Walter Röhrl y Porsche celebran sus bodas de plata

Dos leyendas del automovilismo como Walter Röhrl y Porsche celebran 25 años de trabajo codo con codo. En 1993, el campeón de rallies firmó su contrato como representante y asesor de la marca alemana, con la que ya había tenido una relación cercana hasta entonces.

Corría el año 1993 cuando dos leyendas del automovilismo, Porsche y Walter Röhrl, unían sus caminos. El ex piloto de rallies se unía a los germanos como representante y asesor, un puesto que todavía ocupa 25 años después. Ahora, ambos celebran las bodas de plata de esta unión echando la vista atrás, y comprobando cómo han crecido de la mano incluso desde mucho antes de esto.

El primer coche de Walter Röhrl fue un Porsche 356 usado y, después de éste, siempre figuró un Porsche 911 en su colección privada. En 1977, su 911 de rallies fue el que le preparó el camino para un contrato con el equipo Fiat. Cuatro años más tarde, en 1981, Röhrl participaba en el Campeonato de Alemania de Rallyes con un Porsche 924.

A pesar de estar centrado en su carrera como piloto, Walter Röhrl también tuvo tiempo de involucrarse en el desarrollo del Porsche 959, además de en el de la tecnología de tracción integral para el Porsche 964.

La gran curiosidad de la firma del contrato entre Walter Röhrl y Porsche llega cuando el ex piloto aceptase una condición sobre todas, y es que “siempre le dijera la auténtica verdad sobre las nuevas evoluciones” al entonces Presidente Wendelin Wiedeking . Desde entonces, Röhrl ha participado en el desarrollo y la puesta a punto de varios lanzamientos, como son el 959, el Carrera GT, el 918 Hybrid, o todos los 911 y las versiones GT, pasando por el Porsche Panamera.

“He aprendido una lección muy importante durante mi etapa en Porsche: el comportamiento más exigente que demandamos a un deportivo cuando le apretamos al límite es más de lo que necesitan los pilotos profesionales. También, lo ideal es que un coche deportivo sea fácil de controlar para un conductor normal”, afirma Walter Röhrl.

Oliver Blume, Presidente del Consejo de Dirección de Porsche AG, cuenta por su parte que “en Porsche, no sólo tenemos que agradecer a Walter Röhrl estos fantásticos 25 años de lealtad como representante y asesor, sino también sus célebres frases, que hace tiempo se convirtieron ya en aforismos. Me gusta ésta: un garaje sin un Porsche 911 es solo un agujero negro”.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario