Fiat 500L Trekking 1.6 Multijet II: Excursionista ‘off road’

Fiat 500L Trekking (frontal)

Más altura libre al suelo, neumáticos de invierno M+S, protectores en la carrocería y el sistema Traction+ (diferencial autoblocante) permiten realizar excursiones ‘off road’ al nuevo Fiat 500L Trekking, que mantiene el espacio y el agradable rodar de su hermano 100% asfáltico.  

Prueba realizada con BP Ultimate

Fiat es una de las marcas que demuestra que, para divertirse por el campo con un coche, no hay que realizar un elevado desembolso. Además del mítico Panda 4×4, dispone ahora del 500L Trekking, de tracción delantera, pero al que se le han introducido varias soluciones off road con el fin de ser eficaz en caminos, incluso en los que están en mal estado.

El italiano viene de serie con revestimientos y protectores de la carrocería, que dotan al coche de una imagen más impactante y masculina. Además, la suspensión cuenta con muelles y amortiguadores de mayor dureza, aumentándose la altura libre al suelo en 1,5 cm. Los neumáticos de invierno M+S y el sistema Traction+, que actúa como un autoblocante, frenando la rueda delantera que patina y mandando par a la otra (muy ventajoso, sobre todo cuando una queda en el aire), completan los cambios.

Buen resultado por caminos
Probado por pistas con buen firme y por otras rotas y con terreno deslizante a causa de las lluvías caídas en esos días, el 500L Trekking se comportó de forma solvente y muy agradable, sin pérdidas de control y avanzando sin ningún contratiempo. El antes mencionado Traction+, activable mediante un botón ubicado al lado de la palanca del cambio, sí saca de algún apuro, sobre todo cuando hay que avanzar en una zona resbaladiza (se nota una ligera sacudida con la que el italiano mejora la tracción). Bien es cierto que no pude probar el coche en cuestas con fuertes desniveles, pero creo que, si la adherencia es buena, el italiano podría superar muchas de ellas. En circulación tranquila por los caminos, no hice en ningún momento tope con las suspensiones, algo que sí podría suceder a ritmos más vivos si nos encontramos con algún agujero, pues el recorrido de las mismas no es como el de un SUV puro. Sin duda, este pequeño excursionista off road sirve de sobra para objetivos camperos sencillos e incluso para alguno de mayor nivel.

Fiat 500L Trekking (trasera)

En el asfalto, no he encontrado importantes diferencias respecto al 500L convencional, del que comenté lo siguiente: “Quien haya conducido el benjamín 500, comprobará en los primeros kilómetros con el 500L que no tienen nada que ver en cuanto a dinamismo. El grandote se comporta como el monovolumen que es, filtrando mejor las irregularidades y no siendo tan eficaz en curvas. Los movimientos de la carrocería en terrenos revirados, palpables por el conductor, son perfectamente controlables: no hay que recurrir a cambios de trayectoria ni a ninguna otra acción evasiva, aun forzando un poco el coche. En este punto, lo que sí tiene mejora es el tacto de la dirección eléctrica, que es artificial porque no informa del contacto de los neumáticos con el asfalto.

En vías de primer orden, no son necesarias muchas correcciones en la dirección, incluso en las maniobras de paso de un carril a otro, aunque desconozco si esta apreciación cambia en días ventosos por ser un coche alto. La sonoridad es algo mayor que en un turismo convencional, pero no resulta molesta por excesiva”.

Fiat 500L Trekking (interior)

Buen rendimiento
El motor 1.6 Multijet II de 105 CV es el intermedio de la gama turbodiésel (hay un 1.3 de 85 CV y otro 1.6 de 120 CV), con cambio manual de seis velocidades. Es una opción suficiente como para transportar asiduamente a varios adultos, pues muestra un rendimiento suficiente para afrontar viajes por terrenos desfavorables (cuestas prolongadas, ascenso de puertos, etc) con reserva de potencia. Le faltan unos bajos más contundentes (la poca fuerza es más comprobable cuando el propulsor está frío) y la suavidad de funcionamiento está en un término medio. En cuanto al consumo, el gasto obtenido fue 6,3 l/100 km, sumando kilómetros por carretera entre semana y circulación urbana durante el fin de semana. Como afirmé en el 500L, la sonoridad, cuando se logra la temperatura óptima de funcionamiento, es baja y me ha gustado el suave funcionamiento del Start&Stop. Además, en la instrumentación se encuentra el indicador de cambio de marcha para convertir en eficiente la conducción, al igual que la aplicación eco:drive, visible en la pantalla central táctil, que examina cuánto de ecológico es el manejo del coche en función de cuatro variables: aceleración, desaceleración, cambio de marchas y velocidad.

Por esta versión, el desembolso es de 16.500 euros, descuento, financiación y Plan PIVE incluidos, un precio más que interesante por un coche que, recordemos, puede avanzar por el campo mejor que muchos SUV 4×2 y con un espacio interior digno de alabanza.

