Circular de día con las luces dadas te hace visible al doble de distancia

luz-diurna

La DGT recuerda a los conductores españoles que, especialmente en invierno, la utilización y el correcto mantenimiento de las luces de nuestros vehículos son más importantes que nunca. Incluso usarlas de día hace que podamos ser percibidos por otros al doble de distancia.

 

El cambio horario que hemos tenido que llevar a cabo hace unos días hace que cada vez anochezca antes, con lo que conducir cuando ya ha caído el sol es más habitual se cabe. De esta manera, se hace más necesario que nunca comprobar que nuestro vehículo cuenta con un sistema de alumbrado en perfectas condiciones.

Sin embargo, no solamente podemos usar las luces por la noche. Aún cuando hay sol, circular con las luces diurnas o con las de cruce, si nuestro coche no dispone de las primeras, aumenta la seguridad. Diversos estudios indican que esta costumbre nos hace visibles al doble de distancia que en el caso de ir con las luces apagadas aunque sea de día.

“Utilizar la luz diurna o llevar las luces de cruce encendidas en estos días de otoño donde se reducen las horas de luz, hace que nuestro vehículo sea percibido por los demás desde mucho más lejos. Según las estimaciones más rigurosas, esa distancia puede ser de más del doble, un factor que incide positivamente sobre la seguridad vial al mejorar aspectos como la distancia de seguridad, detección y velocidad”, explica Juan Sologuren, responsable de la marca de lámparas para el automóvil Philips en nuestro país.

Desde 2011, todos los vehículos que se fabriquen han de contar con luces diurnas de bajo consumo que vayan encendidas nada más arrancar los mismos. “En el caso de los vehículos adquiridos antes de esa época, los conductores pueden mejorar su visibilidad en carretera durante los días más oscuros del otoño llevando encendidas las luces de cruce. Sí es importante, como nos recuerdan estos días los paneles de Tráfico, revisar periódicamente el estado de las luces. En caso de mal funcionamiento de las mismas, lo ideal para garantizar su rendimiento y evitar averías, es que las cambiemos de dos en dos”, comenta Sologuren.

Este reemplazo de las lámparas por parejas evita que el haz de luz resultante quede descompensada, lo que aumenta el peligro especialmente de noche. ¿Por qué? Porque si una de las bombillas es más luminosa que otra tanto las marcas de la carretera como las señales de tráfico no se reflejarán de la forma que debería. Además, los estudios realizados indican que una lámpara nueva con un haz de luz de 75 metros iluminará a lo sumo 50 metros pasados tres años.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario