GP de Portugal, Estoril. Stoner, intratable; la emoción, en Moto2 y Moto3

Casey Stoner Estoril (Portugal)

En Estoril, el único español que ganó fue Márquez, seguido por Espargaró (¡que duelo mantuvieron ambos!) y Luthi, pero hubo cajón para los nuestros en todas las categorías. Si Stoner estuvo intratable en MotoGP, Lorenzo y Pedrosa fueron sus escuderos. Y en Moto3, Cortese le birló la victoria a Viñales por ¡55 milésimas!, con Salom tercero.

El circuito de Estoril se despidió a lo grande del Mundial de Motociclismo con tres bonitas carreras, dos de ellas apasionantes, las de Moto2 y Moto3,  por no saber hasta el final quién resultaría el vencedor. Sin duda, tanto pilotos como aficionados echarán de menos este trazado, cuyo peculiar sacacorchos invertido le ha dado fama mundial.

Moto3. Victoria emocionante de Cortese sobre Viñales
Después de un Gran Premio de España algo decepcionante para Maverick Viñales (Honda), pues no estuvo en la lucha por la victoria, el piloto español, uno de los principales favoritos al título, volvió en Estoril a situarse en los puestos cabeceros. En esta ocasión, su rival por el triunfo fue Sandro Cortese (Kalex), firmando ambos una última vuelta muy reñida, hasta el punto que el español se quejó de la dureza del alemán una vez finalizada la carrera. En este giro se adelantaron tres veces y, para dar más emoción todavía, aparecieron doblados, que no fueron jueces de la carrera, pues perjudicaron a ambos por igual. Finalmente, el germano se impuso por tan sólo 55 milésimas de segundo, un final realmente apretado y que muestra que Viñales no tendrá un camino de rosas para hacerse con el entorchado. El catalán explicó después que “Cortese no ha hecho una acción muy correcta. No me quejo de la entrada a meta, sino de una maniobra anterior en la que casi me saca por lo verde. Iba delante de él y ha dejado ir su moto contra la mía. Le he pedido que sea más limpio porque nos jugamos la vida y con un toque tonto puede pasar mucho”. Por su parte, el teutón se defendió asegurando que “ha sido una pelea dura, pero limpia. Yo le he dejado sitio y no le he sacado el codo en ningún momento. No he hecho nada, salvo dar el 100% para ganar”. En la clasificación general, Cortese supera por dos puntos a Viñales. El podio lo completó un regular Luis Salom (Kalex KTM), que pudo con Khairuddin, mientras que Efrén Vázquez firmó un meritorio quinto puesto.

Vinales y Cortese Estoril (Portugal)

Moto2. Márquez se la devuelve a Espargaró
Marc Márquez (Suter) era el number one en la parrilla, desde la que partió. Pero detrás, toda una pléyade de lobos dispuestos a abrirse camino a dentelladas. El primero en morder fue Thomas Luthi (Suter), que le tomó la delantera al español. Les seguía el triunfador de Jerez, Pol Espargaró (Kalex), que, remontando desde la quinta posición, se colocó a la estela de los líderes. Pegados a ellos, Johann Zarco (Motobi), Andrea Iannone (Speed Up) y Scott Redding (Kalex). Pronto, Luthi se fue del grupo y Espargaró, que este año está con mas confianza que nunca, vio la jugada del suizo y en un adelantamiento espectacular dio buena cuenta de Zarco, con el que había perdido la posición unas vueltas antes, y de Márquez. Mientras, Iannone se autoexcluyó al hacer un recto que le llevó a la puzolana, volviendo a la pista, pero sin opciones de podio. De esta forma, la cabeza de la carrera quedó reducida a cuatro motos, con Luthi, Espargaró, Márquez y Zarco cerrando el grupo.

Por detrás, la lucha era mas abierta, numerosa y espectacular. Ocho pilotos, comandados por el rezagado Iannone, se disputaban la quinta plaza. Ademas del italiano, pujaban por ese puesto Tito Rabat (Kalex) y Toni Elías (Suter). Quien jugaba con ventaja era el de Manresa, pues Estoril le encanta, como demostró en 2006. Esa temporada ganó en 500 cc en una carrera épica en la que venció, con pasadas y frenadas imposibles, al mismísimo Valentino Rossi, en la única prueba triunfante del catalán en la categoría reina, la misma de la que se bajó el año pasado para volver a Moto2, que gano en 2010. También Julio Simón (Suter) estaba en ese grupo, saliendo del ostracismo del inicio de temporada, con resultados más que discretos.

Rabat dejaba el puesto a Elías al caerse en la entrada de la tremenda chicane, el compañero de equipo del anterior, Espargaró, junto con Márquez, daban cuenta de Luthi, al que dejaban atrás. A tres para la conclusión de la prueba, Márquez iba por delante y Polyccio pegado a él, cuando llegó el momento de máxima tensión. En la ultima vuelta, tras pasarse y repasarse los dos catalanes una y otra vez hasta poner el ¡ay, ay! en las gargantas de los espectadores, Espargaró intentó lo imposible. En la entrada de la chicane, el pupilo de Sito Pons frenó todo lo tarde que pudo en un intento por superar a Márquez. Pero sólo un milagro podía detener la Kalex en tan poco espacio, derrapando la rueda trasera y debiendo alargar la trazada para no irse al suelo, aprovechándolo el protegido de Emilio Alzamora para zafarse de Pol y llegar a la meta el primero. Le siguió Espargaró, que se había repuesto de la maniobra, subiendo al cajón, por delante de Luthi, tercero, y Zarco y Iannone a continuación.

