Porsche Boxster

Porsche Boxster (frontal)

Con tres años en el mercado desde su última versión (el modelo data de 1996), Porsche cambia totalmente su Boxster, un biplaza descapotable con motor central y 265 CV hasta 315 CV. Presenta cuatro versiones, siendo la más accesible la que cuesta 52.800 euros.

El Porsche Boxster, modelo que vio la luz en 1996 y que supuso un revulsivo para la marca alemana, es un roadster de motor central, propulsión trasera y capacidad para dos personas que gozarán del aire libre gracias al techo de lona que se acciona eléctricamente. Con sólo apretar un botón, la capota se recoge en nueve segundos, maniobra (quitar o poner) que se puede ejecutar con el coche en marcha, siempre y cuando la velocidad no supere los 50 km/h.

Menor peso, mayor ligereza
La estética cambia respecto a la última actualización del modelo, en 2009, sobre todo en la parte trasera. Los pilotos son más suaves en sus formas, invadiendo las aletas. Del centro de cada uno de ellos, sobresale una línea que, cruzando la tapa del maletero, los une, y que no es sino el alerón que emerge al superar los 120 km/h, recogiéndose por debajo de los 60 km/h.

En el resto de la carrocería, los cambios obrados son más sutiles, tanto en la parte frontal, como en el lateral, destacando dos líneas que parten de la toma de aire vertical que refrigera el motor, formando una U tumbada, dándole un aspecto muy exquisito, más dinámico y estilizado. Como, además, ha perdido un centímetro de altura respecto al suelo, su aspecto resulta de lo más seductor, admirando sus formas por lo bien resueltas y atractivas que resultan.

Porsche Boxster (trasera)

Notable resulta la reducción de peso obrada en el Boxster por los ingenieros de Porsche, que se han empleado a fondo. El actual pesa 1.385 kilos, 35 menos que el anterior, consiguiéndolo con el uso del aluminio (más del 45% de la carrocería emplea este material) y magnesio (el soporte del salpicadero, por ejemplo). Sin embargo, y a pesar del adelgazamiento, la marca alemana asegura que la rigidez torsional del descapotable se ha incrementado un 40%.

Habitáculo más amplio
Las medidas del nuevo Boxster cambian. La longitud ha ganado tres centímetros (4,37 metros), mientras que la anchura sigue igual (1,80 metros) y la altura supera el metro (1,28 metros). La batalla es la que más gana, seis centímetros (2,47 metros), lo que le da al habitáculo mayor amplitud, con 25 mm de espacio más para las piernas, pero los huecos para guardar pequeños objetos siguen siendo muy limitados, disponiendo tan sólo de las bolsas de las puertas y del espacio que hay bajo el reposabrazos. Otro de los puntos diferenciadores de este deportivo (si es que puede serlo más apellidándose Porsche) es el espacio de carga, pues gracias a la disposición del motor son dos los maleteros que ofrece, el delantero (150 litros) y el trasero (130 litros).

El habitáculo, que ha variado sustancialmente con el anterior, unificándose al resto de modelos del fabricante teutón, es una delicia y el puesto de conducción, perfecto. El cuadro está compuesto por tres esferas, una de ellas, la de la derecha, contiene una pantalla en color de 4,6 pulgadas, reservándose la del centro para el cuentavueltas. El volante, con algunas funciones incorporadas, está ligeramente achatado en su parte inferior. La consola central, que separa los dos asientos, es una copia en pequeño de la del Panamera, y ha tenido su encaje al anularse la palanca del freno de mano, que ahora es eléctrico, situándose el mando bajo la llave de contacto, que como todo Porsche que se precie está situada a la izquierda del volante. El salpicadero, con cronómetro en el centro del mismo en el S (con el paquete Sport Chrono), está acolchado y cuenta con guantera y también portalatas retráctil. La calidad de los materiales y acabados es magnífica y el confort de los ocupantes, también.

Porsche Boxster (interior)

Dos motores; dos potencias
Dos son los propulsores que presenta el nuevo Boxster. El más accesible tiene 2,7 litros y rinde 265 CV y, según Porsche, es totalmente nuevo. El del S cuenta con una cilindrada de 3,4 litros y da 315 CV, cinco más que antes. Los dos motores son bóxer de seis cilindros de inyección directa. Para el primero, el constructor anuncia un consumo urbano de 11,4 l/100 km y 8,2 litros de media, con unas emisiones de CO2 de 192 g/km. El S consume en la ciudad 12,2 l/100 km, 8,8 la media ponderada y 206 g/km de CO2. Para el primero, la velocidad máxima anunciada es 264 km/h y 279 km/h el S.

Estructuralmente, el nuevo Boxster no cambia mucho respecto al anterior, sin embargo las ayudas a la conducción son tan elevadas y tecnológicas que su conducción es impecable, incluso en situaciones comprometidas, sacándonos de cualquier apuro por mucho que rocemos el límite.

Con suspensiones tipo McPherson y dirección eléctrica, que es una maravilla por lo suave y precisa que se comporta, el modelo lleva control de estabilidad (PSM), suspensión activa Porsche (PASM) opcional, al igual que el diferencial trasero autoblocante. Todos estos sistemas, así como su conseguido reparto de pesos, 46% delante y 54% detrás, y el equilibrado conjunto, sitúan al nuevo Porsche a un gran nivel, haciendo gala de un comportamiento perfecto, lo que se traduce en una gran satisfacción de conducción. Los cuatro frenos de disco son el contrapeso a tanta velocidad como puede alcanzar cualquiera de los dos motores, pues ahora se han modificado y optimizado, deteniendo el Boxster en menos espacio. Y si nuestra conducción es en circuito, podemos pedir discos cerámicos, claro que entonces la factura aumentará.

Otra delicia es el cambio automático de doble embrague y siete marchas PDK. Curiosamente, con la caja automática el consumo es, en el Boxster S, menor que con la manual de seis velocidades, reduciendo el CO2 y también el impuesto de Matriculación, por lo que la diferencia de precio de uno y otro es tan reducida (sólo 500 euros), que la opción del PDK es la mejor por funcionamiento y economía, una alegría para los sentidos y el bolsillo.

Del Boxster, un modelo estratégico para la marca, se han vendido, desde su salida, 164.000 unidades, siendo Estados Unidos su principal mercado. Porsche España espera vender 75 unidades este año.

JMA

GAMA

Porsche Boxster manual: 52.789 euros.
Porsche Boxster PDK: 55.823 euros.
Porsche Boxster S manual: 67.135 euros.
Porsche Boxster S PDK: 67.640 euros.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario