Lo que aprendimos del parabrisas en el accidente de Fernando Alonso en la décima etapa del Dakar

El papel del parabrisas en el accidente de Alonso y Coma en la décima etapa del pasado Dakar nos demostró que contribuye, ¡y de qué manera!, a la resistencia estructural del coche, soportando el techo en caso de vuelco, como ocurrió, y cómo el laminado del cristal evita lesiones e incluso peores consecuencias. También, su obvio papel en la visibilidad y protección ante los elementos.

El parabrisas es un elemento clave en la seguridad vial y el accidente sufrido por Fernando Alonso ayudó a que el gran público viera de un modo gráfico la importancia de este elemento. Carglass, compañía líder en España en reparación y sustitución de lunas de vehículos, explica las enseñanzas que se pueden extraer de tan espectacular accidente que, sin embargo, permitió continuar la carrera a Alonso y a Coma.

  1. El papel del parabrisas en la resistencia estructural de un vehículo

El piloto español y su copiloto, volcaron en el inicio de la etapa al afrontar una duna a demasiada velocidad. Los coches de competición como los que participan en el Dakar disponen de jaulas de seguridad antivuelco, un entramado de tubos metálicos que protegen el habitáculo de los impactos. A pesar de ello, el parabrisas también ayudó a soportar el techo del vehículo en las dos vueltas de campana que sufrió, y prueba de ello es que acabó destrozado sin haber recibido un impacto directo. En los coches de calle, sin jaula de seguridad, su papel a la hora de aportar resistencia estructural y soportar el techo del coche en caso de vuelco es vital.

  1. El parabrisas laminado, un invento que salva vidas

En este accidente también se ve claramente la seguridad que aporta un parabrisas laminado: cuando se rompe, no salta en mil pedazos y evita que se produzcan lesiones a los ocupantes por este motivo. El parabrisas del coche de Alonso se rompió, pero quedó en una pieza, con los fragmentos de material adheridos a la capa o capas plásticas intermedias. Según el reglamento del Dakar, los parabrisas de los coches de la categoría T1 tienen que ser de vidrio laminado.

El parabrisas laminado es uno de los inventos del automóvil que más vidas ha salvado y lesiones ha evitado. Se descubrió por casualidad en 1903, cuando al inventor francés Edouard Benedictus se le cayó al suelo un vaso de vidrio y no se rompió en mil pedazos. ¿La causa? Ese vaso había contenido nitrato de celulosa y la película seca que quedó sobre el cristal mantuvo los trozos unidos cuando éste se rompió.

  1. Visibilidad y protección

Alonso y Coma también sufrieron de primera mano el perder las dos funciones principales del parabrisas; la primera: mejorar la visibilidad, por lo que se vieron obligados a retirar el parabrisas ya que era imposible conducir a toda velocidad en ese estado, y la segunda, proteger del viento, la arena y otros objetos que pueden entrar en el habitáculo. Esto es importante rodando en el desierto y encontrándose a otros competidores en el camino; y aún más en una etapa que tuvo que suspenderse por las fuertes rachas de viento y la poca visibilidad en el desierto.

  1. Sustitución

Alonso y Coma debieron montar ellos mismos –aunque no les faltó ayuda de terceros– un nuevo parabrisas en su Toyota al llegar a la zona de asistencias, pues el accidente ocurrió en la etapa ‘maratón’ y no está permitida la asistencia por los mecánicos del equipo.

El montaje de un parabrisas no es una tarea sencilla y un montaje defectuoso puede provocar roturas por tensiones. Además de tener experiencia y conocimientos, hay que usar buenos materiales (como el tipo de poliuretano que se emplea para pegarlo) y disponer de las herramientas adecuadas.

Vídeo:

Accidente Alonso Dakar 2020

https://www.youtube.com/watch?v=yAZ01zsaD1o&feature=emb_logo

Comentarios desactivados en Lo que aprendimos del parabrisas en el accidente de Fernando Alonso en la décima etapa del Dakar

Catalogado como Competición

Comments are closed.