Recuperado el resuello ante tanta emoción, los dos magníficos disfrutaban del aplauso del respetable en la vuelta de honor, dándose la mano ambos en gesto deportivo y dejando la rivalidad en el asfalto de Estoril. Una vez en el corralito previo a la ceremonia del champán, Márquez destacaba la última vuelta, “que ha sido muy reñida. Me he defendido como he podido porque Pol frena muy bien. Pero he pasado con nota este circuito que me cuesta mucho. ¡Ah y felicidades a todas las mamás!”, exclamó el de Repsol al ser el Día de las ídem.

Por su parte, Espargaró aseguraba haberse “divertido mucho. Me lo he pasado bien. Estaba muy cómodo detrás de Marc. Lo he intentado, pero he perdido esta batalla, pero quedan muchas”.

Elías fue séptimo, por delante de Simón, con Ricard Cardús (AJR), decimoquinto, Nicolás Terol (Suter), decimosexto, y Rabat, que se había caído, retomando de nuevo la prueba, vigésimo cuarto. Elena Rosell (Moriwaki) acabó vigésimo sexta.

MotoGP. Con síndrome o sin él, Stoner es el primero
No decepcionó Casey Stoner (Honda) a sus rivales, que se colocó en carrera, tras la primera curva, igual que salía, primero. Es cierto que un trallazo de la moto de Dani Pedrosa (Honda) le facilitó las cosas, y también a Jorge Lorenzo (Yamaha), que se puso segundo. Pero pronto el australiano se fue a lo Wayne Rainey, metiéndoles en seguida un segundo al mallorquín y al de Repsol.

Quien no estaba dispuesto a volver a ser el peor ducatista era Valentino Rossi, que a 23 vueltas para el final era, con su séptima posición, el mejor piloto sobre la máquina italiana. Bien por Álvaro Bautista (Honda), que habiendo pasado al mismísimo Rossi, defendía una sensacional sexta posición. Por delante, Cal Crutchlow (Yamaha), quinto y su compañero, Andrea Dovizioso, cuarto, pero a demasiados segundos ya de los tres primeros.

Delante, Lorenzo y Pedrosa trataban de reducir la distancia conseguida por Stoner, restándole medio segundo al aussie pasados los diez primeros giros. A mitad de prueba, el de Yamaha ya tenía pillado al de Repsol, mientras que Dani perdía algo de distancia con los dos. Por su parte, Bautista mantenía la sexta posición, controlando a su perseguidor, que no era otro que el pentacampeón Rossi, quien iba a probar al día siguiente un nuevo motor para su Ducati. El ensayo, de funcionar, acabará a buen seguro con las tensiones existentes en el equipo debido a los malos resultados hasta ahora; pero si el nuevo propulsor no resulta satisfactorio, el divorcio existente entre el de Tavullia y los de Borgo Panigale podría ser irreversible.

A dos giros para el final, Stoner, que no parecía sentir el invalidante síndrome compartimental de su brazo izquierdo, enroscó el puño derecho y no permitió que Lorenzo se le acercara más, cruzando la meta el primero con suficiencia, relegando a los dos españoles a la segunda y tercera plaza, podio que le sirve a Pedrosa para sumar cien cajones en su carrera deportiva. Dovi le ganó esta vez la partida a su compa Crutchlow, cuarto y quinto, respectivamente. Bautista, sexto, hizo lo propio con Rossi, y Aleix Espargaró (ART), duodécimo, fue la primera CRT en cruzar la meta, ostentando el liderato de esta nueva categoría que cohabita con las 1.000 de fábrica y equipos satélites. Por su parte, Héctor Barberá (Ducati) atravesaba la meta décimo, por delante de la Ducati oficial de Nicky Hayden.

Stoner, que no pudo contener la emoción en el podio (tal vez por ganar en Estoril por primera vez; tal vez por liderar el campeonato a un solo punto de Lorenzo), gesto nada habitual en el australiano, dijo estar “orgulloso, porque hoy ha sido una carrera muy buena. Pero no ha sido fácil, porque sabía que en todo momento tenía detrás a Jorge y Dani, pero lo hemos conseguido. He tenido problemas con los brazos, pero luego se ha ido solucionando”.

Lorenzo estaba satisfecho, porque después de los malos cronos del sábado, “no esperaba rodar también y estamos muy contentos. En la salida he quemado el embrague y eso me ha retrasado en las primeras vueltas. Pero luego todo ha ido bien”.

Por su parte, Pedrosa lamentaba el poco feeling de su moto. “Ha sido una pena, porque teníamos buen ritmo, pero el paso por curva era malo y me ha costado mucho seguirles, pero hemos salvado la carrera. Gracias al equipo”.

La emoción continuará sin duda el 20 de este mes, fecha en la que se disputará el GP de Francia en el circuito de Le Mans. Veremos si para entonces se recupera Colin Edwards (Suter) de la fractura de clavícula que le produjo la moto de Randy de Puniet (ART), que, al caerse en los cronos del sábado en Estoril, arrastró al norteamericano al suelo en un golpe que no se esperaba.

José Mª Alegre

Dejar un comentario

Catalogado como Competición, Noticias

Deja un comentario