El primer coche eléctrico de Skoda, como experimento

No se venderá, sino que servirá como experimento para los eléctricos de Skoda. El Octavia Green E Line, el primer eléctrico de la marca checa, está dotado de un motor de 115 CV y de una batería de iones de litio cuya autonomía máxima es de 150 kilómetros. Ésta se recarga en ocho horas en una toma de corriente convencional de 220 V.

El Grupo Volkswagen se ha marcado como objetivo ser el líder del mercado en movilidad eléctrica en el año 2018. Para lograrlo, está dando interesantes pasos como el estreno del primer Skoda eléctrico, el Octavia Green E Line, que se encuentra en fase de pruebas en la República Checa.
Desarrollado a partir del Octavia Combi, está dotado de un propulsor eléctrico que produce 115 CV y 270 Nm. Con él, consigue una velocidad máxima de 135 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en doce segundos, registros suficientes para desplazamientos por las circunvalaciones y los alrededores de las ciudades.

La batería asociada, de iones de litio, pesa 315 kilos y tiene una autonomía máxima de 150 kilómetros. El tiempo de recarga va desde las dos horas con una toma trifásica de 400 V hasta las ocho con una toma monofásica convencional de 220 V. Skoda explica que esta batería “va situada bajo el suelo del centro y la parte trasera, y también en el portaequipajes”. Aunque no hay información al respecto, esta ubicación conlleva, en principio, una pérdida de volumen del maletero. El interior continúa ofreciendo cinco plazas.

La instrumentación y el navegador se encargan de ofrecer toda la información útil al conductor: consumo, nivel de la batería, autonomía restante, consumo instantáneo y recuperación de energía en frenadas y desaceleraciones.
El modelo ecológico dispone de varias soluciones inteligentes. Así, un bloqueo evita que el enchufe pueda desconectarse durante el proceso de carga, disuadiendo a quienes pretender robar electricidad en los puntos públicos.

F.M.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario