MotoGP. Gran Premio de Francia. Le Mans. Jorge Lorenzo de principio a fin

Le Mans vivió una nueva prueba del MotoGP más disputado y emocionante de las últimas temporadas. Si en las dos anteriores la supremacía de Marc Márquez le restaron interés, la actual tiene el atractivo de un apoteósico Valentino Rossi, de un revivido Jorge Lorenzo y del retorno a la condición de humano del campeón, con los Andrea de Ducati, Dovizioso e Iannone, de algo más que comparsa.

Marc Márquez no encuentra la puesta a punto de su Honda, eso o tal vez que las Yamaha sí la han encontrado, poniéndoles las cosas difíciles a los de HRC. A ello hay que sumar que Valentino Rossi (el mejor piloto de motos de todos los tiempos?), a sus 36 años, está viviendo una segunda juventud, uniendo a su valiosa experiencia una forma envidiable y una tremenda ilusión. Y que su compañero de equipo, Jorge Lorenzo, un pilotazo como la copa de un pino en lucha permanente con su autoestima, lleva dos carreras, la de Jerez y Le Mans, en lo más alto. Sumémosle que este año las Ducati sí parecen estar a la altura del resto.

IMG_1225.JPG

Márquez, ‘pole’

Manejadas por Andrea Dovizioso y el otro Andrea, Iannone, las motos de Bolonia están metiendo baza en el grupo de los elegidos, compuesto por los citados y poco más (que no está mal, pues en 2014 eran menos). A clan tan reducido cabría añadir a Dani Pedrosa, si bien la recuperación de su brazo recientemente intervenido del síndrome compartimental, es, de momento, una incógnita, como bien quedó probado en el GP galo.

MotoGP

La parrilla la encabezó Márquez, que el sábado dio una vuelta estratosférica para hacerse con la pole, seguido de Dovizioso y Lorenzo. A continuación, Cal Crutchlow, por delante de Iannone, con Bradley Smith y Rossi, séptimo, por delante de Pedrosa.

Nada más apagarse el semáforo que marcaba el inicio de la carrera, Lorenzo se puso en cabeza y bien podríamos decir que aquí se acabó la ídem, porque el mallorquín no dio oportunidad a rival alguno, confirmando sus aspiraciones. Con un pilotaje seguro, sin errores, fallos ni tacha alguna, el de Movistar, curva a curva, vuelta a vuelta, fue aumentando su ventaja hasta un máximo de tres segundos que le sacó al mismísimo Rossi, cruzando la meta victorioso.

Pedrosa se fue al suelo en un GP con muchas caídas

Pero no vayamos más rápido que el triunfador del domingo, porque a su espalda se vivió la emoción y también la desgracia, en un gran premio con muchas caídas. La primera de ellas la protagonizó quien menos querría ver en el suelo, Pedrosa. En la segunda vuelta, el catalán, quizá apremiado por las prisas por recuperar el mucho tiempo perdido o tal vez por la falta de sensibilidad de su moto tras dos carreras sin subirse a ella, se cayó a la salida de una curva en la segunda vuelta. Sin embargo, y lejos de abandonar, a pesar de que su Honda (con la que no está muy a gusto, al igual que su compañero de box, tanto que finalizada la prueba en 16ª posición, dijo que “hay que mejorar mucho la moto”) estaba maltrecha, se subió a ella y acabó la carrera (“He aprovechado para probarme y las sensaciones han sido positivas”, manifestó el de HRC).

pedrosa

Pronto se estableció un trío de cabeza compuesto por Lorenzo y la pareja de Ducati, Dovi e Iannone, a los que seguía, cada vez más distanciado, un Márquez nada contento con su moto (“He tenido muchos problemas en el tren delantero”, aseguró. De hecho, todos pudimos verle levantando la rueda delantera en aceleración mientras que sus rivales la mantenían pegadita al asfalto), perseguido por Rossi. El italiano, superó al español, que no opuso resistencia, yéndose a la caza de los de delante. El campeón intentó no perder la espalda de Rossi, pero le fue imposible. Tan apurado iba, que se coló en un par de ocasiones, optando por seguir su propio ritmo a la espera de algún beneficio.

Aleix Espargaró entró en boxes con problemas en su Suzuki y Crutchlow, al igual que Jack Miller, se fue al suelo, arruinando ambos su participación en el gran premio. Pero no fueron los únicos en caerse, al ya citado Pedrosa y los dos anteriores, se unieron Stefan Bradl, Scott Redding y el francés Mike di Meglio.

