Miquel Silvestre: “La sonrisa es el mejor pasaporte”

httpv://youtu.be/oogbXUyrWj0

Miquel Silvestre desembarcó en Madrid tras finalizar su REO, que le ha llevado a los confines del mundo durante un año. Y lo hizo en Tres Cantos, donde decenas de riders le aclamaron como si de un nuevo Colón se tratara. A lomos de su BMW, el viajero ha contado su periplo en directo gracias a Internet. Ése ha sido su éxito, junto con la singular y talentosa forma de relatarlo, en la que ha primado su desenfadada sonrisa.

Miquel Silvestre es un tipo simpático, natural, desenfadado, acostumbrado a decir lo que piensa y con un verbo directo. Es, sin duda, un hombre libre. En septiembre de 2011, acabado el Encuentro BMW Riders en Formigal, la concentración anual que celebra el fabricante alemán de motos en la estación pirenaica, Silvestre, con su BMW R 1200 GS Adventure, junto a Alicia Sornosa, también con una BMW, pero el modelo F 650 GS, inició su proyecto más ambicioso, la Ruta de los Exploradores Olvidados, REO (ver entrevista en Youtube).

Un año después, Silvestre ha regresado a España con el deber cumplido, la ruta realizada y con una fama y reconocimiento que pocos podían predecir cuando se embarcó en esta aventura. El escritor, autor del libro Un millón de piedras (ya está preparando una nueva obra en la que cuenta su última singladura), en el que narra su debut viajero por el continente africano, y que es la demostración de su facilidad con la pluma, con una escritura fácil, próxima, cercana y que engancha, ha sabido contagiar su particular forma de ser y obrar gracias a su magnífico dominio de Internet.

Efectivamente, las redes sociales han sido testigos de la aventura del español. Sus crónicas en Facebook, Twiter, en la newsletter de BMW Motorrad España, y en QUINTAMARCHA.com, entre otros medios, documentadas con vídeos de sorprendente frescura y naturalidad, han permitido seguir diariamente las andanzas de este personaje, conociendo el mundo desde su particular visión, agrandando su figura que no ha hecho sino sumar una legión de seguidores, cuya representación le esperaba en Tres Cantos. Emocionado, a todos saludó, abrazó, se fotografió y agradeció su presencia, amistad y cariño en la plaza del Ayuntamiento de la citada localidad madrileña donde le aguardaban, junto a su madre, cuya valentía (de casta le viene al galgo…) le permitió compartir alguna etapa del periplo de su hijo, como la ruta de Katmandú. Luego, homenajeado y seguidores se reunieron en la Casa de la Cultura, donde Silvestre explicó su aventura y se sometió con agrado a las preguntas de sus incondicionales.

Un mundo no tan malo
“He tratado de enseñaros un mundo no tan malo como dicen”, aseguró el viajero, no sin reconocer que “pensé que salir por ahí era muy difícil, pero luego me he divertido. Pero ha sido agotador y vosotros habéis sido el premio a tanto esfuerzo”, confesó ante una sala tan abarrotada como entregada.

Sobre las personas que ha ido encontrando en su camino, el motero declaró que “la gente de por ahí es normal, como vosotros, personas que salen por la mañana a trabajar y quieren volver a sus casa por la noche”.

Lobo solitario, como se definió, “me gusta ir a mi aire”, dijo no haber tenido problema alguno con Alicia Sornosa, con la que inició el viaje y se separaron en la India, saltando ella hasta Australia y él a Filipinas. “Tenía claro que en Asia empezaba mi tour, pero lo de Valdez (en Canadá se juntó de nuevo con la periodista y también con Fernando Quemada y Domingo Ortego, dos riders como ellos ávidos por conocer el mundo sobre dos ruedas, yendo los cuatro juntos hasta Alaska) ha sido de las mejores experiencias de mi vida”, afirmó.

Viajar en moto te cambia
“Viajar en moto te transforma, porque continuamente sientes, te hace pensar y eso te deja un poso que te cambia. Es como un río, que a medida que fluye va cambiando. Todo eso genera vivencias, experiencias que merecen ser contadas”. Historias que Silvestre ha ido filmando y relatando durante un año y que tan hondo han calado en tantísima gente que ha visto y sentido lo que le gustaría experimentar en primera persona, viajar en moto en busca del horizonte, y que gracias al valor y la osadía de este intrépido escritor han podido vivir sin moverse de su casa, vía Internet.

Miquel Silvestre no es un tipo normal, seguramente porque ha renunciado a una existencia sin sobresaltos por todo lo contrario, descubrir el mundo sobre una moto, nada que ver con la mayoría del común de los mortales. Tal vez por eso, porque es feliz haciendo lo que le gusta, le acompaña siempre la sonrisa, que es “el mejor pasaporte” para abrirse camino, dice convencido, añadiendo que “los que viajamos en moto somos embajadores y tengo una impronta, que el siguiente tío que vaya por ahí en moto sea bien recibido”. Ya sabemos adónde ir cuando nos decidamos conocer el mundo sobre dos ruedas, bastará con seguir sus pasos para que nos saluden al pasar.

José Mª Alegre

1 comentario

Catalogado como Noticias

Una Respuesta a Miquel Silvestre: “La sonrisa es el mejor pasaporte”

  1. Loli66

    grande muy grande Miquel Silvestre!!!
    ✰◕‿◕

Deja un comentario