una labor que, a mí, personalmente, me emociona, además, hacerla con gente tan querida para mí, como sois todos vosotros, y para la gente tan necesitada para la que lo hacemos, es muy gratificante. Me siento muy orgulloso de todos y estamos dispuestos a seguir con esta labor en ayuda de los más necesitados”.

Sergio Rábanos (dcha): “La ruta me ha parecido muy emocionante, el haber donado los alimentos que llevábamos, las dos toneladas y media y ver que la gente tiene iniciativas, reconforta”.

Web de Km Solidarity: http://www.kmsolidarity.org/

Por José Mª Alegre (texto y fotos)

Comentarios desactivados en ‘En busca de la sonrisa perdida’, la ruta solidaria de Km Solidarity que partió desde el Ayuntamiento de Madrid, entregó 2,5 Tm de alimentos 

Catalogado como Motos, Noticias

Comments are closed.