Rossi atrapa a los Andrea y se va a por Lorenzo

A 16 vueltas para el final, Rossi, pletórico, atrapó a Iannone y a continuación a su otro compatriota, ¡grande el de Tavulia!, a los que pronto dejó atrás, yendo a por Lorenzo, que lo tenía a casi 2 segundos de distancia. En plena persecución del italiano al líder, en la tele le meten el micrófono a Ramón Forcada, jefe de equipo del mallorquín, cuyas respuestas claras, políticamente incorrectas a veces, pero siempre llenas de sentido común, me encantan, diciendo en esta ocasión que, a pesar de las diferencias, nada estaba ganado todavía.

Restaban 12 vueltas para acabar la prueba y la incógnita era saber si los neumáticos aguantarían y los de quién. Los aullidos del retransmisor televisivo, cuya excitación y tono me obligan a bajar el volumen del parato para no perjudicar mis tímpanos y equilibrio, indican la lucha entre Márquez e Iannone, al que el de Cervera ha dado caza, un cuerpo a cuerpo precioso en el que ambos se pasan y repasan defendiendo la cuarta plaza que poseía el segundo y que el español pretende para que Rossi no le arrebate el campeonato definitivamente.

Tan enfrascados están ambos en la bonita lucha, que faltando sólo cuatro vueltas, doblan a Marco Melandri, perdido más allá del pelotón con su desconocida Aprilia, que no ha vuelto todavía (Álvaro Bautista, su compañero de equipo, consiguió al menos 1 punto al entrar el 15º).

Lorenzo se acerca al líder

Y en la cabeza, todo seguía igual. Esto es, Lorenzo en pos de la victoria, cuyo premio, además de la victoria, sería arañar puntos al líder, que, restando 3 giros para acabar, tiró la toalla, entrando segundo a casi 3 segundos del mallorquín y distanciado de Dovi. Por detrás, Márquez, cuarto, que reconoció haberse divertido “un poquito”, le ganó esta batalla a Iannone, quinto.

Acabada la prueba, con Lorenzo paseando por el circuito francés su bandera, esa que los pilotos españoles se han inventado para no herir la susceptibilidad de un país, el nuestro, con más enseñas que las que cuelgan en un camping cualquiera, la tele entrevistó de nuevo a un siempre claro y realista Forcada, apostillando que su piloto le ha “estropeado la hoja de tiempos en la última vuelta, porque ha hecho 33 en todas y en esta 34”. Genio y figura!

Ahora, Valentino (que admitió haber hecho a su moto algo fuera de lo habitual antes del comienzo de la carrera “y nos ha salido muy bien”, sin aclarar el qué) sigue encabezando MotoGP con 102 puntos. Le sigue Lorenzo, que le reduce la diferencia a 15 puntos gracias a sus dos victorias consecutivas. Dovizioso, tercero con 83 y Márquez, a continuación, con 69 (el número de Nicky Hayden, que todavía sigue en el Mundial con más pena que gloria). Hay que buscar en el 15º lugar para encontrar a Pedrosa, un puesto por encima del USA citado.

Tito Rabat, de nuevo en el podio en Moto2

Tras un flojo inicio de temporada, Tito Rabat se reencontró con el podio en la pasada cita de Jerez, tercero, y también en Le Mans, segundo. De seguir con esta progresión, en la próxima prueba en Mugello debería subir a lo más alto. Pero no lo tiene fácil el campeón de la categoría, porque tanto Thomas Luthi, vencedor en Francia, como Johann Zarco, cuyo tercer puesto, y las caídas de Jonas Folger y el español Alex Rins, refuerzan su liderato, están muy fuertes.

Moto3, persiste la sequía española

En el trazado galo los italianos fueron los triunfadores, sumando un triplete (algo que no sucedía en esta categoría desde el GP de Japón de 2004, ganando Dovizioso, seguido por Fabrizio Lai y Simone Corsi en 125cc), con Romano Fenati en lo más alto del podio, seguido por Enea Bastianini y Francesco Bagnaia, tercero. Isaac Viñales, 7º, fue el mejor español, mientras que nuestras féminas, Ana Carrasco y María Herrera (Husqvarna Factory LaGlisse), terminaron la carrera (todo un éxito, porque hubo numerosas caídas) 18ª y 19ª, respectivamente.

El británico Danny Kent, protagonista de una espectacular remontada desde las últimas posiciones, mantiene el liderato, por delante de Bastianini.

Por Juan Carlos Baigorri y Silvia González

Dejar un comentario

Catalogado como Competición

Deja un comentario