El resto de información del coche, en esta otra prueba del 500L convencional: Espacio fashion

También te puede interesar esta otra prueba del Fiat Panda 4×4: Ratón de campo

CON AJUSTE LUMBAR. Por 177 euros, los asientos delanteros, que llevan unas inserciones decorativas de cuero marrón (también las hay en el volante y en los paneles de las puertas), pueden tener ajuste lumbar eléctrico (el apoyo en esa zona puede ser muy notorio). La butaca del conductor incluye regulación en altura. Como ya comenté en el 500L, “se viaja en una posición elevada, aunque no tan exagerada como en otros monovolúmenes, y el volante no queda en una posición muy baja, lo que, personalmente, me resulta agradable. La dureza del mullido y la sujeción en curvas de las butacas son normales, mientras que el acceso y la salida de las mismas resultan muy sencillas, sin que apenas haya que contornear el cuerpo”.

“La altura libre al techo es considerable, por lo que los pasajeros altos no tendrán problemas de espacio, ni delante ni detrás, pero, eso sí, les quedarán los reposacabezas algo bajos. Algo que no es habitual en los coches de última generación, los cinturones de seguridad no tienen regulación en altura. Una gran solución para transportar objetos alargados es que el respaldo del asiento del acompañante se puede abatir”.

MUCHO ESPACIO. A continuación, reproduzco lo dicho en el 500L sobre las plazas traseras, aplicable también al Trekking: “Los afortunados pasajeros traseros disfrutarán de mucho espacio para las piernas, aun siendo espigados los delanteros. Incluso la plaza central no es muy estrecha, por lo que tres adultos pueden acomodarse si el viaje no es excesivamente largo. Además, el suelo es casi plano, lo que facilita el acomodo de las piernas y los pies. En la parte trasera de los respaldos de las butacas delanteras hay redes y bandejas, opcionales por 114 euros.

Los asientos traseros pueden regularse longitudinalmente y en inclinación, y pueden bascular por completo (banqueta y respaldo) quedándose pegados a los respaldos delanteros”.

Añado que con el techo panorámico opcional (1.143 euros), la altura libre al techo queda más limitada detrás, dato a tener en cuenta si se va a viajar frecuentemente con personas altas.

PISO VARIABLE. Al igual que en el 500L, el piso del maletero se puede situar en tres alturas. En la superior, queda una superficie de carga plana con los asientos traseros abatidos. El cubículo incluye soluciones prácticas como argollas, ganchos y toma de corriente. Se accede a él sin tener que agacharnos gracias al enorme ángulo de apertura del portón. Como solución a un pinchazo, hay un kit compuesto por gel sellante y un compresor de aire, aunque, opcionalmente, puede introducirse una rueda de galleta.

Texto y fotos: F.M.

GAMA 500L TREKKING: Desde 13.650 euros (descuentos y Plan PIVE incluidos).

1.598 cc / 105 CV / 1.440 kg / 175 km/h / 6,3 l/100 km / 16.500 € (Plan PIVE y descuentos incluidos).

DESTACA:
– Dotación campera.
– Interior espacioso y luminoso.
– Rodar agradable.

MEJORABLE:
– Kit reparapinchazos.
– Motor perezoso cerca del ralentí.
– Tacto artificial de la dirección.

EQUIPAMIENTO DE SERIE Y SEGURIDAD
Aire acondicionado; llantas de 17 pulgadas; radioCD con lector de MP3 y conexiones auxiliares; neumáticos M+S; suspensión elevada; sistema Traction+; Bluetooth; pantalla táctil de 5,4”; maletero con piso de carga variable en altura; volante multifunción; faros antiniebla activos en curva; sensores de aparcamiento traseros; asientos traseros regulables longitudinalmente y reclinables; cristales traseros oscurecidos; control de velocidad de crucero, etc.

Seguridad: Airbags frontales, laterales y de cortina; programa electrónico de estabilidad (ESC); anclajes Isofix; ayuda al arranque en cuesta; ABS con distribuidor (EBD); tres reposacabezas traseros, etc.

GARANTÍA: Dos años sin límite de kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 1.598 cc.
Potencia máxima 105 CV a 3.700 rpm.
Par máximo 320 Nm a 1.750 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Manual, 6 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados/discos.
Suspensión del/tras McPherson/eje torsional.

DIMENSIONES

Peso 1.440 kg.
Largo/ancho/alto 4.270/1.800/1.679 mm.
Cap. depósito 50 litros.
Vol. maletero 412-455-1.480 litros.
Neumáticos 225/45 R17.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 175 km/h.
De 0 a 100 km/h 12,0 segundos.
Urbano homologado 5,6 l/100 km.
Durante la prueba 6,3 l/100 km.
Emisiones CO2 122 g/km.
Impuesto Matriculación. 4,75%.

Prueba realizada con BP Ultimate

 

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario