La ola de calor aumenta las averías del coche

Menos atascos

La ola de calor que estamos viviendo en España es la responsable de un aumento del 59,6% en lo que a averías mecánicas de los vehículos se refiere. Los problemas más comunes en esta época son los casos de calentamiento del motor y las pérdidas de agua.

El RACE ha analizado los problemas mecánicos derivados de la ola de calor, concluyendo que existe un aumento del 59,6% de los mismos con respecto al mismo periodo del 2014. La intensidad del calor que estamos viviendo este verano, unido a una falta de mantenimiento, provoca un mayor desfallecimiento de los diferentes componentes mecánicos de los vehículos, que en muchos casos se podría haber evitado con un pequeño chequeo de seguridad y niveles antes de emprender el viaje. Los problemas más comunes que se han detectado debido al aumento de las temperaturas son los casos de calentamiento del motor -que aumenta más del doble- y los de pérdida de agua -un 160% más-.

El calor afecta al motor de los coches, y solo a través de su mantenimiento y de una conducción adecuada, se puede reducir el riesgo de avería. No obstante, los problemas mecánicos relacionados con la temperatura son muy complicados de solucionar in situ, lo que provoca un mayor perjuicio para los viajeros. Ante cualquier síntoma, hay que parar en un lugar seguro y avisar a la asistencia.

Para tratar de evitar las averías a causa del calor podemos llevar a cabo una serie de comportamientos que ayuden a nuestro coche. El primero de ellos es el de revisar el nivel de refrigerante en el bote de expansión antes de un viaje, sin olvidar revisar también el nivel de aceite, fundamental para la refrigeración del motor. También has de tener cuidado al aparcar en una zona de rastrojo o monte tras una circulación prolongada, ya que el contacto del catalizador o del tubo de escape con las zonas secas del monte puede provocar un incendio.

Durante el viaje hay que estar especialmente pendiente de los testigos de temperatura, sobre todo en atascos y retenciones. Si el coche sufre un sobrecalentamiento, hay que parar en un lugar seguro lo antes posible, apagar el motor y llamar a la asistencia. ¡Ah! Y no toques nada por el riesgo de quemaduras con el motor o de líquidos. Otro punto importante es el sistema de refrigeración, que permitirá que el interior del auto esté fresco. Si éste no funciona bien, puede ocasionar que el motor se caliente más rápidamente. Vigila también la presión, el estado y el dibujo de los neumáticos, ya que cogen mucha temperatura. Evitar conducir de forma agresiva, ya que al frenar el calor generado por el roce con las pastillas y el calor exterior hace que su refrigeración sea más difícil.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario